En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Kuczynski tilda de “excesos y errores graves” los delitos de Fujimori para justificar su indulto

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Unas 6.000 personas reclaman en Lima que se anule el indulto al considerar que favorece la impunidad

EFE.-El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, llamó hoy “excesos y errores graves” a los delitos de lesa humanidad por los que fue condenado el exmandatario Alberto Fujimori para justificar el indulto que le concedió esta Navidad, lo que le exime de cumplir la mayor parte de los 25 años de prisión a los que fue sentenciado.

En un mensaje televisado a la nación, Kuczynski aseguró que indultar a Fujimori ha sido la decisión más difícil de su vida, pero que tomó la determinación de liberar al expresidente porque a sus 79 años ya había cumplido cerca de la mitad de su condena y su salud se había deteriorado. “Se trata de la salud y las posibilidades de vida de un expresidente del Perú que, habiendo cometido excesos y errores graves, fue sentenciado y ha cumplido ya 12 años de condena”, argumentó.

“Estoy convencido que, quienes nos sentimos demócratas, no debemos permitir que Alberto Fujimori muera en prisión. La justicia no es venganza”, agregó. Para Kuczynski, Fujimori “incurrió en transgresiones significativas de la ley, al respeto de la democracia y a los derechos humanos” cuando al inició de los años 90 asumió la Presidencia de “un país sumido en una crisis violenta y caótica”. “Pero también creo que su Gobierno contribuyó al progreso nacional”, dijo Kuczynski sobre el período presidencial de Fujimori (1990-2000), que en 1992 protagonizó un ‘autogolpe’ de Estado y posteriormente huyó del país para renunciar por fax desde Japón cuando se descubrió la enorme trama de corrupción de su Gobierno. El indulto era la única vía de Fujimori para salir de la cárcel, pues la naturaleza de lesa humanidad de los delitos, por matanzas y secuestros durante su mandato, no le permitía acceder a ninguna reducción de la pena.

Manifestantes se enfrentan a la policía antimotines que impide el paso de una marcha en contra del indulto al expresidente Alberto Fujimori (Eduardo Cavero / EFE)

Tras la decisión del presidente peruano, miles de personas se manifestaron en las principales ciudades de Perú para protestar por el indulto. La marcha más multitudinaria, con unas 6.000 personas, se celebró en Lima y terminó con al menos un detenido por la Policía, cuyos agentes intentaron dispersar la movilización con gases lacrimógenos a pesar de que se realizaba de manera pacífica.

La concentración quiso dirigirse hacia el Palacio de Gobierno, sede del Ejecutivo peruano, o a la clínica donde permanece hospitalizado Fujimori, pero terminó ante el Palacio de Justicia frente a la negativa de las autoridades de permitir la marcha a dichos lugares.

Los manifestantes reclamaron anular el indulto al considerar que favorece la impunidad, pues Fujimori fue condenado en 2009 como autor mediato (con dominio del hecho) del asesinato de 25 personas en las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), perpetradas a cargo del grupo militar encubierto Colina, además de por los secuestros de un periodista y un empresario en 1992.

Entre los participantes estaba Gisela Ortiz, hermana de una de las víctimas de Barrios Altos, quien manifestó a la emisora Radio Programas del Perú (RPP) la indignación y rabia que siente al conocer que Fujimori será liberado.

“La Navidad es de por sí es una fiesta difícil para nosotros, porque no la podemos pasar con los familiares que perdimos, y tener que escuchar este regalo que Kuczynski le da a Fujimori, nos duele”, comentó Ortiz.

Recordó que “la reconciliación tiene que ver con el perdón de los familiares de las víctimas a los victimarios, no con el perdón a quien violó derechos humanos”.

“Una reconciliación se basa en la justicia, no en la impunidad, y esa justicia es la que Kuczynski nos ha robado ayer. Es una noticia dolorosa para nosotros y negativa para el país y la democracia”, agregó.

Ortiz recordó que ella y el resto de familiares de los crímenes por los que fue condenado Fujimori nunca fueron recibidos por Kuczynski, a quien acusó de indultar de manera ilegal al expresidente por una negociación política para evitar que el fujimorismo lo destituyera en el Congreso.

El indulto está sustentado por razones humanitarias, al considerarse que Fujimori, de 79 años, padece una enfermedad no terminal grave, degenerativa, progresiva e incurable, cuyas condiciones se agudizan en prisión.

Según el informe de la junta médica que recomendó el indulto, Fujimori padece fibrilación auricular paroxística, hipertensión, insuficiencia mitral, cáncer de lengua del que ha sido operado en seis ocasiones y una hernia lumbar.

Fujimori se encuentra actualmente en una clínica de Lima, donde este domingo recibió la noticia del indulto acompañado de sus hijos, tras haber sido trasladado el viernes desde la prisión donde cumplía su condena, y a la que ya no volverá cuando termine su hospitalización.

El indulto concedido por el presidente de Perú a Fujimori está bajo serias sospechas de ser un acuerdo político que beneficia a ambos personajes. El aparente trato permitió a Kuczynski seguir en el sillón presidencial tras salvarse de ser destituido por el Congreso la semana pasada gracias a los votos de un pequeño sector del fujimorismo, y a cambio Fujimori obtuvo el domingo la libertad tras diez años de infructuosos intentos por salir de la cárcel.

Kuczynski, que se ha pasado su primer año y medio de mandato asfixiado por la presión del fujimorismo, que controla el Congreso con mayoría absoluta, se salvó el jueves pasado, contra todo pronóstico, de una moción del parlamento para destituirlo gracias a una decena de fujimoristas que lo apoyaron en contra de la postura del resto de su bancada. Esos parlamentarios fueron liderados por Kenji Fujimori, hijo menor de Alberto Fujimori, quien en ocasiones anteriores ya había solicitado abiertamente a Kuczynski el indulto para su padre.

Solo tres días después de esa votación, Kuczynski anunció el indulto horas antes de la Navidad, lo que polarizó en tan señalada fecha a una sociedad peruana dividida casi a partes iguales entre fujimoristas y antifujimoristas. Lo hizo a costa enervar e indignar a los votantes que lo apoyaron en las elecciones del pasado año con la única pretensión de que no ganara Keiko Fujimori, hija del exmandatario y líder del partido Fuerza Popular, e hiciera lo mismo que él ahora ha concretado: indultar a su padre. Lo concedió, además, a pesar de haber negado esa posibilidad casi hasta el último minuto mediante sus personas cercanas, como la primera ministra, Mercedes Aráoz, quien el día de la votación aseguró que el Gobierno no negociaba indultos.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top