En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Autoridades tratan, pero más delitos fiscales y fuga de residentes, amenazan esfuerzos

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

La Noticia y su Comentario

Los deseos de buena suerte y éxito en los cambios educacionales y públicos propuestos por las autoridades políticas y administrativas honestas, tratan de animar a quienes tienen la difícil tarea de gobernar la cosa pública con pocos recursos que año a año van disminuyendo. 

Es que no es fácil.

  Imagínese usted que en este año que comienza, Connecticut enfrenta la elección de un nuevo gobernador.  Pero para comenzar por algo, la anunciada postulación del alcalde Joe Ganim a esta importante posición política es un tema de preocupación.

  La corrupción y delitos financieros, sobornos y estafas perpetrada por “políticos” que han afectado en el pasado a ciudades como Bridgeport de la que Ganim es alcalde; Waterbury cuna del convicto y preso en la cárcel, John Rowland; Hartford cuyo ex alcalde Eddie Pérez que se había declarado inocente se libró de pena de cárcel al decir que sí era culpable de los delitos de soborno y extorsión; han creado una atmósfera de sospecha e incertidumbre entre los residentes bombardeados cada año por los impuestos federales, estatales, los impuestos por el uso de vehículos, y los pagos de seguro entre otras penas y dolencias.

  “La corrupción siempre ha existido en política,” dijo un cínico refiriéndose a las sospechosas vinculaciones del mundo de la mafia con las autoridades políticas de Waterbury. 

  De ser elegido Ganim como gobernador en este año 2018, este  hecho talvez decidirá a muchos a emigrar a otros estados donde no se paguen tantos impuestos, haya más control de la violencia, y fiscalización de los tesoros públicos.

  Es que una mala administración gubernamental ha provocado la fuga de empresas como la de General Electric de Hartford y la anunciada disolución paulatina de la compañía AETNA.  Nueva York y Boston las atraen como un imán. 

  Por otra parte, y de acuerdo a las estadísticas que no mienten, muchas personas que ganan más de $200,000 dólares al año y más, se están mudando a Florida que en el pasado era solamente el paraíso de los jubilados y pero no se pagan tantos impuestos estatales.  Otro imán para los que están ya cansados de impuestos y allí radica el problema para los que nos quedamos.

  De acuerdo a estadísticas del IRS cuando los residentes abandonan nuestro estado dejan obviamente de pagar sus contribuciones y desde el 2015 al 2016, quienes se fueron de Connecticut dejaron de pagar 6 billones de dólares a las arcas estatales.  Quienes se han mudado a Connecticut desde otros sitios de los Estados Unidos, están aportando solamente $3.36 billones.  La diferencia entre estas dos cifras habla por sí solas ya que en este proceso de salida y entrada, Connecticut perdió $2.7 billones.  Algunos de aquellos descritos como “gente rica” y que ganan más de 200,000 dólares, dicen haber abandonado Connecticut debido al “income tax” nuestro que es elevado.

  Por supuesto, que en nada ayuda a una hipotética recuperación y recuperación de solvencia financiera y moral el negativo record de aprobación del presupuesto estatal que fue un parto doloroso, ni la posible quiebra de Hartford que desde que asumió el poder como alcalde ha estado vaticinando Luke Bronin.

  Por lo demás, las soluciones propuestas por los políticos conservadores son claras y escalofriantes: meterle mano al sistema de pensiones de los empleados estatales y de las ciudades a través de Comisiones de Fiscalización paralelas a los concilios municipales de cada ciudad o pueblo.  De este modo cualquier gasto de dinero estatal que se entregue a las ciudades en estado de necesidad tales como Hartford, Bridgeport, New Haven, New Britain, New London y Waterbury, se observará con atención y microscopio para evitar los acostumbrados fraudes y malversaciones.

  Es importante reconocer que las autoridades administrativas y políticas de nuestras ciudades han cometido MUCHOS errores y en el caso de Hartford, se han dejado embaucar por charlatanes profesionales que prometieron villas y castillos para restaurar estadios y que al final encabezaban esquemas delictuales.  También es cierto que existe todavía  una burocracia política y exceso de “asistentes” a los asambleístas municipales en desmedro de la contratación de más maestros y especialistas en lidiar con una difícil población escolar afectada por problemas sociales.

  ¿Quién puede criticar esta decisión de quienes reciben más ingresos y jubilados de abandonar a la capital de los “seguros del mundo” y Connecticut?

  Lo que suceda en el 2018 es preocupante ya que además el gobierno de los Estados Unidos presidido por Donald Trump y su cohorte de racistas y supremacistas están resentidos con los centros urbanos cuyos electores no votaron por él sino que por Hillary Clinton, y han dicho que NO ayudarán con fondos extras como sucede con gobiernos demócratas más compasivos.  La reforma tributaria recientemente aprobada por los republicanos en el Congreso fue un regalo para los billonarios y trillonarios mientras que el IRS le pone presión a quienes reciben pensiones de jubilación y a una población de profesionales que no son ricos y dependen de sus trabajos y esfuerzos.

  Los que se van quedando son residentes pobres con trabajos en el área de servicios que pagan menos de 10 dólares la hora y una población de personas discapacitadas que dependen de los programas sociales.

  Los remedios que ofrecen algunos de los candidatos republicanos son dolorosos e inspirados por la visión de genocida exclusión social anticipada por Trump. 

  Uno de ellos habla de promover el despido de un 20% de la fuerza laboral del Estado y renegociar sus contratos y pensiones.

  ¿Y la plataforma demócrata?  Aún se desconoce y desearíamos saber que ofrece Ganim interesado en la construcción de un gran Casino en Bridgeport y otros líderes de este partido.  ¿Cómo conciliar el factor pobreza, una excesiva cantidad de impuestos que paga la población que trabaja, y la amenaza constante de la fuga de aquellos que ganando más de $200,000 abandonan Connecticut?  ¿Existe una respuesta mágica de los republicanos e individuos como Ganim?

  Quienes ganamos un poquito más de $80,000  para una familia de tres personas no tenemos la cantidad de abogados “inteligentes” del presidente de los Estados Unidos que hasta ahora no ha declarado sus impuestos y no tiene la intención de hacerlo.  Ellos, los billonarios y multibillonarios tienen la opción de mudarse a otros países para evadir los impuestos, pero nosotros, los asalariados, jubilados, servidores públicos nos quedamos.

 Señor, danos tu fortaleza.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top