En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“Mi esposa sufre de Guslofobía y me preocupa”, por La Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Consulta: Tía Julia, le escribo este e-milio animado por su respuesta el caso del señor que era adicto a los pasteles que a mí también me gustan mucho, pero no al extremo de comerlos al desayuno por yunta, con un emparedado de queso suizo con salame y dos tazones de café Bustelo que según dicen es “bueno,” pero para provocar a la larga temblequeras y ataques de angustia, ¡huyyyy!

Estoy matrimoniado con una mujer buena que no sufre de adicciones, pero que le tiene repulsa a muchas cosas. Cuando la conocí y salimos por primera vez a comernos un asopado con pan del Cielo al Restaurante “Amilgao” donde aunque usted coma poco, igual termina cebado; me dijo pa’seguida que no le gustaba que los hombres usáramos perfumes ni lavanda para después de las afeitadas ya que consideraba que eso era propia de afeminados y le daba tirria.  Pero fíjese usted que ella si usa perfume Chantel que acerca a los hombres como de abeja a la miel. 

Confieso tía que eso me ofendió, sobre todo por eso de afeminado ya que soy bien hombrecito y es más, cuando era nene mi abuelita ya me llamaba “machito” porque me enamoré de la maestra de Kindergarten y un día le propuse matrimonio.  

De todos modos y como Chaelsa me gustaba y me gusta, me sometí a su voluntad, pero después de que intimamos me contenté ya que a mí me gustan las poses y posturas nuevas y en eso ella no está afectada por esa dolencia a la que un primo que hace el aseo en el Hospital de Jail, llaman “fobias.”

Según Avispón que es el apodo de mi primo ya que liga mucho, nadie está libre de estas condiciones mentales y es cosa de pensar en el presidente Trump que no toma sopa con cucharas sino que con una bombilla porque teme que se las puede tragar.  También el presidente le tiene fobia a abrocharse la chaqueta porque dicen que una vez tuvieron que meterlo en una camisa de fuerza y se traumó.  Eso dicen en Stamford y yo no sé.

La cuestión tía es que a mí me encanta textear, usar el uasap, el mesenger, y todos esos adelantos de la tecnología del siglo veintiuno que un amigo me dice que se escribe en números romanos XXI. Uno de mis mejores entretenimientos es el Google donde averiguo hasta el año en que nació King Kong y la cantidad de chavos que se han robado los del gobierno en Puerto Rico.  Siempre cargo mi celular Spring I-phone-Z23-Ultra y estoy constantemente averiguando asuntos de historia, noticias de Washington, o las singularidades de la vida del Dr. Frankenstein durante mi aburrida vida de guardia de seguridad en un estacionamiento de un banco.

A Chaelsa no le gusta que yo consulte con el Google y me ha dicho que eso de textear o hablar por el celular en su presencia es una señal de mala educación, costumbres de pobre, manganzones y que ella creía que yo era un individuo más sofisticado, palabra que yo no entendía, pero que yendo al Google ahora sé que significa melindroso y melifluo con lo cual quedé en las mismas.

Yo le he explicado a Chelsea que no soporto cuando comienza a tirarse el cabello cada vez que yo saco el celular y luego se ponga pálida, sufra de temblequeras y respire rápido porque eso es una forma de manipularme.  Incluso le entregué una lista de futuras palabras en español basadas en el Google y se las envió para que la comparta con sus amistades.  La palabra en Inglés Google ha sido españolizada. ¡Ole!

Guglear: buscar información en el Goggle

Gugleado: acto de investigar a alguien a través del Google

Gugleador: persona que goza gugleando

Gugleante: alguien que guglea demasiado y goza con el acto

Gugleada: dama a la que han rebuscado

Guglina: acto de guglear por tres horas consecutivas

Esto no ha satisfecho a Chaelsa quien ahora me tiene privado de las posturas nuevas que recomendaron las muchachas de los consejos sexuales y que era en algo que los dos coincidíamos.  Pensamos ir a un consejero del Instituto del Dr. Cabezas para que nos orienten, pero antes quise hablar con usted y consultarle.

Espero que ya haya hecho las resoluciones para este año que comienza con terremotos, deslaves, incendios, malas predicciones funestas, investigaciones en el Congreso  y otras madres.  Me hecho el propósito de leer más y ahorrar, eliminando programas de televisión en los que repiten las mismas películas y me tienen cansado con el Predator, Fury, y otras cintas que ya se hacen aburridas, tales como Misión Imposible y Lawrence de Arabia.  Gracias.

Florencio.


Respuesta

Querido Florencio.  Esa resolución de cortar de tu cuenta programas con Amazon, Hulu, YouTube de anuncian supuestas películas nuevas que proyectan a través del plasma es una buena idea ya que las telenovelas están más flojas que una escalera de goma y las compañías no bajan la programación sino que después de dos años, un mes, tres semanas y dos días.  Mi abuelita está cansada de ver las de Netflix y ya se sabe cómo terminan las historias.  En el futuro los dueños moteles se verán obligados a presentar show de marionetas para entretener a los amantes en los intermedios del acto, en vez de películas tituladas “Corre que te pillo,” “Tony, el esclavo genial,” y “Arranca que viene el burro,” entre otras que me ha contado 

Recomiéndale a tu abuelita que comience a deleitarse con la Telenovela “Trump y sus Secuaces,” “Las mentiras del presidente,” y “Acoso sexual en candidaturas a Miss Universo,” que transmiten todos los días gratis por CNN y NBC que supera mil veces al aburrido programa “You are Fired” que dicen “animaba” este macho cabrío. 

Leyendo las reacciones de Chaelsa referentes a lo del perfume varonil, creo que ha sido franca y tan transparente como una cortina confeccionada con la nada.  

Fíjate tú que la filósofa española Adela Cortina acuñó un tipo de fobia a la que llamó “Aporafobia” que significa el miedo, rechazo o aversión a los pobres, convertida en la palabra del año para la Fundeu o Fundación del Español Urgente.  En la actual Casa Blanca la mayoría de sus integrantes que aún sobreviven al ogro y no los han botado como plasta; un 97% sufre de este mal. Lo mismo les sucede a connotados republicanos del Congreso que ya superan los 80 años y que gracias al Creador, se están retirando por esto de la próstata y los problemas con la vejiga urinaria.

Cortina a la que deseo conocer, dice que “aporafobia” se puede equiparar en muchos sentidos con xenofobia, racismo, o al rechazo patológico a los inmigrantes o extranjeros.

Sin embargo dice Cortina que estas aversiones no se producen tanto por su condición de extranjeros, sino “porque los refugiados e inmigrantes son pobres.”  Agrega la filósofa que es importante destacar que por el contrario “no repugnan a los aporafóbicos los orientales capaces de comprar equipos de futbol ni los futbolista de cualquier etnia o raza que cobran cantidades millonarias pero que son decisivos a la hora de ganar competencias como el Mundial de Fútbol u Olimpiadas.

Sin embargo los gobernantes o políticos afectados por la “aporofobia” muestran síntomas de rechazo a los refugiados políticos o inmigrantes pobres o a los sin hogar, y veteranos mendigos que pululan como sombras en Nueva York y Washington D.C.  “El problema no es entonces de raza, etnia ni tampoco extranjería, sino que que es la pobreza,” dice la intelectual.

Como la tecnología y su vocabulario avanzan cada día de un modo más acelerado, palabras como “textear” o “chatear” no son aún aceptadas por los filólogos y expertos de la Academia de la Lengua, pero me han contado que están propuestas para futuras deliberaciones.

Te deseo suerte con las resoluciones 2018, cuídate del flu que te puedes flufiar y guglea menos.

Tía Julia

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top