En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

¿Será que alguien me puede atender?, por Waldemar Gracia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Todos hemos sufrido los maltratos y abusos que cometen contra nosotros algunas compañías de servicio. Ellas están muy interesadas en nuestro negocio, en nuestro dinero, pero a la hora de dar el servicio, sufren de amnesia y se convierten en negligentes, siendo desatendidas para con nosotros, los clientes.

El otro día tuve que llamar a la Compañía de Cable TV. Luego de escuchar un largo Menú, fui transferido a una persona que no entendía mi “acento”. (Nada de discriminación ¿Verdad?). Me dijo que me iba a transferir con una asistente que hablara mi idioma. La asistente “hispana” era otra nacionalidad que no entendía mi “Terminología Boricua”. Me puso en “hold”. Mientras esperaba, escuché noticias sobre el derrame de petróleo, el transbordador en el espacio, tres canciones de Hip Hop, al final de 20 minutos me preguntó: “¿usted está ahí todavía?” Le dije que no tenía otro lugar a dónde ir. Entonces me pasó con un técnico que me dijo que para resolver mi problema solo tenía que apagar el “VCR” porque estaba encendido y porque no podía sintonizar los canales del cable. Más de 45 minutos para una respuesta de apenas 5 segundos.

Cuando tengo que enfrentar esa situación, me pregunto: ¿Qué tal que alguien les pagase con la misma moneda? He descubierto que no he sido el único que ha tenido esta idea. Ya hubo alguien que no solo lo pensó, sino que también lo hizo. Quiero compartir esta historia cuyos personajes han sufrido un cambio de nombre y su autor es anónimo.

En una mañana cualquiera suena el teléfono en casa de la familia González. El señor Gustavo González contesta:

¿Hola?  – Buenos días, ¿Usted es el titular de la línea?

– Sí, soy yo mismo.

– ¿Me puede decir su nombre por favor?

– Gustavo Gonzalez.

– Señor Gustavo Gonzalez, le llamo de Telefónica para ofrecerle una promoción consistente en la instalación de una línea adicional en su casa, en donde usted tendrá derecho a…

– Disculpe la interrupción Señorita, pero, exactamente ¿quién es usted?

– Mi nombre es Emiliana Rivera, de Telefónica y estamos llamando…

– Emiliana, discúlpeme, pero para nuestra seguridad me gustaría comprobar algunos datos antes de continuar la conversación, ¿le importa?

– No tengo problemas señor

– ¿Desde qué teléfono me llama? En la pantallita del mío solo pone “Número Privado”

– El interno mío es el 1004

– ¿Para qué departamento de Telefónica trabaja?

– Telemarketing Activo

– ¿Me podría dar el número de trabajadora de Telefónica?

– Señor, disculpe, pero creo que toda esa información no es necesaria…

– Entonces lamentablemente tendré que colgar, porque no tengo la seguridad de hablar con una trabajadora de Telefónica

– Pero yo le puedo garantizar…

– Vea Emiliana, cada vez que yo llamo a Telefónica, antes de poder comenzar cualquier trámite, estoy obligado a dar mis datos a toda una legión de empleados…!

– Está bien Señor, mi número es el 34591212

– Un momento mientras lo verifico, no se retire Emiliana… (Dos minutos)

– Un momento por favor, toda la gente en casa se encuentra ocupada…. (Cinco minutos)

– ¿Señor?

– Un momento por favor, toda la gente en casa se encuentra ocupada….

– Pero…Hola Señor…!

– Sí Emiliana, gracias por la espera, nuestros sistemas están un poco lentos hoy… ¿Cuál era el asunto de su llamada?

– Lo llamo de Telefónica, estamos llamando para ofrecerle nuestra promoción “Línea Adicional”, en la que usted tiene derecho al uso de otra línea a muy bajo costo. ¿Usted estaría interesado señor Gonzalez?

– Emiliana, le voy a comunicar con mi mujer, que es la encargada de la sección de adquisición de productos técnicos de la casa; por favor, no se retire. (Coloco el auricular del teléfono delante de un grabador y pongo el CD de Caribe Mix 2004 con el Repeat activado. Sabía que algún día, esa porquería de música me sería útil. Después de sonar el CD entero, mi mujer atiende el teléfono):

– Disculpe por la espera, me puede decir su teléfono pues en la pantallita del mío solo aparece “NUMERO PRIVADO”.
– 1004

– Gracias, ¿Con quién estoy hablando?

– Con Emiliana.

– ¿Emiliana qué?

– Emiliana Rivera (ya demostrando cierta irritación en la voz).

– ¿Cuál es su número de trabajadora de Telefónica?

– 34591212 (más irritada todavía)

– Gracias por la información Emiliana, ¿en qué puedo ayudarla?

– La llamo de Telefónica, estamos llamando para ofrecerle nuestra promoción “Línea Adicional”, en la que usted tiene derecho a otra línea. ¿Estaría interesada?

– Voy a ingresar su solicitud en nuestro programa de Nuevas Adquisiciones y dentro de algunos días nos contactamos con usted. ¿Puede anotar el número de ingreso al programa por favor?… ¿hola?, ¿hola?

– TU… TU…TU…TU… TU…TU…TU..

Finalmente se han encontrado con alguien que le ha pagado con la misma moneda.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top