En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Histórica promoción de hispanos en el Departamento de Bomberos de Hartford

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Como una excelente noticia para la comunidad puertorriqueña e hispana de Greater Hartford, fue calificada la reciente promoción de 34 latinos a distintos puestos en la estructura operativa del Departamento de Bomberos de nuestra ciudad.

“Desde el Vice Jefe del Departamento, capitanes, oficiales, incluidos choferes; de los 74 bomberos promovidos a posiciones superiores en el Departamento, 34 son personas descendientes de hispanos o nacidos y criados en nuestra comunidad,” dijo un nuevo capitán recién quien considera este suceso como de carácter histórico e inspirador.

Para apreciar en su amplitud la importancia de esta ceremonia de promociones realizadas oficialmente el jueves primero de febrero en el auditórium de la escuela superior Bulkeley y a la que asistieron autoridades, familiares y amistades de los que lograron este avance profesional, tenemos que remontarnos a la década de los años 60,’ y 70,’ cuando ni el Departamento de la Policía, Hospitales de la ciudad, escuelas, ni el Departamento de Bomberos; contaban con recepcionistas que entendieran el idioma español y se comunicaran de un modo aceptable en esta lengua.

A pesar de las protestas de la comunidad provenientes de líderes como María Colon Sánchez, María González Borrero, Eugenio Caro, Yasha Escalera director del Centro San Juan, el Comité de los 24, y Tony Soto, Director de la Casa de Puerto Rico que advertían acerca de esta situación que afectaba potencialmente la salud y vidas de los puertorriqueños; en 1979, se produce la trágica muerte del niño Julio Lozada de doce años que murió aplastado bajo los escombros de un edificio localizado enfrente de la escuela intermedia Quirk en la avenida Albany a la que asistía como estudiante con otros cientos de niños recién llegados desde Puerto Rico.

En medio de la desesperación de saber que el niño estaba atrapado, los familiares intentaron comunicarse en la lengua que conocían, el español; y por eso la ayuda llegó demasiado tarde. 

La muerte de Julito desató una ola de protestas que puso en el tapete de la discusión la negligencia de las autoridades de una ciudad que no contaba con servicios bilingües en agencia cruciales de servicio público, y ponía en peligro la vida de personas en casos de emergencias. 

Además de concurridas demostraciones de protesta en la municipalidad; la muerte de la joven víctima inspiró una demanda federal que llevó a la contratación de 24 bomberos hispano hablantes en 1980 y personal bilingüe para recibir y contestar llamadas de emergencia.

Los esfuerzos de la Sociedad de Bomberos Latinoamericanos de Hartford y la presión política sobre las autoridades, permitieron la contratación de personal bilingüe en los Departamentos de Seguridad Publica simultáneamente con los esfuerzos que llevaba a cabo el Concilio Hispano de la Salud cuyos líderes estaban preocupados por la ausencia de recepcionistas, médicos y enfermeras que se comunicaran con los pacientes latinos o sus familiares.

El funesto caso de Julito Lozada ha inspirado a Greater Hartford a celebrar la diversidad étnica y cultural de nuestra ciudad, y abogar por la seguridad pública de una ciudad que de acuerdo al censo del 2010 cuenta con 124,775 habitantes.

Por su tamaño, Hartford es la cuarta ciudad más habitada de Connecticut, después de Bridgeport, New Haven y Stamford. Por esto la labor de los bomberos es importante ya que hay 46 establecimientos educacionales, colegios universitarios, dos enormes hospitales, y durante el invierno existe el constante peligro de fuegos en casas de dos o tres familias construidas en los 1800’ con sistemas eléctricos obsoletos.

Para mantener el recuerdo en memoria de Julio Lozada, hijo de una esforzada familia que residía en la Avenida Albany la Sociedad de Bomberos Latinoamericanos de Hartford fundó en el 2012 en conjunto con familiares del niño mártir, la Fundación Julio Lozada y una de cuyas funciones es mantener en la memoria de la historia de los puertorriqueños en Hartford la circunstancia de una muerte prematura de un ciudadano que ahora tendría más de 50 años.  La fundación provee becas anuales para estudiantes que son posibles gracias a la realización de campaña de recaudación de fondos, y donaciones.  Su número de teléfono es el 860-888-4678 y para más información use el portal info@juliolozada.org

Uno de los hechos políticos que precipitaron esta masiva promoción de miembros del Departamento de Bomberos fue la mala relación que existió entre el sindicato de empleados del municipio con el recién elegido alcalde Luke Bronin.  Uno de los primeros actos del ahora candidato a gobernador de Connecticut, fue exigir concesiones salariales sin precedentes, y cambios en los programas de pensiones y salud de policías y bomberos.

La aspereza de estas relaciones en las que ya Bronin esgrimía su predicción de que Hartford estaba al borde la bancarrota y solicitaba la formación de un cuerpo fiscalizador que estuviese por encima del Concilio Municipal, provocó decenas de solicitudes de jubilación de bomberos que al irse dejaron un peligroso vacío de personal especializado que dejaba la fuerza. 

Como no hay mal que por bien no venga, y ahora bajo la dirección y jefatura de Reginald D. Freeman que asumió el puesto el primero de febrero del 2016 y tuvo que transmitir la confianza y elevar la moral de los bomberos; la situación del Departamento se ha estabilizado y de hecho existía una crucial reserva de recursos profesionales provenientes de la comunidad de bomberos puertorriqueños y latinoamericanos.

En la actualidad estos vitales recursos de seguridad pública lo proveen 333 profesionales que sirven en las 17 compañías distribuidas a través de 12 cuarteles y departamentos en la ciudad.

A diferencia de la década de los 60 y 70, en la actualidad el número de emergencias 9-1-1 tiene la opción de recibir llamadas en inglés y español, y cuando usted llama al teléfono del cuartel general de bomberos, 860-757-4500; se le ofrece la opción de hablar con una recepcionista en el idioma en español que le comunicará con algunos de los sub departamentos. 

En la actualidad tanto el Departamento de la Policía, Bomberos y otras entidades de seguridad se han concentrado estructuralmente en un solo edificio que fue la oficina central de la Junta de Educación de Hartford localizada en el número 253 de la calle High.  Las modernas instalaciones permite el contacto inmediato de los distintos sistemas de seguridad.

Con su uniforme de gala, los 74 bomberos y personal que recibieron la promoción, recibieron el saludo de las autoridades y del Jefe Freeman, además de tener la oportunidad de sesiones fotográficas con sus orgullosas familias.

Es importante destacar, además de la labor sacrificada y peligrosa de los bomberos que actúan con valor apagando incendios y lidiando con situaciones de crisis; la importante campaña de educación y prevención de siniestros donde niños, jóvenes y adultos pueden visitar los vehículos especializados del Departamento de Bomberos y las famosas Casas de Seguridad.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top