En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Colombia necesita un cambio ya, antes de ir al mundial

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Recordar es vivir, por eso quiero en este momento precisar de lo que fue, de lo que es, y de lo que será, la Selección Colombia en la próxima cita mundialista de Rusia 2018.

Sabemos del gran desempeño del conjunto colombiano en la pasada copa mundialista de Brasil 2014, bajo el mando del técnico argentino José Néstor Pekerman. Desde el preciso momento en que Pekerman asumió su cargo, renació el futbol colombiano, el toque preciso, la posesión del balón, la salida por los costados, el cierre y la presión en la zona medular, y la aparición de un hombre como James Rodríguez, que no solo fue el eje del seleccionado cafetero, sino también, el mismo goleador del Mundial FIFA Brasil 2014. Título que por ende le pertenecía al sumario Radamel Falcao García, quien se lesionó días antes del mundial, y que se esperaba de él, que fuera el goleador de los cafeteros.

Esa Selección Colombia, jugó bien, trato bien el balón y fue la sensación del mundial, por todo lo que demostró durante esa cita mundialista. Fue un once de jerarquía, de entrega física, muy ordenado, aplicado en su sistema táctico, con una gran colectividad y los chispazos mágicos del cucuteño, James Rodriguez. Fueron grandes, y no llegaron a la siguiente fase, porque aún se preguntan en los alrededores del estadio: “si fue, o no fue gol de Yepes”

Pues bien, después de ese grandioso mundial, se esperaba que José Néstor Pekerman, siguiera trabajando en forma ardua y comenzará a buscar otros talentos dentro del futbol colombiano que llegaran a remplazar a Farid Mondragón, Mario Alberto Yepes, entre otros. Esa era la idea. Darle renovación a esos jugadores que ya habían cumplido el ciclo con la selección por su edad, tratar de buscar nuevas estrellas que le dieran más juventud, creatividad y que le aportaran en lo individual y colectivo, esto en vísperas a las pasadas copas américas. Pero el trabajo se quedó en la nada. Hubo poco movimiento en buscar nuevas alternativas, se perdió el objetivo, no se ganó en la búsqueda de talentos, y se recurrió a jugadores que estaban en un bajo nivel futbolístico como Giovanny Moreno, Edwin Cardona, Abel Aguilar, Estefan Medina, como otros pocos. Pasaron las dos copas américas, y fue más la frustración, que lo deseado.

La pesadilla continúa porque se estaba jugando las Eliminatorias Sudamericanas Rumbo al Mundial de la FIFA Rusia 2018, y allí también la Selección Colombia, mostró todas sus falencias, sus debilidades y su poco trabajo en la renovación del plantel. Se trabajo con los mismos jugadores que no venían teniendo minutos en sus respectivos equipos, como David Ospina, Cristian Zapata, James Rodriguez, Carlos Sanchez, Abel Aguilar y Muriel, como para dar ejemplos. El caso del diez colombiano James Rodriguez, era catastrófico en el Real Madrid. Su técnico no lo quería, no le tenía confianza y lo condeno al banco de suplentes. James, no era de su agrado, y aunó sabemos el porqué. El problema era que James no jugaba, no tenía credibilidad y perdía su movilidad, su sapiencia futbolística, y su entorno se volvía complicado.

Cuando llegaba a la selección, se le veía sin forma, sin futbol y sin ideas…No era nuestro James Rodríguez, el goleador del Mundial Brasil 2014, y el hombre elegido con el mejor gol de ese mundial 2014.

Esas eliminatorias se convirtieron en un sufrimiento para toda la hinchada cafetera, porque el equipo no tenía planteamiento táctico visible, eran desordenados, no tenían una idea clara a que jugaban, y su columna vertebral se llenaban de errores por la falta de futbol en sus elencos. Eso era obvio, si no jugaban cada semana, que era lo lógico.

Ospina, Zapata, Fabra, Sanchez, Aguilar, Cardona, Muriel y en ocasiones James, se veían faltA de jerarquía y de su futbol natural.

La mejor noticia que pudo tener la selección durante todas las eliminatorias, fue la reaparición de Radamel Falcao Garcia, con la camiseta de Colombia; había llegado el hombre del gol, del liderazgo y de la tranquilidad de regresar a un mundial.

Colombia, clasifico al mundial de la FIFA Rusia 2018, con muchos altibajos y demasiadas falencias. Se dio el lujo de perder doce puntos en su Metropolitano de Barranquilla, cosa que no tiene excusa y tampoco puede ser aceptable. Este inmenso error se desvaneció por la misma clasificación, pero debe ser tenida en cuenta, cuando se mire una vez más la renovación del contrato a José Néstor Pekerman y su cuerpo técnico.

Colombia llega al mundial, sin un segundo arquero de jerarquía, en caso de que David Ospina se lesione, o sea expulsado. No tenemos un hombre con ideas en el medio campo más allá de James. Y no tenemos adelante un referente que tenga el mismo olfato goleador que el Tigre Radamel Falcao Garcia. Tres posiciones básicas y fundamentales, y que son el talón de Aquiles, de cada seleccionado para demostrar su solidez, equilibrio y manejo del partido. Con estos tres jugadores básicos se puede armar un buen sistema táctico, pero nuestra selección no tiene en el banco en estos momentos quien cumpla esas funciones.

Me alegra la aparición de jugadores como Yerry Mina y Davinson Sánchez, que le darán solidez a la zona defensiva; y al excelente momento por el que pasa James Rodriguez, con el Bayer Múnich y de Radamel Falcao García con el Mónaco, esos son las noticias buenas que tiene la Selección Colombia, con miras a los dos partidos de preparación contra Francia y Australia en el mes marzo en Europa.

José Néstor PeKerman, tiene poco tiempo para corregir todos los errores que se cometieron en las pasadas copas américas y eliminatorias del 2017. Por eso digo hoy mismo que “Colombia necesita un cambio ya, antes de ir al Mundial Rusia 2018”.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top