En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Connecticut tiene leyes más estrictas a nivel nacional sobre tenencia de armas

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Después de la tragedia de Sandy Hook

NORWALK. Con 197 policías en las calles y nueve de ellos en las escuelas públicas de la ciudad, el Departamento de Policía ha logrado controlar -dentro de lo que la ley permite- el uso de armas, tanto en las escuelas como dentro de la comunidad civil y hasta ha podido comprar armamento bajo la campaña: “Buy One for other” (compra una por otra).

Acorde con el Sub-jefe de la Policía de Norwalk, Ashley González, después de la tragedia de Newtown en la escuela Sandy Hook, en donde murieron 16 niños y varias maestras en manos de un adolescente que portaba armas de alto calibre; la ley del Estado de Connecticut en cuanto al uso y tenencia de armas es muy estricto desde esa fecha.

Por ejemplo, dijo el jefe policial: “Nadie puede portar rifles de alto calibre ni tampoco puede comprar armas de alta intensidad parecidas a las que usan los soldados dentro del Estado; además el chequeo para la compra de armas es exhaustivo y la Policía tiene cero tolerancias al uso indebido de ellas.

Después de la tragedia de Sandy Hook, el Departamento de Policía colocó nueve oficiales en las escuelas y aunque el número parece insignificante si se considera que hay 22 escuelas, sin embargo, el Sub jefe admite que el grupo es altamente competitivo no solo en cuanto a seguridad estudiantil, sino en términos del chequeo, blindajes y protocolos de edificios y la tenencia de armas.

“¿Pero si es qué las regularizaciones para el uso de armas es un tema de cada Estado, por qué se va al Congreso y a la Casa Blanca en Washington a pedir respuestas?”, dijo este semanario al Jefe Policial, a lo que él respondió porque algunos aspectos y regulaciones sobre el uso, fabricación, compra y distribución de armas, son estrictamente de orden federal; es decir, de competencia solamente del Gobierno en la Capital.

Ashley González, sub jefe de la Policía, aseveró que cada Estado tiene leyes propias sobre el uso de armas y que Connecticut después de la tragedia de Sandy Hook, tomó en serio el control y uso de ellas; aunque precisó que a nivel federal el debate sigue abierto. En Norwalk, por ejemplo, hay campañas para comprar armas que están en manos de la comunidad y para desarmar a los maleantes.

Según González, mantener la Unidad Juvenil Policial dentro de las escuelas maneja un presupuesto especial debido a que es el mismo Departamento de Policía que paga los salarios de sus oficiales y el alto costo de los beneficios patronales. “Hay ciudades que llegan a acuerdos con sus escuelas y pagan ellos (las escuelas) la mitad de los salarios y los beneficios a los policías, en Norwalk, en cambio, es esta jefatura quien cubre los gastos y por eso el reto y el éxito de este programa es de mayor grado.

El grupo especializado de la Policía Juvenil maneja dos programas en forma simultánea, el primero conocido como la Unidad de Seguridad de Cadetes (Public Safety Cadetes) antes conocidos como Jóvenes Exploradores y desde el 2008 la Junta Juvenil Policial (Young Policy Board)

“¡En verdad hay un programa fantástico que se llama Junta Juvenil Policial! (Juvenal Policy Board) que ayuda a que el Sistema Social de Justicia sea menos severo y más tolerante con los jóvenes”, dijo González.

Programa que logra que los oficiales pongan en juego su buen juicio y determinen -en su primer momento- a la hora que un joven comete un crimen menor evitarle pasar por la Corte de Justicia, o en su efecto, ajusticiarlo a través de la Junta Policial.

Junta que está conformada dentro de la Unidad de Investigaciones por un representante de la Policía, otro miembro del Departamento de Niños y Familias (CDF) y un miembro de la Corte de Justicia.

Ellos, en forma conjunta estudian el caso juvenil y determinan si es que es prudente que un joven vaya a la Corte ante un juez y quede fichado dentro del Sistema Judicial, o que reciba una sanción que va desde recibir ayuda sicológica, realizar trabajos comunitarios o trabajar con la familia en forma directa en terapia familiar para determinar porqué se presenta un comportamiento delictivo en un joven.

“Al menos recibimos dos casos por semana de estos delitos menores. Y nuestra comunidad hispana tiene altos niveles de incidencia”, dijo el jefe policial. Casos que han sumado a 200 desde que inició el programa en el 2008 y que, a decir de González, muchas veces son los mismos padres de familia que llaman a la Policía para dejar bajo su custodia a los hijos porque les es difícil manejar la conducta inapropiada de los menores.

“Hemos detectado casos de suicidio gracias a que los sicólogos han podido determinar una conducta suicida en los jóvenes, gracias a esta Junta Juvenil y también hemos podido acercar a los jóvenes a sus padres”, repuso González.

Una de las preocupaciones del Sub Jefe de Policía se torna en estos momentos sobre cómo la comunidad inmigrante está altamente preocupada por todas las medidas y decisiones que está tomando a diario la administración del presidente Trump.

“La psicosis social se ve reflejada en que muchas familias hayan decidido regresar a sus países de origen o que las víctimas de violencia doméstica u otros crímenes, en donde se encuentran inmersas las drogas, no se reporten con mayor frecuencia”, repuso la autoridad.

En cuanto a los Jóvenes Exploradores, ese proyecto es para exponer a la juventud al trabajo que realiza la policía e incentivar en ellos su interés por una carrera policial a futuro. Los jóvenes dentro de este programa tienen la oportunidad de estudiar leyes de seguridad pública y estar expuestos a horarios de patrullaje en las calles.

Otra de las preocupaciones de González ante la psicosis que ha provocado la administración Trump, es en referencia a los jornaleros. Aun cuando la Policía Comunitaria mantiene lasos estrechos con este grupo, sin embargo, ha notado que sus necesidades van en aumento y que su salud y estancia en el puente Lowe, lugar de su paradero, no logran ser resueltos.

“Estamos en conversaciones con el Pastor Oscar Destruge, que tiene a cargo en forma voluntario el programa de desayunos de los jornaleros y es obvio que es necesario instalar una estación de servicios higiénicos, pero va a tomar tiempo colocarlos porque necesitamos el lugar y el dinero para poder instalarlo y mantenerlo, adecuadamente”, dijo.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top