En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Justo clamor exigiendo más ayuda para refugiados puertorriqueños en Connecticut

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

La Noticia y su Comentario

HARTFORD.- Frente a una gigantesca bandera puertorriqueña que sostenían líderes de Willimantic, Meriden y otras ciudades; delegaciones provenientes desde lo largo y ancho del Estado acudieron a una demostración de apoyo a los refugiados de la Isla y del Caribe que han buscado refugio en Connecticut, y también a expresar el respaldo a una propuesta de ley que permita otorgar más recursos a las víctimas del huracán “María.” 

Desde la una de la tarde de este recién pasado miércoles, cientos de personas se dieron cita en la escalera Norte del Capitolio estatal localizado en la avenida Capitol, para escuchar a representantes de los refugiados boricuas a quienes la agencia federal FEMA ha dejado saber que en este mes de marzo dejarán de recibir ayuda para para albergues transitorios y otros beneficios.

Por estos motivos las delegaciones asistentes al acto masivo que se extendió hasta las cuatro de la tarde, acudieron a la llamada de los legisladores que están presentando el proyecto de ley HB5082 a través del cual se solicita la suma de $2.5 millones de dólares para proveer fondos a escuelas de distritos donde han llegado estudiantes puertorriqueños y caribeños desplazados por la sucesión de TRES huracanes y que requieren de apoyo bilingüe y consejería. 

De ser aprobado este proyecto de ley, proveería también asistencia financiera a los centros de ayuda que están esforzadamente supliendo en nuestra comunidad con ropas y otros recursos a las familias que han llegado a Connecticut, además de la importante asistencia para pagar alquileres.

A pesar de que han pasado cinco meses desde el violento impacto de los huracanes en Puerto Rico, Islas Vírgenes, y otras islas del Caribe; la ayuda federal a los afectados no ha sido efectiva, cuestión que ha sido denunciada por los legisladores puertorriqueños de Connecticut entre ellos Juan Candelaria, Geraldo Reyes y Minnie González quienes han animado a la campaña de recolección de ayuda en Connecticut, visitando además a la Isla para evaluar los inmensos daños que provocaron vientos de hasta 150 millas por hora. 

En sus viajes financiados por los mismos legisladores, se ha llevado ayuda económica a los lugares más abandonados de Puerto Rico, entre ellos los recaudados en Hartford y Waterbury. 

Un 15% de los usuarios de energía eléctrica no cuentan aún, cinco meses después del desastre; con este vital servicio.

“Los puertorriqueños somos ciudadanos de los Estados Unidos, pero durante esta calamidad, nuestros hermanos en la Isla han sido tratados como ciudadanos de SEGUNDA clase y esto es una vergüenza,” dijo el representante demócrata por New Haven, Juan Candelaria, quien con Geraldo Reyes, introdujo el proyecto de ley HB5082.

La gravedad ecológica y social del feroz azote de los huracanes que arrasaron Puerto Rico no ha sido aún evaluado en sus justas dimensiones.  Así lo expresaron los numerosos oradores y oradoras que incluyeron a la concejal Wildaliz Bermúdez, a Juan Bermúdez, miembro de la organización Make a Road CT, y a Eliana Torres una de las refugiadas, entre otros dignatarios y líderes de la comunidad.

Todos ellos enfatizaron la importancia de extender los ya extendidos beneficios de FEMA que han permitido hasta ahora brindar alojamiento a 60 refugiados residentes en Hartford en el hotel Red Roof Inn del centro de la ciudad.

“¿Qué sucederá cuando FEMA les corte los fondos? preguntó a los presentes Juan Bermúdez, quien resaltó que los jefes de varias de las familias que aún están alojados en el hotel han encontrado trabajos pero lo que ganan no les permite aún pagar los alquileres que fluctúan entre $800 y $1,000 dólares.

“En la actualidad hay en distintos distritos escolares de Connecticut 1,808 estudiantes desplazados por el huracán,” dijo por su parte Jason Novak, portavoz de la oficina del Gobernador Dan Malloy.

Es obvio que los distritos escolares que han acogido a estos niños y jóvenes necesitan de ayuda extra para esta juventud de recién llegados afectados por diversas necesidades

Otra de las oradoras fue Eliana Torres, esposa y madre de dos hijos que compartió su experiencia diciendo que algunas personas le preguntan el por qué no regresa a Puerto Rico. 

“Yo les he respondido ¿y para qué?  Yo vivía en Fajardo y mi casa ya no está y lo que queda está arruinado e inhabitable,” dijo.

Lamentablemente desde el mismo día después del azote del huracán María, toda la isla quedó sin energía eléctrica y por lo tanto los sistemas de comunicaciones tanto telefónicos como a través del Internet quedaron fuera de funciones.

Puerto Rico era una isla cuyo gobierno y administración dependían de la más avanzada tecnología de comunicaciones. Sin electricidad, agua potable, ni vías de comunicación terrestres, la Isla se transformó en cuestión de horas en un país despojado de redes sociales creando un peligroso estado de incomunicación que afectó las primeras medidas de ayuda que en un comienzo se concentraron solamente en San Juan y sectores adyacentes. 

Los puertos quedaron inhabilitados por el peligro de embarcaciones hundidas que podrían dañar la llegada de barcos con ayuda, y los modernos aeropuertos permanecieron fuera de servicio por días y semanas dificultando el éxodo de miles de personas que deseaban salir de la Isla.

La ausencia de ayuda a pueblos y ciudades del interior se extendió por meses y la población quedó traumada por el impacto de vientos huracanados que arrancaron techos, árboles, palmeras, ganado y las fuentes naturales de alimentos que proveía la agricultura.

Por esto, la ayuda lenta y la desesperación acerca del futuro de sus familias; han llevado a decenas de miles de familias a buscar refugio en los Estados Unidos donde la población de nacionales puertorriqueños supera en número a la de la misma Isla. 

Los estados de la costa Este de los Estados Unidos han sido los sitios donde estas familias comenzaron a emigrar en busca de ayuda y en la actualidad están radicándose en Florida, Nueva Jersey, Nueva York, Massachusetts, Pensilvania, Connecticut y New Hampshire.

El gobernador Ricardo Rosselló expresó recientemente que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos ha cortado unos 4.7 billones de potenciales préstamos de ayuda para lidiar con desastres a MAS de la MITAD.

El gobierno federal simplemente redujo sin más explicaciones esta ayuda a solamente dos billones de dólares lo cual afecta los trabajos de reconstrucción.

Todos estos temas fueron parte de los discursos de los oradores que clamaban por ayuda para los refugiados en Connecticut y en el ambiente quedaron las palabras de Torres diciendo que “no les estamos pidiendo que paguen por nuestra estadía en Connecticut.  Estamos solicitando ayuda, que nos escuchen y se nos trate con respeto e igualdad.  ¡Somos seres humanos y también ciudadanos de los Estados Unidos!”

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

Cerca de 270 ballenas piloto se han quedado varadas en las costas de Tasmania, en Australia, y un grupo de rescatadores han iniciado una carrera contra reloj para salvarlas..

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top