En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

La sombra del huracán María azota Marvelwood Drive

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Thomas Breen

La madre de José Jordán huyó del huracán María, refugiándose en el hogar de su hijo, en Westville y allí, un árbol de fresno se derrumbó sobre las líneas eléctricas durante la tormenta del pasado miércoles por la noche. Esto sumergió la casa en el frío y la oscuridad.

La familia Jordán fue una de miles de familias que, alrededor de New Haven, se quedaron sin energía eléctrica debido a la tormenta Elsa y que pasaron todo el día jueves, bregando con los escombros y esperando que volviera la electricidad.

José Jordán llego desde Puerto Rico a New Haven hace 41 años. Su madre ha estado viviendo con él y su esposa en Marvelwood Drive, en Westville desde hace cinco meses. Ella se mudo para New Haven luego que el huracán María destruyó su hogar y casi todas sus pertenencias, en Arecibo, Puerto Rico.

José Jordan (centro) con la vecina Esther Comba (izquierda) y el bombero de New Haven, teniente Gerard Bellamy.

El miércoles en la noche, la tormenta Elsa le recordó aterradoramente, la destrucción que vivió en Puerto Rico y por lo que tuvo qui huir de allí. La tormenta derrumbo un gigantesco árbol seco de fresno en el patio de la familia en New Haven.

Funcionarios municipales afirman que 3,000 hogares de New Haven, se quedaron sin electricidad debido a Elsa.

Los bomberos de New Haven, teniente Gerard Bellamy y capitán Christopher Brigham, pasaron la mayor parte del día jueves en Marvelwood Drive, en Westville, recogiendo y coordinando la limpieza después del desastre provocado por la caída del árbol.

Jordán dice que escucho el estruendo y vio el relámpago justo antes de que se derrumbara el árbol. El ruido de la caída fue todavía mayor.

Jordán afirma haber conversado con representantes de United Illuminating (UI), en noviembre de 2017 y estos le explicaron que en su sector no habría poda de arboles hasta el 2022. Dice que entonces, él y su esposa, contactaron a la alcaldía para pedir ayuda, pero no recibieron ninguna. Entonces contrataron un servicio privado para cortar los tres arboles a finales de marzo. Dice que el costo total del corte, ascendía a $10,000.

Verificando los daños

Bellamy y Brigham llegaron al lugar el jueves, cerca de las 11:00 am. Bellamy, sonriente y alerta, había terminado su turno anterior a las 7:00 am y comenzó el nuevo turno a las 8:00 am. Ahora le tocaba ayudar al departamento de bomberos a manejar el daño provocado por Elsa.

Pero, por ahora, había bastante trabajo por delante. Luego de salir de la estación de entrenamiento Fire Academy Training Station, en el de 230 Ella Grasso Blvd., a eso de las 10 de la mañana, Bellamy y Brigham, se trasladaron directamente a Westville junto a un camión de UI y otro camión cortador de árboles.

Brigham, californiano nativo de 33 años d edad y quien lleva ya ocho años en el NHFD (departamento de bomberos de New Haven) tenía una lista de 25 lugares que les habían asignado a él y a Bellamy desde el Emergency Operations Center (EOC) para investigar, de los cuales estaban dando prioridades allí donde se habían caído postes de electricidad.

Luego de constatar que el árbol caído ya había sido desplazado y que el servicio eléctrico había sido restablecido, Bellamy y Brigham siguieron caminando a ver si encontraban algún lugar de la lista que necesitara cuidado más inmediato.

Los dos bomberos movieron fuera del área del árbol caído a vecinos que estaban limpiando sus entradas, mientras coordinaban con el EOC, UI y los podadores de los árboles del departamento de parques.

“Estamos congelados”

Mientras esperaban que los empleados de UI probaran las líneas eléctricas, los bomberos conversaban con Jordán y su vecina, Esther Comba, acerca de lo que habían visto y escuchado la noche anterior.

Comba, tutora de español en la escuela John C. Daniels School, dijo que ella y sus hijos apenas terminaban de limpiar la entrada y jugaban en la nieve. Mostro, a lo largo de la calle, varios arboles de fresno, todos muertos como causa de una plaga de insectos. 

Jordán y su esposa han vivido en su hogar de Marvelwood por tres años. En ese breve periodo, el ha visto al menos diez arboles que han crecido y caído en los patios del sector.

Observando los dos arboles muertos restantes en su patio y pensando en los $10,000 que habría tenido que pagar para remover los tres árboles, dijo, “al menos ahora solo tenemos que pagar por dos árboles”. Al final de esa tarde, los árboles caídos habían sido sacados de la calle.

Árbol caído en East Rock

Temprano ese día, Fernando Lage, ayudante de guardabosques, se encontraba en East Rock, con varios empleados del departamento de parques, fuera del 84 de la calle Everit, pensando en cómo sacar un árbol caído sobre la galería de la casa de John Geanakoplos, profesor de economía de Yale.

Geanakoplos dijo que por años había estado llamando a la alcaldía, a ver si venían y lo podaban o lo tumbaban. “Pues bien, el problema ya se resolvió”.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top