En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

¡Él resucitó!, por la Lic. Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

“Cristo murió por nuestros pecados. Fue sepultado y resucitó al tercer día conforme a las Escrituras” (1 Co 15: 3-4). ¡Si crees esto vivirás! El cristiano vive por fe. “Dichosos los que no vieron, y sin embargo creyeron” (Jn 20:29).

La resurrección de Jesucristo demuestra su autoridad sobre la muerte, el pecado y los poderes del infierno. ¿Captas esta verdad? ¿Puedes contemplar el amor de Dios? La Biblia dice: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Jn 3:16).

¿Entregarías la vida de tu único, de tu amado hijo, para que otro se salvara? Yo no podría. Dios sí. ¡Dios lo hizo! Jesucristo murió por ti, por mí y por toda la humanidad para que tengamos vida, y para que la tengamos en abundancia (Jn 10:10).

Por causa del pecado la humanidad está separada de Dios. Jesús es el restaurador de nuestra relación con Dios. Gracias a su sacrificio en la cruz podemos entrar confiadamente al “Lugar Santísimo” para recibir misericordia (He 4:16). Ya no es necesario ir ante un sacerdote para confesar nuestros pecados, “y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo” (1 Jn 2:1). Cristo derramó su sangre para limpiarnos de toda maldad. No hay pecado por horrible que éste sea que Dios no lave y olvide.

La muerte es el enemigo de la humanidad y el castigo justo por los pecados de cada uno (Ro 6:23). Sin embargo, Cristo venció la muerte para darnos vida eterna junto a Él. “Oh muerte, ¿dónde está tu victoria? Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón? Pues el pecado es el aguijón que termina en muerte, y la ley le da al pecado su poder. ¡Pero gracias a Dios! Él nos da la victoria sobre el pecado y la muerte por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1 Co 15:55-57 NTV). Los cristianos vivimos con la gloriosa esperanza de la resurrección, porque nuestros pecados han sido borrados y fuimos justificados delante de Dios.

Después de su resurrección, Jesucristo vertió su Santo Espíritu en el corazón de todos los que creen en Él. El mismo Espíritu que resucitó a Cristo de entre los muertos es el que nos da la fuerza para apartarnos del pecado y vivir una vida que agrada a Dios. No pierdas el regalo increíble de salvación que Dios te ofrece a través de Jesucristo. Él dijo: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto?” (Jn 11:25-26).

________________

Copyright 2017. Todos los derechos reservados. Si quieres leer otros artículos, sígueme: https://lilivivelapalabra.wordpress.com/ https://www.facebook.com/reflexionesvivelapalabra/

https://twitter.com/lili15daymar

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

Cerca de 270 ballenas piloto se han quedado varadas en las costas de Tasmania, en Australia, y un grupo de rescatadores han iniciado una carrera contra reloj para salvarlas..

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top