En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

¿Cuál será el futuro político de Luke Bronin?

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

La Noticia y su Comentario


El nombre del actual alcalde de Hartford era casi desconocido en los círculos políticos de la ciudad, cuando sorpresivamente en el año 2015 anunció su postulación para el cargo de alcalde, a la cabeza de la Municipalidad de Hartford, la capital del Estado.

En ese tiempo Pedro Segarra que volvía a postularse no estaba en sus mejores momentos políticos y para Bronin no le fue difícil debido a sus contactos con el gobernador, el lograr grandes donaciones para su campaña que alcanzaron a más de un millón de dólares, cifra record para un evento electoral local.

La comunidad puertorriqueña se dividió entre aquellos que apoyaban a Segarra, y otro sector que dio su apoyo a Luke Bronin. 

Recuerdo que el matutino local había desatado durante la campaña electoral para alcalde de Hartford una serie de críticas a Pedro a quien Luke acusaba de no ser un verdadero líder, no asumir una posición más firme con respecto a la violencia en las calles, y críticas ácidas a la administración de fondos de la ciudad que ya estaba sumida en una profunda en crisis.

Finalmente, Luke es elegido y asume su nueva posición el primero de enero del 2016 con un programa que sin estar claro ya que las críticas a Segarra no iban acompañadas de medidas concretas; puso a los electores a la expectativa y esperando otra forma de gobernar.  En ese momento los contratistas del estadio DD una iniciativa de Segarra, tenían a la ciudad enfrentando problemas serios ya que DoNoHartford se las había arreglado para no concluir los trabajos, aumentar los costos y continuar manteniendo el proyecto en compás de espera.

Esta fue una de las primeras tareas del nuevo alcalde que como un abogado experto que ocupó posiciones importantes Washington D.C. bajo el gobierno de Obama, tenía experiencias en problemas de corrupción financiera y malandrines.

Sin embargo, sus partidarios desconocían el hecho de que Luke Bronin traía en su carpeta de trabajo malas noticias para lidiar con el agudo problema financiero de Hartford y sus ya acostumbrados déficits presupuestarios.  Tal como lo hiciera su ex jefe Dan Malloy donde Luke sirvió como Consejero General de su gabinete, Bronin se indispuso rápidamente con los sindicatos de empleado municipales exigiéndoles concesiones, cambios de programas de pensión, posible apertura de sus contratos y despidos.

Por otra parte, los problemas de la criminalidad continuaron acentuándose y Bronin comenzó a utilizar la temida palabra “bancarrota,” como solución para los problemas de la ciudad, intentando convencer a comunidades de Greater Hartford a entender lo que sucedía con la capital del Estado y solidarizar con nosotros.

En este sentido Bronin insistió en que Hartford no contaba con suficiente ingreso por el pago de impuestos ya que un 50% de la propiedad estaban exentos de tributos por ser gigantescos edificios estatales, instituciones federales, numerosas iglesias, y otras instituciones.  Este argumento no convenció a comunidades que no simpatizan ni simpatizarán en absoluto con la población de la ciudad en una gran proporción afroamericana y latina.

En el 2016 comenzaba la campaña presidencial y ya se sabía que Dan Malloy podría lograr un trabajo a alto nivel en Washington D.C. en el supuesto caso de que se eligiera a Hillary Clinton como presidenta.  Para Dan, muy relacionado con el destino de Bronin, el ascender a posiciones de gobierno constituía una buena salida para su actuación cargada de controversias, pésimas relaciones con los sindicatos del estado, y problemas con su propio partido.

A esta altura surgieron preguntas aún no aclaradas con respecto al porqué Luke Bronin, un abogado egresado de la Universidad de Yale, con estudios en Oxford como un erudito legal, y posteriormente egresado de la escuela de leyes de la prestigiosa institución académica de New Haven, había decidido postular como alcalde en una ciudad, capital del estado con graves problemas de presupuesto, crisis constantes en su sistema de educación y una criminalidad galopante.

En el caso de que Malloy se fuera a Washington a trabajar en el 2017 con el gobierno de Hillary, ¿Luke ascendería casi automáticamente al cargo que dejara el ya controversial gobernador? 

¿Sabía realmente en lo que se estaba metiendo cuando repentinamente decidió, quizás aconsejado por Malloy, postularse como alcalde?

En el 2017 y el 2018, el trabajo de Bronin se hizo más difícil ya que su campaña de concienciación de los suburbios para que se compadecieran de Hartford no fructificó y hasta ahora continúa el tradicional tira y afloja con la ayuda propuesta a veinte años plazo prometida por Malloy y la legislatura, pero fuertemente criticada por los republicanos.

Sin embargo, la sorpresa mayor para el electorado de Hartford fue el anuncio que hizo Bronin el 7 de diciembre del 2017 diciendo que iniciaba un comité exploratorio para postularse en el 2018 al puesto de GOBERNADOR

El anuncio fue recibido con marcados tonos de incredulidad, frustración y decepción por parte de quienes apoyan aun a Bronin en la ciudad de Hartford y le habían escuchado decir que “cumpliría sus cuatro años de mandato.”  Sus críticos se preguntaron ¿qué era lo que podía mostrar como logros en la ciudad para que los electores de Connecticut decidieran apoyarle?

Finalmente, este individuo brillante en su especialidad jurídica, gran asesor de temas legales a alto nivel, conocedor en Washington D.C. a lidiar con el crimen financiero que desempeñó bajo el gobierno de Obama; ha dicho que la situación de Hartford le preocupa ahora más que una postulación para el puesto de gobernador lo que interpretamos como un anuncio de que completará su tarea como alcalde.

El periódico Hartford Courant ha reconocido recientemente la capacidad de Bronin para lidiar con los problemas de corrupción financiera y lidiar con un comité de supervisión estatal en las decisiones de gastos en Hartford afectada con los endémicos déficits presupuestarios que se ha transformado en una espinita en la capacidad de independencia de Hartford para lidiar con sus asuntos.

“Es como un anticipo a la bancarrota,” dijo alguien y al parecer hacia allá es donde el alcalde encamina a la ciudad capital del Estado.

“Quizás la derrota de Hillary Clinton en su campaña para la presidencia truncó los sueños no solamente de Dan Malloy sino que también de Bronin que pudo también haber sido invitado a cargos de asesoría especializada en crímenes financieros a alto nivel,” dijo un observador imparcial.

¿Su futuro como político? Lo desconocemos, pero por ahora seguirá a la cabeza de Hartford en una época de tiempos turbulentos, aunque el actual alcalde es un partidario de que la capital del estado sea una Ciudad Santuario, y apoya totalmente controles al abuso de armas de fuego y los negociados de la NRA.  Estas áreas son su fortaleza.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top