En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

¿Y quién protege a la infancia de los traumas físicos, psicológicos y del infanticidio? por Juan D. Brito

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

 

La infancia y consecuentemente el futuro de una generación está sufriendo la amenaza constante de abusos físicos y emocionales.

Cada día en Connecticut aparecen titulares informando de casos increíbles de crueldad y saña extrema en contra de infantes y menores que mal sobreviven a la práctica diaria de golpes, gritos y castigos ante los cuales no pueden defenderse.

Eso fue lo que sucedió con una menor de seis semanas de edad que fue asesinada por dos adultos a quienes se les fijó elevada una fianza por parte de la justicia en Connecticut.

La desafortunada Emily Babilonia vivía con sus padres Ashley Rivera-Pérez de 20 años y Edwin Babilonia de 23.El jueves de la semana pasada la niña fue llevada al Centro Médico del Hospital de los Niños de Connecticut donde los médicos detectaron lesiones de extrema gravedad en su cuerpecito de solamente seis semanas.Emily falleció finalmente este pasado lunes por hemorragia craneal, varias hematomas, además de costillas y clavículas fracturadas.

Los experimentados facultativos y cirujanos determinaron que estas heridas fueron producto de un cruel abuso que en ningún caso merecía una pequeña menor que únicamente se podía defender con el llanto, defensa de los infantes y recién nacidos.Ese llanto pareció molestar a los progenitores de la menor que se incomodaron por los vagidos de una criatura que clamaba asistencia de sus padres, pero que de acuerdo a la opinión de autoridades policiales y expertos, estaba ya sufriendo abusos desde antes del incidente final.

Los detalles que emanaron de las declaraciones de la “madre” Ashley Rivera-Pérez y del “padre” Edwin Babilonia, fueron que en un momento dado de la madrugada del jueves de la semana pasada, la progenitora cansada del llanto de su hija la entregó a su suerte, es decir, a los brazos de quien la procreó que lo que deseaba era dormir.

De acuerdo a detalles que serán confirmados en la autopsia de la menor, el energúmeno molesto por el ser que lloraba clamando su atención, la habría arrojado sobre el piso del dormitorio y la bebita sufrió un grave golpe en su cara en contacto con la cuna.

Pero no todo acabó allí.

El sujeto que ya engendró con otra mujer dos hijos que están en Puerto Rico, tienen de dos y tres años respectivamente y a los que la abogada que le asignó el Estado calificó de niños a los que Babilonia “amaba” y que “había cuidado con esmero;” llevó a la indefensa niñita al baño sumergiéndola en el agua (de acuerdo a los sonidos que escuchó la madre que en ningún caso intervino), y habría sufrido allí más abuso físico que culminó con otro golpe del cuerpo de la niña en contra de una superficie dura.

Los investigadores se conmovieron al escuchar que la madre que no protegió al fruto de su vientre dijo que el sospechoso de infanticidio decía mientras intentaba ahogar a la niñita en el agua, “cállate la boca, cállate la boca,” hasta que vino el golpe final.

La mujer llamada para los efectos legales “madre,” recibió el cuerpo exánime de la niñita notando que tenía los ojitos cruzados y respiraba con dificultad, dejándola en la cuna.Al día siguiente la menor ya no lloraba, no había recibido alimento y no reaccionaba.Fue allí que decidieron después de más de doce horas del castigo criminal de Edwin Babilonia sobre su hija; llevarla al hospital donde los facultativos llamaron a la policía y los “padres” fueron finalmente arrestados.

En la opinión del antropólogo médico James Donald Carter, el delito del infanticidio que es quitar intencionalmente la vida de infantes o menores fue común en etapas tempranas de la civilización donde se les usaba como sacrificios para aplacar la furia de los dioses.”

“Por otra parte la eutanasia era aceptada en pueblos como los de Esparta donde niños con defectos fueron arrojados recién nacidos a un abismo como una forma de preservar la existencia de una sociedad de guerreros,” dijo Carter.

Lo mismo sucedió en la Imperio de los Incas donde niños y niñas eran llevados a los montes nevados y después de drogados se les abandonaba. Lamentablemente esta práctica aún continua en algunas culturas del mundo,” dijo Carter aludiendo al sacrificio de un niño que llevaron a cabo machis de la etnia mapuche en Chile para contrarrestar un posible maremoto posterior al apocalíptico terremoto del año 1960, uno de los más violentos en la historia escrita del planeta.

Sin embargo los médicos y enfermeras de hospitales de Connecticut se encuentran cada día, ahora en el siglo veintiuno, con casos de niños o niñitas golpeadas implacablemente por los novios de madres negligentes que les dejan a cargo de sádicos, drogadictos y psicópatas; u otras víctimas del “síndrome del zamarreo,” que se refiere a como padres ignorantes o con problemas de control del coraje usan en contra de infantes que no se calman y a los cuales mueven violentamente cuando les tienen en sus brazos, produciéndole peligrosas lesiones cerebrales.

Lamentablemente y quizás haciendo su trabajo de abogada, la profesional Mary ElizabethAhern afirmó en la Corte donde los “padres” de la niñita Emily fueron llevados ante el juez Mathew Bufzic esposados y encadenados; que Babilonia era un buen padre intentando que le rebajaran la fianza a $100,000 dólares.

El Juez determinó finalmente dada la monstruosidad del crimen; que a la madre se le fijara una fianza de $500,000 dólares y a Babilonia otra de $750,000.

Desconocemos que fuente de información usó la abogada para intentar aminorar la culpa de Babilonia.

Desgraciadamente y de acuerdo a estadísticas, en casos severos de abuso y negligencia hay siempre una situación de padres con disfunciones mentales que pareciera ser el caso de esta pareja de padres involucrados en un terrible caso de infanticidio.

El juicio continuará y probablemente se sabrá finalmente que sucedió en las últimas horas de Emily que no logró una oportunidad de vida a la que tenía derecho, pero que al mismo tiempo y de haber sobrevivido; habría sufrido graves lesiones cerebrales y discapacidades.“Dios quizás se la llevó para que no sufriera más,” dijo una enfermera que lloraba y fue consolada por sus compañeras de trabajo al ver el cuerpecito torturado de la niñita.

Estos hechos deber ser una señal de alerta para los familiares de parejas afectadas por problemas mentales y que engendran hijos.Quizás los hijitos de Babilonia que están en Puerto Rico fueron protegidos por la madre y estaban vigilados por las familias, pero no fue así en el caso de Emily.

Sobrecoge saber que a nivel nacional la MITAD de niños y niñas de este país han experimentado un trauma antes de cumplir los 17 años y por lo tanto no nos sorprendamos de la importancia de los programas de salud mental en escuelas y agencias de la comunidad.Este dato fue dado a conocer por la agencia de Abuso de Substancias y Servicios de Salud Mental de los Estados Unidos.

La percepción de la maestra DeJernet Farder es mucho más abismante ya que en su impresión y refiriéndose a los niños de primer grado de la escuela Morton de Excelencia de Chicago, “un 100% de sus estudiantes han vivido la experiencia de trauma producto de la violencia doméstica, abuso sexual, o el hecho de vivir en vecindarios donde hay hechos de extrema violencia.”

¿Qué haremos como comunidad para prevenir más casos como el de Emily?Cientos de niñitos y niñitas requieren de nuestra respuesta.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

Cerca de 270 ballenas piloto se han quedado varadas en las costas de Tasmania, en Australia, y un grupo de rescatadores han iniciado una carrera contra reloj para salvarlas..

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top