En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

New Haven se moviliza contra separar a las familias inmigrantes, Por Paul Bass

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Cuando el presidente Trump firmó una orden ejecutiva el miércoles para dejar de separar a los niños inmigrantes detenidos de sus padres, New Haveners Rally,  se unieron para exigirle que deje de detenerlos y deportarlos.
Los organizadores de los derechos de los inmigrantes se unieron al candidato demócrata general William Tong para la 1 p.m. reunirse en los escalones de First & Summerfield United Methodist Church, una congregación del santuario frente al Green.
La manifestación originalmente se planeó para protestar contra la nueva política de “cero tolerancia” de la administración Trump de separar a los padres de los niños cuando los agentes detienen a las familias en la frontera. En la hora anterior al mitin, Trump anunció, a raíz de la indignación bipartidista, que ordenaría el final de esa práctica de separación. La manifestación se convirtió en un llamado para una reducción más amplia de la represión de la deportación de Trump contra los inmigrantes indocumentados, que no distingue entre los inmigrantes que han cometido delitos y todos los demás.
“No creo que lo que ha hecho haga la diferencia”, dijo Tong, un representante estatal, sobre Trump. “Hizo algo increíblemente cruel e injusto. Retroceder ahora no cambia eso “.
Señaló que la represión federal de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) sigue separando a los padres de niños de todo el país, incluso en First & Summerfield, donde Nelson Pinos pasó los últimos siete meses en santuario para evitar la deportación.


“¡Deberíamos abolir el ICE! ¡La migración no debe ser criminalizada! “, Declaró la maestra de ceremonias Vanesa Suárez de Unidad Latina en Acción, que organizó la manifestación junto con Connecticut Bail Fund y Connecticut Immigrant Rights Alliance.
“Cerca de centros de detención. Libera a los niños. Padres libres “.
ULA argumentó que la nueva orden en realidad empeora el problema porque podría terminar manteniendo familias inmigrantes en “jaulas” más tiempo y porque no tiene un plan para ayudar a los niños ya separados. (Una declaración completa aparece más abajo en esta historia).
Tong habló de cómo su padre llegó aquí desde China hace medio siglo sin permiso legal y comenzó un negocio. “Tuvimos un presidente republicano. Tuvimos una política de inmigración compasiva que permitió que mi padre se quedara “, recordó.
Señaló que como el primer miembro de su familia nacido en los EE. UU., “Soy un bebé ancor. Soy un producto de ‘migración en cadena’. No somos criminales “. Si fuera elegido, prometió, crearía una división de derechos civiles dentro de la oficina del fiscal general que incluiría una unidad centrada en los derechos de los inmigrantes. También prometió impulsar para fortalecer la Ley de CONFIANZA del estado para prohibir la cooperación entre la policía local y el ICE en los esfuerzos de deportación, como las solicitudes de detención.
Tong es uno de los tres demócratas que compiten por la nominación del fiscal general demócrata en una primaria del 14 de agosto. Señaló que la candidata republicana endosada, Sue Hatfield, dijo un día antes (en una entrevista en el programa “Dateline New Haven” de WNHH FM) que apoya la política de inmigración del presidente, incluyendo en ese momento la separación de padres e hijos; Agregó que buscaría una solución más integral y que el manejo de los niños requiere más “discusión”.

Inmigrantes adolescentes hablan


La manifestación contó con varios jóvenes inmigrantes de New Haven, como Carlos Romario (en la foto), describiendo sus experiencias. Romario, quien proclamó a gritos que es “indocumentado y sin miedo”, vino aquí desde Ecuador hace dos años. Ahora es un estudiante de tercer año en Wilbur Cross High School. Dijo que su hermana estaba aturdida y asustada de ver a los agentes de ICE en el juzgado cuando tuvo que ir allí por un asunto de un vehículo de motor; finalmente huyó a Ecuador porque, dijo, se sintió acosada. “Mi hermana significó todo para mí. Ahora estoy solo “, dijo.
Quizás el momento más conmovedor de la manifestación de una hora se produjo cuando Hazel Mencos (a la derecha en la foto), que ahora tiene 17 años, contó la historia de haber sido detenida por agentes federales hace cuatro años. Finalmente sollozando mientras hablaba, ella contó la historia en español. Vanesa Suarez tradujo la historia al inglés. Fue así:
Tenía 13 años y estaba en el desierto con mi tía. Nos detuvimos a descansar cuando la inmigración nos agarró.
Comenzaron a pedirme papeles. Me quedé solo. Me metieron en un coche con barrotes y en ese momento comencé a sentir que estaba en una jaula.
Me metieron en una nevera, una celda de inmigración que hacía mucho frío. Nos pusieron allí para castigarnos, estaba completamente solo en esa habitación. En otra habitación estaba mi tía con otras mujeres. En otra habitación había hombres.
 
Muchas veces entré en una crisis emocional. Tenía 13 años. No podía darme fuerzas y no había adultos que me dijeran: ‘vas a estar bien’.
Tenía mucho frío No me dieron ningún aluminio, como los que ves ahora en las fotos. Estaba allí sucio y hambriento porque no nos dieron comida. Nos pusieron a mí y a mi tía en un autobús. Fue la última vez que hablé con mi tía. En el autobús nos acercamos a la frontera de México porque había mexicanos en ese autobús que estaban siendo deportados.

Tenía 13 años y estaba en el desierto con mi tía. Nos detuvimos a descansar cuando la inmigración nos agarró.

Comenzaron a pedirme papeles. Me quedé solo. Me metieron en un coche con barrotes y en ese momento comencé a sentir que estaba en una jaula.

Me metieron en una nevera, una celda de inmigración que hacía mucho frío. Nos pusieron allí para castigarnos, estaba completamente solo en esa habitación. En otra habitación estaba mi tía con otras mujeres. En otra habitación había hombres.

Muchas veces entré en una crisis emocional. Tenía 13 años. No podía darme fuerzas y no había adultos que me dijeran: ‘vas a estar bien’.

Tenía mucho frío. Estaba allí sucio y hambriento porque no nos dieron comida. Nos pusieron a mí y a mi tía en un autobús. Fue la última vez que hablé con mi tía. En el autobús nos acercamos a la frontera de México porque había mexicanos en ese autobús que estaban siendo deportados.

Me pusieron en otra nevera. Mi tía no estaba allí. Más tarde supe que había sido deportada. Pasé cuatro o cinco días en la otra nevera. Solo le permiten hacer una llamada a una persona en los EE. UU. Si la persona no responde, no le dan otra oportunidad para llamar.

No les importa si tus padres están preocupados o si tus padres no saben si estás muerto en el desierto. Llamé a mi madre, que vive en Connecticut. Era el Día de la Madre, y le dije que había sido detenido. En la nevera todas las mujeres estaban sucias. No podríamos ducharnos. Nos dieron comida congelada, que era inhumana, porque en ese momento todos estábamos desnutridos por caminar en el desierto.

Los niños que están en jaulas quieren que sus voces sean escuchadas. Ellos están solos.

Si puedo levantar mi voz ahora, lo haré y espero que esos niños enjaulados algún día leerán las noticias y sabrán que muchas personas en el exterior hicieron algo para que sean liberados.

En este momento estoy enojado porque hay personas que dicen: ‘¿Por qué los niños no se quedan en sus países?’ Muchos culpan a los niños o a sus padres. Los niños no deberían sentirse culpables porque la pobreza y la violencia son culpa del gobierno. Muchos culpan a los padres, pero creo que los padres solo buscan que sus hijos no sufran, que sus hijos no mueran.

Muchas veces no hay otras opciones, y la única opción es migrar a otro país. Las familias no migran hasta que sepan que si se quedan morirán. Algunas veces los padres son amenazados de muerte. Algunas veces, por ser parte de una organización activista, se te amenaza con asesinar porque el gobierno no los protege. Huyen porque quieren que sus hijos sobrevivan.

La manifestación concluyó con llamadas para protestar por las políticas de inmigración de Trump, y con un saludo al habitante del santuario Nelson Pinos, quien salió de la iglesia al borde de los escalones superiores para ofrecer una ola de agradecimiento.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top