En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

¿Qué es una crisis emocional? Por: Waldemar Gracia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

“Las Crisis no se buscan; ellas vienen solas a nuestra vida”, dijo un gran pensador. ¿Pero? ¿Qué es una Crisis Emocional? Una crisis es la reacción conductual, emocional, cognitiva y biológica de una persona ante un evento precipitante, que se constituye en un estado temporal de trastorno, desorganización y de necesidad de ayuda, caracterizado principalmente por la disrupción en la homeostasis psicológica del individuo y que aparece cuando una persona enfrenta un obstáculo a sus objetivos o expectativas vitales. En la crisis se pierde temporalmente la capacidad de dar una respuesta efectiva y ajustada al problema porque fallan los mecanismos habituales de afrontamiento y existe incapacidad para manejar las situaciones y/o dar soluciones a los problemas.

Todos nosotros de una manera u otra hemos atravesado momentos difíciles en nuestra vida. Nadie está exento de sufrir o de pasar por alguna crisis que marque su vida. Tenemos que aprender a aceptar lo inevitable poner todo lo que esté de nuestra parte para entender, aceptar y procesar todo lo que conllevan estos sentimientos.

Comencemos por conocer lo que son los sentimientos de aflicción. La aflicción es el tipo más profundo de sufrimiento. La provoca una terrible pérdida, desgracia o desastre. El luto nos permite expresar por lo menos una porción de nuestro dolor, y es una parte importante y normal de una vida saludable.

Dos personas no sobrellevarán una pérdida exactamente de la misma forma. Sin embargo, la investigadora Dra. Elizabeth Kubler-Ross creó un modelo del proceso de luto que ella cree que describe la experiencia de muchas personas, y que involucra algunas o todas las siguientes cinco etapas. No todos pasan por estas etapas en el mismo orden, pero esta parece ser la ruta más común:

Etapa 1: Negación

La negación suele ser la primera línea de defensa, pero dura poco. Durante esta etapa, la gente puede decir o pensar cosas como “Esto no me está pasando” o “Esto es una pesadilla; quiero despertar y que todo esto se haya ido.” Pensamientos como estos actúan como amortiguadores y le permiten a la gente tener tiempo para componerse. No obstante, las personas dolidas probablemente no pueden aún entender por completo lo que acaba de pasar. Así que, si no muestran emociones fuertes, no es un signo de indiferencia. Es un signo de no ser capaz de creer lo que está pasando.

Etapa 2: Ira

En esta etapa, la gente dolida busca a alguien o algo qué culpar: El trabajo del esposo fallecido, un jefe, doctor o quien sea. Los dolidos están seguros que la muerte no debió haber pasado; que alguien es responsable (y que quizá alguien debería ser castigado). A veces, alguien es verdaderamente responsable, tal como un conductor borracho que mata a un peatón. Pero a veces se trata de algo irracional. (“Si hubiera tenido un mejor doctor, su cáncer de pulmón hubiera sido curado.”) En ocasiones, la gente culpa a Dios o al destino. Estas son reacciones que se comprenden, pero en la mayoría de los casos, sirven muy poco o nada.

Etapa 3: Negociación y culpa

Usamos esta etapa para ”hacer tratos” con Dios, el destino, los médicos o quien sea que creamos que pueda cambiar las circunstancias de nuestra aflicción. “Cura el cáncer de mi esposa y jamás volveré a hacer trampa con mis impuestos,” puede decir un esposo dolido, pretendiendo que tiene el poder para hacer algo, lo que sea, con tal de curar a su esposa. Sentirnos culpables también nos da el sentimiento de que en verdad tenemos algún control sobre el resultado. Si somos culpables de causar esta catástrofe, entonces deberíamos ser capaces de corregir las cosas.

Etapa 4: Depresión

Cuando todas las defensas de las primeras tres etapas ya no protegen los sentimientos de las personas, estas empiezan a sentir un dolor profundo, lo suficiente para deprimirse. Por más difícil que pueda ponerse este periodo, es un signo de que los dolidos están enfrentándose a la realidad y, con el apoyo de otros, serán capaces de seguir adelante con sus vidas.

 Etapa 5: Aceptación

En esta etapa final, la gente está dispuesta a aceptar su pérdida; y bien lo puede hacer. Ahora puede empezar a perdonarse a sí misma y a quien sea que “culpe”, correcta o incorrectamente, por las pérdidas que haya sufrido. Las personas que llegan a esta etapa, con frecuencia vuelven a una o más de las etapas pasadas de la aflicción, mientras sobrellevan cada vez con más fuerza sus pérdidas.

Por ejemplo, muchas personas experimentan repentinos ataques de aflicción, incluso años después de sus pérdidas, al verse de pronto frente a vívidos recordatorios del ser querido fallecido. Tener ataques no significa que las personas hayan anulado todo el trabajo que les costó recuperarse. Los ataques de aflicción usualmente se van rápido, pero pueden ser muy angustiantes.

Aunque estas cinco etapas parezcan una fórmula, de hecho, la gente no siempre las experimenta de la misma manera. Usted puede descubrir que experimenta estas etapas en un orden diferente, o que usted pasa por una o más etapas más de una vez. No existe un tiempo típicamente establecido para el inicio de cada etapa o para el término del proceso de aflicción.


Las opiniones vertidas por Waldemar Gracia no reflejan la posición de la Voz Hispana. Nombres, lugares y circunstancias han sido alterados para proteger la identidad de los personajes citados en la historia.

Nota : Si has encontrado esta columna útil o interesante, o si tienes alguna pregunta, puedes comunicarte con el autor por correo electrónico a : wallygracia@yahoo.com

 

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top