En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Un canto de esperanza, por la Lic. Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Consideras que la vida se asemeja a una carrera de obstáculos? Siempre hay problemas por solucionar, centenares de tareas que no pueden esperar, abrumadores conflictos familiares, compromisos de pagos, dificultades laborales, alteraciones de la salud y esto sin mencionar las circunstancias que llegan de repente y sorprenden. Creo que es más de lo que alguien puede manejar.

En esos momentos desesperados, en lugar de quejarte, airarte o sufrir un colapso nervioso intentando solucionar los problemas en tus fuerzas, alaba a Dios. La alabanza es un refugio donde hallamos descanso. Dile a Dios: “Quiero alabarte, Señor, con todo el corazón, y contar todas tus maravillas. Quiero alegrarme y regocijarme en ti, y cantar salmo a tu nombre, oh Altísimo” (Salmo 9:1).

Cantar, glorificar y dar gracias a Dios en las situaciones angustiantes no es lo que estamos acostumbrados a hacer, hay quienes pueden pensar que eso no tiene sentido, pero créeme, cuando la solución a los problemas está fuera de nuestro control y reconocemos con humildad que separados de Dios nada podemos hacer, vamos a ver al Todopoderoso moverse a nuestro favor.

El rey de Israel pasó por muchas dificultades y experimentó gran sufrimiento, sin embargo, aprovechó esos momentos de desesperación para componerle alabanzas al Señor. Con su corazón magullado de dolor, David alabó a Dios, él dijo: “Puse en el Señor toda mi esperanza; él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor. Me sacó de la fosa de la muerte, del lodo y del pantano; puso mis pies sobre una roca, y me plantó en terreno firme. Puso en mis labios un cántico nuevo, un himno de alabanza a nuestro Dios. Al ver esto, muchos tuvieron miedo y pusieron su confianza en el Señor” (Salmo 40:1-3).

¿Te das cuenta? David declaró bendiciones sobre su vida que aún no habían ocurrido. Se vio libre de las calamidades, creyó que el Señor lo sacaría del pozo de la desesperación, agradeció el favor y los beneficios celestiales antes de verlos consumados en su vida. Toda su confianza estaba puesta en su Hacedor. Eso se llama fe.

No te desanimes cuando no encuentres solución a los problemas, haz como David, canta coros de alabanza. El Señor quitará la carga que hay en tu vida y te dará paz y victoria. “Dios se acuerda de los afligidos y no olvida sus lamentos” (Salmo 9:12 DHH). En sus manos, cualquier situación se resolverá, las enfermedades sanarán, las finanzas se restituirán y todo dolor pasará. Hoy es un buen día para ofrecer a Dios un canto de esperanza.

___________________

Copyright 2017. Si quieres leer más artículos como este sígueme en mis redes: https://lilivivelapalabra.wordpress.com/ https://www.facebook.com/reflexionesvivelapalabra/ https://twitter.com/lili15daymar

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top