En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Mujer de New Haven condenada a 3 años por abuso y negligencia con sus cinco hijos

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

NEW HAVEN.- Luego de escucharse declaraciones gráficas de tres adultos, que informaban ante el tribunal de “negligencia y abuso” continuo de cinco niños por parte de su madre, esta fue sentenciada el martes a tres años de prisión.

Natasha Figueroa, de 30 años, se evitó una sentencia más larga, porque aceptó cooperar con el Estado. Ella presentó testimonio contra su antiguo novio, Michael Torres, durante su juicio por asalto por quemar las manos de dos de las hijas de Natasha. Fue condenado en julio pasado y en septiembre fue sentenciado a 28 años de prisión.

Torres y Figueroa vivían en un apartamento, en Orchard Street en 2015, cuando dos de las niñas, de 4 y 8 años, sufrieron quemaduras provocadas por Torres. Las niñas dicen que Torres les mantuvo las manos sobre la llama de la estufa mientras su madre miraba y no hizo nada por impedirlo. Una de las niñas dijo que la madre la agarró por los pies, mientras Torres le quemaba las manos en la estufa.

La niña de 4 años sufrió quemaduras tan graves, que tuvo que ser internada en la unidad de quemados de un hospital durante un mes y fue operada varias veces. Le amputaron varios dedos y su piel quedó cicatrizada.

La fiscal asistente principal, Maxine Wilensky, dijo en el tribunal que cuando la policía llegó a la casa, rápidamente vieron “insectos que se arrastraban hacia el techo, colchones con agua y todo terriblemente sucio”.

Wilensky informó que Figueroa “fue testigo de la quema de la niña de 4 años y no hizo nada para ayudarla”. Ella mintió sobre eso. Ella se demoró por una hora antes de llevar a la niña al hospital. Ella también vio como quemaban a la segunda niña. Tuvo varias oportunidades para evitar la agresión contra las dos niñas “.

June Turpin, que fue madre adoptiva de dos de las niñas durante aproximadamente un año y medio después de que las sacaran del apartamento de Orchard Street, leyó en voz alta en el tribunal lo que las niñas informaron que habían sufrido.

“Asistieron semanalmente a sesiones de terapia para traumas durante aproximadamente un año”, dijo Turpin, conteniendo las lágrimas mientras leía. “Describieron como hacían la fila para recibir palizas. Describieron que tenían que comer fuera de la basura mientras sus padres tenían la buena comida. Dijeron que las habían obligado a vivir en la inmundicia”.

 Turpin citó a la niña que había sido la más afectada por las quemaduras diciendo “su madre ayudó a agarrarla cuando Michael la quemó en la estufa”. Ella dijo que su madre le dijo que dijera que fue un accidente. Una noche ella lloró diciendo que no era justo que esto le hubiera sucedido a ella. Le dije que tenía razón “.

Turpin dijo que ambas niñas tuvieron pesadillas durante meses. Una de ellos se despertó gritando “¡Me va a matar!” Una y otra vez.

 Además de las quemaduras, las niñas fueron víctimas de abuso sexual. Torres también fue enjuiciado por agresión sexual y riesgo de lesiones a un menor. Un jurado lo declaró culpable de todos los cargos el mes pasado.

 Turpin dijo que informó a las autoridades sobre los alegatos de las dos niñas de que habían sido abusadas sexualmente. “Dijeron que le contaron a su madre y a su abuela, pero nadie las protegió”.

Turpin recordó que las niñas también le dijeron que el hermano de Torres, les mostró películas pornográficas.

 “Estas niñas pasaron hambre, fueron golpeadas, quemadas, amenazadas, agredidas sexualmente, físicamente abandonadas y maltratadas mentalmente”, dijo Turpin. “Su madre no las protegía ni se ocupaba de ellas y no solamente participaba del abuso, sino que trató de cubrir a los culpables. Ella quiso echar la culpa a las niñas por su propio abuso”.

Turpin concluyó diciendo: “Desearía que esta corte considerara lo que Natasha le hizo a sus propios hijos y, respetuosamente, pido a esta corte, que le aplique todo el peso de la ley”.

La activista defensora de víctimas, Christie Ciancola, leyó en el tribunal una declaración de la madre adoptiva de dos de los niños. “En lugar de cuidar de sus cinco hermosos hijos, la Sra. Figueroa les impuso un entorno de abandono y abuso”, dijo. “Los niños sufrían de hambre, recibiian inadecuado servicio médico / dental, les dejaban solos sin supervisión, no iban a la escuela con regularidad y vivían en condiciones deplorables. Además, eran sometidos a frecuentes abusos físicos por parte de la Sra. Figueroa y su novio de la época, el Sr. Torres. A los niños se les golpeaba con libros, corres y otros objetos”.

La madre adoptiva dijo que la Sra. Figueroa “puso en peligro aún más a sus hijos al permitir varios visitantes en el hogar”. Al menos uno de estos visitantes abusó sexualmente de tres de los niños. Según los niños, la Sra. Figueroa era consciente de este abuso sexual y fue cómplice encubriendo estos crímenes”.

La madre adoptiva agregó: “Si bien la Sra. Figueroa aparentemente ha cooperado, para aprovecharse, en el juicio contra el Sr. Torres, ella es tan responsable de los crímenes por los cuales el Sr. Torres ha sido declarado culpable, si no más. Ella es directamente responsable del abuso físico que sufrieron y del peligro que acechaba a los niños. Ella debe ser considerada penalmente responsable por la tortura física y el abuso sexual de que fueron víctimas los niños por parte del Sr. Torres y el abuso también sufrido a manos de otros visitantes del hogar”.

Pidió que se le aplique la sentencia máxima. 

El padre biológico de una de las niñas, que ahora tiene la custodia de ella, dijo en una breve declaración leída por Ciancola: “Natasha no pudo cuidar y proteger a sus cinco hijas”. Ahora estas cinco bellas niñas deben sufrir las consecuencias de estar marcadas de por vida porque ella no cumplió su rol de madre. Te pido hoy que consideres a estas cinco bellas niñas y te pido que no les falles a ellas también”.

 La señora Figueroa, con su traje de prisión, mantuvo la vista hacia la mesa donde estaba sentada, mientras se leían las declaraciones. Desde su arresto en el 2015, estaba bajo fianza de $75,000.

Su abogada, Beth A. Merkin, defensora pública de New Haven, dijo al juez de la corte, Patrick J. Clifford que Figueroa también había sido víctima de abuso físico, como resultado de varias malas relaciones, particularmente con Michael Torres. Le recordó al juez, que Figueroa ho tenia historial delictivo y que había cooperado en el juicio contra Torres.

 Cuando el juez le pregunto a Figueroa si deseaba decir algo a lo que ella, sin levantar la cabeza, dijo que no.

 El juez Clifford calificó el caso de “enfermizo” y lamento la “horrible situación en la que se habían visto envueltas las niñas”.  Pero dijo que Figueroa tiene “capacidades cognitivas limitadas” y tuvo “malas relaciones, una historia de depresión y trastorno bipolar”.

 Sin embargo, agregó el juez, “nada de esto realmente explica porque ella permitió que ocurrieran tales cosas, que esas niñas tuvieran que vivir lo que vivieron”.

 El juez dijo, “por lo que ella hizo debería permanecer más de 10 anos en prisión. Pero el estado necesita cooperación. Si no hubiera personas que cooperan y dan testimonio, sería muy difícil perseguir casos de crímenes”. Añadió el juez, “No le voy a poner una medalla a Figueroa por las cosas horribles que hizo, pero tengo que reconocer que ayudó a condenar a Torres”.

 Finalmente, el juez le impuso 10 años de prisión por cada uno de los cinco cargos, que serán suspendidos una vez que cumpla tres años, seguidos de cinco años de prueba. Aunque eran cinco cargos, los hizo concurrentes y así, solo servirá tres años en prisión. Como Figueroa tiene ya casi tres años en prisión, quedará pronto libre.

En cuanto a las niñas, el juez impuso una orden de protección para las tres mayores. Figueroa tendrá que evitar todo contacto con ellas.

103.5 FM - La Voz Radio

Clasificados

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top