En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Ni a Estanislao ni a su hijo Keidin

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Pablo de Llano

Estanislao Pérez abraza a su hijo Keidin, y su rostro es un llanto arrugado. El martes, el niño fue enviado desde Nueva York a Ciudad de Guatemala para reunirse al fin con su padre.

El Gobierno de Estados Unidos los separó en la frontera algún día de mayo o de junio, cuando Donald Trump decidió que nada mejor para disuadir a la inmigración ilegal que mostrarle al mundo (y sobre todo a esa parte del mundo tan herida como ignorada llamada Centroamérica) que su país haría sufrir a las familias que intentasen entrar sin permiso.

“Dadme a vuestros rendidos, a vuestros pobres. A vuestras masas hacinadas anhelando respirar en libertad…”, se puede leer en la base de la Estatua de la Libertad.

“Pero no me deis a Estanislao Pérez ni a su hijo Keidin”, diría Trump ajustando el lema al espíritu de su política de Tolerancia Cero, el nombre que lleva su doctrina antiinmigración y que provocó la separación de más de 2.500 familias hasta que el presidente cedió al temporal de críticas y mandó parar —y a lo que un juez añadió la orden de reunificarlas a todas—.

En julio el Gobierno comenzó la tarea de juntar a los padres e hijos separados, la mayor parte centroamericanos. Los adultos, por lo general, fueron a parar a centros de detención de inmigrantes en la frontera con México, pero a los niños los desperdigaron por refugios para menores o con familias de acogida por todo el territorio, a miles de kilómetros de sus padres y durante semanas sin posibilidad siquiera de hablar por teléfono con ellos. Las separaciones se habían hecho sin atar cabos para un futuro reagrupamiento y el masivo proceso de reunión se ha venido desarrollando de manera lenta y a trompicones.

El 1 de agosto, 1.979 menores ya estaban de vuelta con sus padres pero 572 seguían solos, bajo custodia de Estados Unidos, y en más de 400 casos los adultos habían sido deportados sin sus hijos.

Ese fue el caso de Estanislao Pérez, que acaba de recibir a Keidin, proveniente de la ciudad de la Estatua de la Libertad. ElPais.com

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top