En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Lo más importante en la vida, por Waldemar Gracia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Quiero compartir contigo unos pensamientos, que si de poca o mucha profundidad, eso no importa…lo que importa es que si te detienes a pensar un poco podrás saber de que te estoy hablando. De todos modos, se trata de unas meditaciones para pensar un poco.

Dicen que todo en la vida es del color con el cristal en que se mira. Todos somos diferentes, todos tenemos distintas experiencias, todos buscamos nuestras propias conclusiones. Pero si de momento nos detuviésemos a pensar tal vez podríamos descubrir una nueva dimensión en todo lo que nos rodea.

Es importante en la vida darse cuenta de toda la complejidad y sentido que encierra la tarea que cumplimos. Hay personas que se jubilan y nunca llegaron a descubrir la riqueza y proyección que tenía el trabajo que realizaron durante años. Su mirada perdió amplitud, seguramente, porque estaba confinada al cumplimiento estricto de las formalidades externas, horarios, exigencias, familias, retribuciones, premios o sanciones. Conocí a una supervisora de la lavandería en un hospital pediátrico, que cuando doblaba una sábana limpia y planchada para su distribución en la sala, le decía a la enfermera: “Tómala con cuidado, va a envolver a un niñito enfermo.”

Se cuenta que un hombre golpeaba fuertemente una roca, con rostro duro, transpirado. Alguien le preguntó: – ¿Cuál es su trabajo? – ¿No lo ve?  Picapedrero.  Y agregó con pesadumbre: – Estoy en prisión y me obligan a hacer esto. ¿Le parece que puedo estar contento?       

Un segundo hombre golpeaba fuertemente una roca, con rostro duro, transpirado. Alguien le preguntó: – ¿Cuál es su trabajo? – ¿No lo ve?  Picapedrero. Y agregó con pesadumbre: – Mi abuelo rompía piedras, mi padre lo mismo, yo no puedo defraudar a mi familia. ¿Le parece que puedo estar contento con mi actividad?

 Un tercer hombre golpeaba fuertemente una roca, transpirado, con rostro alegre, distendido. Alguien le preguntó: – ¿Cuál es su trabajo?”.  –¡¡¡Estoy construyendo una catedral!!!.

Si nos animamos a asumir el sentido social amplio que tiene nuestro esfuerzo laboral, éste tal vez pueda distenderse en una profunda satisfacción. Un cambio de actitud es una pequeña disposición interna que hace una gran transformación. Si comprendiéramos que hacer con alegría nuestro trabajo podría transformarse en algo grandioso, aprovecharíamos la libertad de elegir que nos da Dios, disfrutando con amor nuestras tareas.

Lo que aplica a nuestro que hacer cotidiano también aplica a la profundidad y sentido de nuestras relaciones con los demás. En cierta ocasión alguien le pregunto a la Madre Teresa de Calcuta que ella creía acerca del amor y nuestras relaciones con los demás. He aquí sus respuestas:

“Duele amar a alguien y no ser correspondido, pero lo mas doloroso es amar a alguien, y nunca encontrar el valor para decirle a esa persona lo que sientes, tal vez Dios quiere que conozcamos a unas cuantas personas equivocadas antes de conocer a la persona correcta, para que, al fin, cuando la conozcamos, sepamos ser agradecidos por ese maravilloso regalo. Una de las cosas mas tristes de la vida es cuando conoces a alguien que significa todo y solo por darte cuenta que al fin no es para ti y lo tienes que dejar ir. Cuando la puerta de la felicidad se cierra, otra puerta que no vemos se ha abierto frente a nosotros.”

” Es cierto que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos, pero también es cierto que, no sabemos lo que hemos estado perdiendo hasta que lo encontramos. Darle a alguien todo tu amor nunca es seguro que amarán de regreso, pero no esperes que te amen de regreso, solo espera que el amor crezca en el corazón de la otra persona, pero si no crece, sé feliz porque creció en el tuyo.”

“Hay cosas que te encantaría oír, y que nunca escucharás de la persona que te gustaría que te las dijera, pero no seas tan sordo para no oír las de aquel que las dice desde su corazón. Nunca digas adiós si todavía quieres tratar, nunca te des por vencido si sientes que puedes seguir luchando. Nunca le digas a una persona que ya no la amas si no puedes dejarla ir. El amor llega a aquel que espera, aunque lo hayan decepcionado, a aquel que aun cree, aunque antes haya sido traicionado, aquel que todavía necesite amar, aunque haya sido lastimado y aquel que tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo. El principio del amor es dejar que aquellos que conocemos sean ellos mismos y no tratarlos de voltear con nuestra propia imagen, porque entonces solo amaremos el reflejo de nosotros mismos en ellos.”

“No vayas por el exterior, este te puede engañar.  No te vayas por las riquezas porque aun eso se pierde, ve por alguien que te haga sonreír, porque toma tan sólo una sonrisa para hacer que un día oscuro brille.  Espero encuentres a aquella persona que te haga sonreír… Hay momentos en los que extrañas a una persona tanto en sueños, que quieres sacarlos de tus sueños y abrazar con todas tus fuerzas.  Espero que sueñes con ese alguien especial y que ese alguien especial sueñe lo que quieres soñar. Ve por donde quieres ir.  Se lo que quieres ser, porque tienes tan sólo una vida y una oportunidad para hacer todo lo que quieras hacer.”

“Espero que tengas suficiente felicidad para hacerte dulce, suficientes pruebas para hacerte fuerte, suficiente dolor para mantenerte humano, suficiente esperanza para ser feliz, las personas más felices no siempre tienen lo mejor de todo. La felicidad espera aquellos que lloran, aquellos que han sido lastimados, aquellos que buscan, aquellos que tratan, porque sólo ellos pueden apreciar la importancia de las personas que han tocado sus vidas.  No puedes ir feliz por la vida hasta que dejes ir tus fracasos pasados y los dolores de tu corazón.”  Madre Teresa de Calcuta.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top