En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Hartford, New Haven, y sus Zonas de Combates que originan traumas a los adultos y niños

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Roberto Linares Plaza 

Hartford y New Haven son en estos momentos los focos de mi atención ya que por razones de trabajo y estudio, conozco por largo tiempo las dos metrópolis. 

Siento hoy pena por ambas ciudades en este ambiente enrarecido de un gobierno en Washington presidido por un racista, y un Congreso con mayoría republicana que detrás de los escándalos matrimoniales de Donald Trump y sus locuras, ha ido sistemáticamente substrayendo fondos del Seguro Social, planean reducir los programas de Medicaid y del Medicare, predicen las posibilidades de guerras, disminuyen las ayudas médicas y sociales, pero reducen drásticamente los impuestos que deben pagar y no pagan los sectores más acaudalados.

Comienzo con la capital del estado que tal como otro periodista mencionaba en una edición anterior, vive un proceso de deterioro creciente en lo que se llamó el “corazón de la comunidad hispana de Hartford.” 

  A lo que este escritor aludió fue a un clima de indiferencia creciente por parte de las autoridades hacia la suerte de familias que viven prácticamente prisioneras en departamentos en mal estado, calles inmundas, limosneros y desocupados que en nada colaboran en mejorar la apariencia de una calle histórica.

Pero ahora, y es esto lo que deseo agregar en el análisis realizado; es que no es solamente la calle Park la que vive un proceso de deterioro y descalabro social y para ilustrar esto nos basta con revisar los hechos de sangre que acaecen en una arteria como la Avenida Wethersfield.

Veamos esta bitácora de crímenes, asaltos y desmanes.

El 30 de mayo pasado un hombre de 38 años recibió un tiro en el pecho y en la mano derecha en las afueras de una propiedad que lleva el número 465 en la avenida Wethersfield.  La persona logra alejarse del lugar del tiroteo y fue encontrado mal herido sentado en la vereda.

El 25 de junio un hombre de 30 años fue baleado en el brazo y la muñeca del brazo en las afueras de un departamento localizado en el número 464 de la misma avenida y donde está el edificio de la escuela superior Bulkeley.

El 7 de julio también del 2018, una mujer a la que se identificó como Stephanie López fue encontrada muerta en plena calle, cerca del número 485 de la misma avenida.

Este pasado martes 14 de agosto por la tarde “día de elecciones primarias,” y lo digo con un tono irónico; un hombre fue herido a bala en un aparente robo en otro sector de la avenida Wethersfield, plagado por el crimen, la venta de droga, la prostitución y las peleas a balas entre pandillas. Este robo y baleo ocurre cerca de la escuela elemental Alfred Burr que está en el 400 de la avenida Wethersfield y se prepara como las otras 48 escuelas de Hartford para recibir a sus estudiantes el próximo martes 28 de agosto.

A mediados de junio, los desesperados vecinos de esa avenida donde según la misma policía se ha trasladado el crimen y la acción de desalmados; denunciaron las reuniones públicas de vendedores de drogas y el quehacer criminal cotidiano de prostitutas y chulos.  Es cierto que las fuerzas policiales llevaron a cabo detenciones, pero la delincuencia crece como la grama en el verano y ya Hartford parece que tiene nuevos dueños: los delincuentes.

Los vecindarios de la capital de Connecticut que rodean al Downtown se han ido convirtiendo en una zona de combate y cada día llegan a las agencias de salud mental niños traumados por los tiros, allanamientos y peleas entre pandilleros.

Algunas de las preguntas que se hace a los combatientes que regresan de una guerra son si ha visto o sido testigo de actos de violencia, la visión de cadáveres, explosiones, y luchas.  Otra de las preguntas es si la persona está temiendo que en cualquier momento pueda suceder algo que ponga en peligro su vida o la de su familia. 

En la mayoría de los casos y de acuerdo a residentes que quisieron contestar, la respuesta fue que sí y mencionaron las calles Marshall, la Park, la Broad, la Washington, Wethersfield, Maple y Franklin.

En el Norte de la ciudad, la avenida Albany, y las calles Garden y Vine son entre otras, zonas de combates diarios.

Pero el funesto panorama no termina aquí en Hartford.

En la hermana ciudad de New Haven dentro de un lapso de 12 horas de este pasado miércoles, unas 30 personas que estaban en el Green de esa ciudad, presentaron cuadros de sobredosis provocada por la peligrosa droga llamada “K2” ligada con un opio sintético.  Sin embargo el número de casos de sobredosis aumentaría rápidamente a 71 afectados por graves problemas respiratorios.

La alcaldesa Tony Harp hizo el anuncio de que vehículos de los bomberos y ambulancias estaban en guardia y contaban con el antídoto Narcan que puede salvarle la vida a los afectados por las fatales sobredosis.  La mayoría de las personas intoxicadas fueron individuos sin casa afectados por otros problemas sociales y que usan drogas para auto medicarse de sus enfermedades mentales. Acaban de pasar las elecciones primarias de los partidos demócratas y republicanos, ya hay candidatos oficiales, pero la pregunta ahora es que van a hacer los políticos.

Tanto en Hartford como en New Haven no vemos medidas proactivas y una acción más decisiva en contra de los delincuentes.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top