En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Los Puntillazos de la Política Acalorada

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

O, “se fueron las primarias, ahora viene noviembre”

Por Don Felo Vizcarrondo, su hijo Felito y el equipo de siempre


Aprendiendo de lecciones para usarlas en el futuro

El desprecio y denuestos que el presidente Donald Trump ha expresado para referirse a las mujeres durante su campaña presidencial y su actual presidencia, causaron desde el 2016 marchas y movilizaciones donde las damas fueron la voz cantante y se animaron a criticar al nuevo mandatario, pero también a reflexionar acerca de la importancia de su participación en política a todos los niveles en un sistema donde hasta ahora ha predominado la figura masculina con políticos incrustados a sus asientos en el Congreso de Washington y en los Capitolios a lo largo y ancho del país.

A través de otras marchas creció el consenso de que las mujeres se postularan a puestos de representación popular ocupados por republicanos que se perpetuaban en el poder del Congreso que ahora en ambas ramas domina el partido del presidente.

La estrategia de empoderar a las mujeres ha dado resultado en recientes elecciones especiales pero se han notado algunas novedades en estas calurosas primarias en Connecticut que analizábamos con la Doctorcita, Felito, Mamerto y el Espectro.

Caso Uno.

En el pueblo de West Hartford, el martes por la noche día de la elección, Jillian Gilchrest, demócrata e inspirada en la idea de hacer sentir la voz de la mujer en la legislatura, se postuló y resulta ganadora en el Distrito 18, derrotando al incumbente también demócrata, Andy Fleishman por 1,707 votos en contra de 1,558.

Como en la asamblea demócrata para elegir candidatos del partido Jillian no había logrado la nominación, recolecta las firmas necesarias, lleva a cabo una tarea electoral exitosa en contra de Fleishmann que era el incumbente por 12 periodos y finalmente triunfa.En otras palabras, una demócrata derrota a un colega hombre demócrata.

Fleishman toma la derrota con filosofía, llama a Jillian para felicitarla y todo habría quedado así, aunque la ganadora dijo que quienes votaron por ella estaban cansadas y cansados de la complacencia en el Capitolio estatal y en el Partido Demócrata.Palabras interesantes que dejan ver conflictos internos en esa fuerza política.

Como demócrata ganadora, Jillian Gilchrest deberá enfrentarse en noviembre en contra de la republicana Mary Fay que cumple su primer año como concejal en el municipio de West Hartford.

Caso Dos.

En el tercer distrito de Hartford se enfrentaron una legisladora demócrata puertorriqueña con una integrante de la raza blanca del Partido de las Familias Trabajadoras.

Minnie González ha cumplido 11 periodos como representante estatal en el Capitolio de Connecticut y ahora se enfrentó en una primaria con Gannon Long una mujer joven de la raza blanca, progresista y bilingüe en los idiomas español e inglés.

El representante demócrata blanco de este distrito fue desafiado en 1978 por Edwin Vargas quien hizo una buena labor electoral, pero no logra el apoyo suficiente ya que aún los residentes eran en su mayoría de la raza del representante.Con el tiempo los hispanos van aumentando sus votos y eligieron primero como representante a Illia Castro quien a la postre fue derrotada por Minnie González.

En este caso que discutimos, para muchos residentes del tercer distrito en el que González logra 1,118 votos y Long 487, la posibilidad de que nuevamente el distrito pudiera ser representado no por una puertorriqueña sino que por una mujer blanca fue como un intento de regresar a los viejos tiempos en que distritos ahora representados por puertorriqueños cambien de representantes por personas ajenas a la comunidad puertorriqueña e hispana.

El día martes la relación entre las huestes de Minnie y los apoyantes de Long fue acalorada y hubo conflictos ya que la candidata del Partido de las Familias Trabajadoras se quejó de que el equipo de Minnie había acosado con música boricua a los trabajadores y voluntarios de su equipo.

La actual representante estatal dijo que esa era la costumbre y que antes nunca nadie se había quejado.

Caso Tres.

Eva Zimmerman-Bermudez, una integrante del Partido de las Familias Trabajadoras de Connecticut, fuertemente apoyada por las organizaciones sindicales y grupos políticos progresistas, desafió en una primaria a Susan Bysiewicz que había sido la ganadora en la asamblea demócrata para representar al partido demócrata como Vice Gobernadora del Estado de Connecticut.Ella acompañaría a Ned Lamont que fuera elegido como el candidato demócrata a Gobernador y con esto el partido contaría con una dupla armónica de dos personas blancas para enfrentarse con los candidatos republicanos.

En un fenómeno que sorprendió a muchos, Eva logra un 40% de votos en la convención demócrata y si bien este pasado martes no logra su meta de convertirse en la primera mujer puertorriqueña postulante al importante puesto de vice gobernadora, logra una interesante cantidad de votos.

Con la energía de la juventud, el apoyo sindical que le aseguraba su esposo, líder de una de las organizaciones sindicales Eva consigue las firmas para postularse a la primaria y el dinero para optar a la ayuda de $350,000 con que el Estado de Connecticut asegura la posibilidad de postular a candidatos emergentes.

Susan logra 120,000 votos 62.98% y Eva la no despreciable cantidad de 71,127 votos o un 37.02%).Para Bysiewicz la tarea fue relativamente fácil ya que se apoyó desde un comienzo en el aparato del partido en Connecticut que ella conoce después de otras jornadas electorales.

Sin embargo, con los votos conseguidos, Eva nuevamente comprobó que hay sectores del partido que no están cómodos con la actual estructura y línea demócrata en Connecticut y que como dijo Jillian Gilchrest no están satisfechos con la maquinaria política, un sentido de complacencia con lo que sucede en el estado, e intranquilidad política.

En conclusión las mujeres sea cual sea su credo religioso o valores o han mantenido sus puestos (el caso de Minnie González), o como se dio en el caso de Jillian Gilchrest, esta se empoderó y derrota a otro incumbente demócrata veterano en el Capitolio.

En la pugna estatal para el puesto de Vice Gobernadora, una candidata relativamente conocida que no logra triunfar en los centros urbanos de Connecticut, si consigue aglutinar votos de descontentos que piden cambios tanto en la cúpula como en la estrategia del partido de todo el estado.

Señales de los tiempos que vivimos.


Ned Lamont opaca totalmente a Joe Ganim

Con un 82.65% de los votos, Ned Lamont, el candidato demócrata al puesto de gobernador de Connecticut; derrota el martes con mucha ventaja a su contendiente el alcalde de Bridgeport Joe Ganim quien consiguió solamente el 17.35% de las preferencias.

Ahora para el martes 6 de noviembre, y ya pasadas las primarias, el demócrata se verá las caras con el republicano Bob Stefanowski de 56 años que derrota como candidato por petición, al legendario alcalde de Danbury Mark Boughton, personaje favorito elegido por la asamblea republicana el pasado mes de mayo.

Stefanowski logra el triunfo por sobre otros cuatro candidatos con un porcentaje magro del 29.38%.

Considerado como un seguidor de la política económica e internacional del presidente Donald Trump, la batalla electoral será clara.

Por un lado un candidato a gobernador demócrata liberal, aunque millonario; y por el otro un típico hombre de negocios partidario del capitalismo a toda vela.

Tanto Lamont como Stefanowski tienen ahora la tarea de unir a sus partidos en torno a sus candidaturas ya que ambas organizaciones políticas tiene matices de diferencias y contradicciones internas tanto ideológicas, como raciales y de estilo.

Para lo que haya que hacer quedan poco más de once semanas y en el resultado se medirá la efectividad o no efectividad del efecto Trump cuyo apoyo y presencia en otras elecciones en el país no ha sido muy exitosa.


A propósito de Trump

Después de la acostumbrada sarta de insultos y ofensas personales y raciales a las que Trump nos tiene acostumbrados a través de sus mensajes en el tweeter, su víctima es ahora Omarosa Manigual Newman quien después de su intempestiva salida de la Casa Blanca acaba de publicar un libro donde la tesis principal es que el presidente es un sujeto absolutamente racista que reina sobre un caos sin precedentes.

Como respuesta al libro de Omarosa quien conoció a Trump en el programa televisado The Apprentice donde participa, el presidente como es su costumbre uso el calificativo de “perra” para referirse a su ex asesora.

En su libro la afroamericana que fue despedida de su puesto por el general Kelly, Jefe de Personal de la Casa Blanca; afirma que el presidente ha utilizado la palabra negro pero como ofensa racial en sus reuniones con asociados.

La portavoz de Trump, Sarah Sanders dijo que “jamás había escuchado al presidente utilizar esa palabra altamente despectiva y racial.Pero en el caso de Omarosa, no será el primer libro en el que sus autores aseguren que el presidente usa unlenguaje grosero y ofensivo, como en la oportunidad en que dijo que los nazis y miembros del KKK que llevaron a cabo una demostración donde uno los participantes atropella fatalmente a una pacifista que se oponía a la marcha fascista; afirmando que los matones supremacistas “eran gente buena.”

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top