En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“Ensayos de banda a media luz, hummmm”, por La Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Querida y admirada Tía Julia. De pensar solamente en que usted responderá a mi e-milio, se me ha llenado el corazón de gozo y esperanzas.

Trabajo en una clínica para sacar sangre a la gente a quienes los médicos les han enviado para detectar problemas de salud tales como la diabetes, líos con las glándulas tiroides, SIDA y otras cosas más que usted se puede imaginar.

También algunos padres traen a sus hijas menores de edad para pedirle el examen apodado, “Las nueve lunas,” que se usa para saber si a la nena le han dado lo que en mi pueblo de Almirochaka denominan la puñalada de carne consentida.

Pero para que usted vea lo que es la vida, tenemos con mi esposo Jefferson una nena de trece años que es parte de la banda de la escuela y toca la flauta dulce que o no puedo tocar porque soy diabética, ja-ja-ja.

Yo siempre la acompaño a los ensayos porque usted sabe cómo están las cosas.Hacía varios días que yo veía a mi hijita preocupada y más callada que un taco de goma lo cual no es usual en ella porque es bien picuda y habla “hasta por los codos,” como dicen en el pueblo de mi esposo que nació cerca del lago Tipi Kaka.

Imaginándome que la muchachita estaba enamorada con un nene a quien le dicen “tapón” porque es pequeño y del que mi hijo Richy dice que no se sabe si es chico o le quedan los zapatos hondos; la he confrontado para sonsacarla. Tía, usted no sabe lo que me dijo.

Resulta que a dos de sus amigas el instructor musical les ha pedido que se queden un poco más tarde para practicar un fotuto que se llama clarín y a la otra para que domine mejor el arte de darle al tambor.Después de que mi hijita se quedó un rato callada, yo la seguir presionando, pero con amor; y usted no sabe tía lo que me dijo.

Un día ella volvió mientras yo la esperaba en el estacionamiento, al gimnasio donde son los ensayos y le sorprendió que todo estuviese en penumbras.Mi hijita se acercó al escenario para buscar su paraguas ya que usted sabe que ahora llueve por acá todos los días con truenos, centellas y relámpagos, pero usted no sabe lo que vio.

 La nena que toca el tambor estaba a medio vestir, y la otra estaba sentada en las rodillas del instructor que le hacía masajes en el pecho.Mi hija salió del lugar preocupada y calladamente.Al día siguiente habla con la nena del fotuto que ya tiene 13 años y le pregunta acerca de ese ensayo a lo cual ella le dijo media corrida que nada, solamente que el instructor le había dicho que no tocara de pie hasta que lograra darle más poder a la respiración y aflojara un poco el esófago ya que lo tiene muy duro.

Preocupada por esto, mi hijita que ya se me ha traumado y no quiere ir más a la banda ni a los ensayos, le pregunta lo mismo a la nena que toca el tambor y ella le dijo que no había ningún problema y que ella también se sentaba en las rodillas del instructor para relajarse y él le ayuda a agarrar mejor la baqueta.

Con todo lo que está pasando tía, esto me tiene muy preocupada y confundida con las escuelas y las universidades porque cada vez salen en el periódico el caso de maestras que se acuestan con estudiantes de escuela superior, curas que le hacen el daño a los niños, o entrenadores que tienen la mala costumbre de darle nalgadas a las nenas dizque para animarlas.

Yo nunca no había escuchado nunca acerca de esas técnicas para soplar mejor el clarinete ni que las muchachas se sienten en las faldas del instructor. Como el asunto está más raro que calabaza monga, me tome la libertad de llamar cambiando la voz, a la mai de una de la muchacha de la flauta para preguntarle si sabía lo que estaba pasando.Allí una señora me dijo que ella era la abuela que cuidaba a la muchacha porque los papas trabajaban, pero que se lo iba a decir.Ya han pasado cuatro días, las prácticas siguen y el instructor les sigue dando sesiones de “repaso.”

Tía, no sé qué más puedo hacer, pero creo que esas nenas están siendo abusadas y quizás expuestas a toqueteos.Mi hija ha dejado de ir a las prácticas y el tipo la ha estado llamando al celular y mandándole mensajes de texto que mi nena me ha mostrado y donde el gringo le dice que la echa mucho de menos y que si quiere salir para ser parte de la inauguración de las clases en la escuela, tendrá que ir a repasos extras porque se ha atrasado.

No le he contado nada a mi esposo porque Jefferson tiene malos cascos y ahora estoy más confundida que gallina con amnesia.Pienso que llevar a mi nena a la doctora para que se asegure que no tenga el mal de las nueve lunas.

Con cariño intenso se despide de usted,

Chabela.


Chabelita,

Leí tu hermosa y emotiva carta electrónica donde me cuentas lo de tu trabajo que permite a los médicos enterarse pa’ rapido acerca de distinto tipo de enfermedades.No me quedo muy claro eso del mal de las Nueve Lunas ni lo de las puñaladas de carne consentidas.Tampoco había escuchado antes el pueblo al que haces alusión llamado Almirochequi.En cuanto al pueblo donde habría nacido tu esposo, el lago se llama Titicaca, salvo que haya otro más chico y con un nombre distinto.En fin. Después de estas aclaraciones, lo de los ensayos de la banda que como es tradicional participan en los distritos escolares para animar a los pobres maestros para el primer día de clases que les espera; ese caso de los ejercicios después de las horas de ensayo ya entrada la noche y cuando las sombras hacen de las suyas, me parece sumamente extraño.

Yo cuando estaba más joven tocaba un instrumento llamado lira que suena muy bonito, pero jamás me daban clases particulares a media luz en el gimnasio ni sentada en las rodillas ni de maestros ni de maestras.La instructora era la madre Tomasa que era muy estricta y siempre le pedía a otras monjitas o padres que se quedaran con ella para los ensayos.

Yo te recomendaría que mañana MISMO te comuniques con el director o directora de la escuela para informarle de los hechos o hagas una llamada anónima al Departamento de Niñas y Familias para que lleven a cabo una investigación.Entiendo que no quieres meterte en líos, pero tienes como adulta la obligación de reportar lo visto por tu hijita.

A raíz de tu e-milio conversaba con una colega, y llegamos a la conclusión de que lo sucedido es un acto de pedofilia definida como una forma más de vivir la sexualidad humana y según algunas gentes que se han asociado a esta creencia, la sociedad debiera aceptar.Yo no lo creo.

Por otra parte hay pedófilos o pedófilas a la que les gustan los niños o niñas pero no abusan de ellos o ellas, pero esto de sentar a las muchachas en las faldas para hacerle masajes del tórax está demasiado pasado.

Esto que se ha descubierto en Pensilvania es muy serio ya que a través de una investigación llevada a cabo por un gran jurado, unos 300 sacerdotes católicos romanos en un lapso de setenta años habrían cometido actos lascivos con unas mil víctimas, niños y jóvenes, sin que las autoridades eclesiásticas hubiesen intervenido, como sucedió en Chile en los que un cura al que calificaban de “santo” y había cometido crasos actos de abuso sexual con jóvenes que le admiraban, fue protegido por obispos y colegas.A otro que también está siendo investigado por el Vaticano era orientador de seminarista y cometía actos lascivos con jóvenes.

De acuerdo a declaraciones de obispos de Pensilvania, en un lapso de setenta años pudieron haber sucedido estos actos lascivos, lujurioso y libidinosos, pero que de acuerdo a la investigación oficial, el último de ellos habría acontecido hace diez años lo cual no es ningún alivio para las victimas afectadas que solamente ahora han podido denunciar estos hechos que nunca salieron del ámbito eclesiástico ni fueron llevados a la justicia.

La pedofilia o paidofilia dicen los entendidos, se denomina hebefilia o efebolia cuando el ataque se produce hacia jóvenes adolescentes que fue el caso del cura Karadima de Chile.La pedofilia es una enfermedad mental que cae dentro de las parafilias en los que un adulto al menos seis años mayor que pre adolescentes niños o niñas entre las edades de 8 y 13 años, les produce una excitación sexual que a veces se torna en crimen sexual.Este tipo de acto es considerado abuso sexual o pederastia. Consumado los actos de toqueteos, intenciones manifiestas de deseos o relación carnal; se conoce como abuso sexual y es penado por la ley.

Una vez solicitada la acción de las autoridades, habrá investigaciones y de probarse el caso de abuso en los ensayos; usualmente los maestros o maestras afectados por esta enfermedad mental pierden sus trabajos y se les prohíbe acercarse a niños o jóvenes, siendo obligados a someterse a tratamiento psiquiátrico.

El problema es cuando se crea un circulo de protección en torno a estas personas como sucedió hace más de dos décadas en la escuela superior de Hartford donde personal escolar denunciado por una trabajadora social, abusaron de un modo constante de un joven cuya vida fue truncada y se le hizo a ella la vida imposible acusada de “chota de un colega.”

Por favor haz lo que te digo HOY mismo ya que las escuelas están ya funcionando.Protegerás a las niñas involucradas en los “ensayos,” y a otras posibles víctimas.

Te quiere mucho,

Julia

Comentarios a los consejos de la Tía Julia

Tía a mí me tienen mareado los números que hay que saberse de memoria, pero más me molesta cuando te responde una máquina de mensajes que comienza a pedirte que disques el número 1, 2, 3, 4, 5, o 6, tu metes el dedo en el tres y se corta la comunicación.Esto pasa con los servicios de cable y telefónicos.Muchas gracias.Lorena de Enfield.

 

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top