En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Lo que realmente ocurrió en el “Green” de New Haven

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por  Paul Bass

“Bridgeport K2” –una particularmente potente variedad de una formula creada en un laboratorio farmacéutico de Pfizer-, ha regresado a la ciudad. Como zombis, fumadores de la droga estuvieron colapsando, vomitando, yendo al hospital, y de nuevo regresando al centro de la municipalidad…para repetir la rutina.

Roger Weeks, quien dijo que siguió fumando K2 después de que el hospital lo liberó: “Es como la ruleta rusa”.

Por uno o dos días, el Green de New Haven, se convirtió en una escena  sacada de la película “The Night of the Living Dead”

Estaba claro que algo inusual, algo nuevo en el ambiente estaba pasando. Bomberos, oficiales de la policía, médicos trabajaron fervientemente para salvar vidas mientras personas a través de la nación y más allá observaban.

Pero no estaba claro que era lo que exactamente pasaba, porque equipos de socorro transportaban victimas al hospital desde el Green de New Haven, cien veces más que el ultimo miércoles y jueves.

Una panorámica más clara ahora emerge, dibujada a través de entrevistas con empleados médicos, policías, usuarios y otros involucrados en los frenéticos eventos de la semana pasada. Ellos quieren que New Haven sepa que fue lo que realmente sucedió. No para señalar con los dedos a aquellos que con información limitada al momento lucharon para salvar vidas. Pero si para ayudar a que la ciudad trate de figurar como prevenir o actuar frente a futuros episodios. Porque el desafío apenas empieza.

Los primeros tres cuerpos cayeron en el “Green” muy cerca del cierre de las mesas de votación en la noche del martes y cuando se realizaban las elecciones primarias a nivel estatal. Esas tres sobredosis no eran noticia: El Departamento de Bomberos y las ambulancias que prestan el servicio a American Medical Response (AMR), manejan a por lo menos 20 casos de sobredosis con drogas a través de la ciudad y en cualquier día en particular.

Las llamadas fueron realizadas más frecuentemente el miércoles en la mañana de otros sectores de la ciudad y pocas del “Green”. La gente perdían el conocimiento, se dejaban caer en los bancos o en el piso, vomitando. Los ojos ondulaban en la parte de atrás de sus cabezas. Ellos actuaban incoherentemente. Poco después del mediodía, el número de sobredosis llegaba a 22.

Tan pronto como se propagó la noticia, el Gobernador ofreció ayuda. El estado envió suministros extras de “Narcan”, que se rocía en las narices de las víctimas de la sobredosis de opioides para revivirlas.

Pero “Narcan” no estaba reviviendo las víctimas.  A medida que los bomberos y policías trabajaban al lado de los médicos de AMR para transportar a los fumadores ellos destacaban que las víctimas habían estado fumando K2. Falsamente conocida como “marihuana sintética”. K2 se vende a dos o cinco dólares por una bolsa pequeña.

Yo no necesito ir al hospital, insistían algunas de las victimas –algunas de las cuales regresaban a la normalidad, y otras no-. A ese punto, los primeros respondedores no tenían otra forma de saberlo.

“Nosotros tenemos casos de  sobredosis en los cuales la gente muere” (como un episodio similar ocurrido en  2016), anotaba el teniente Karl Jacobsen, quien lidera la unidad de inteligencia contra narcóticos en el Departamento de Policía de New Haven.

Sgt. David Guliuzza, a la izquierda, mantiene a los espectadores atrás mientras los médicos colocan a la víctima en una camilla.

También conocida como “potpurrí” y “spice”, K2 ha estado entre nosotros en varias formas y por muchos años, y en ciudades como New Haven. Usualmente se vendía en tiendas de conveniencia como flora empacada (recortes de yerba, por ejemplo), mezclada con químicos psico-activos. Toma muchas formas, después de que su manufacturadores alteran los ingredientes químicos para mantenerse delante de las prohibiciones federales. Usualmente contiene químicos que producen reacciones en las mismas partes del cerebro como lo hace la marihuana, pero a 75 o 100 veces más de su impacto.

La droga se ha vuelto popular por varias razones, de acuerdo al Dr. Phil Costello, un enfermero  practicante de “Hill Health Center”. Trabajando en la calle contactando a los desamparados, él chequea los usuarios del “Green” varias veces al día durante la semana, ofreciendo ayuda médica, escuchándolos, y  tratando de cambiarles EL modo de pensar para que reciban tratamiento si son manejables. La droga es barata, anota Costello. Una pequeña cantidad de una bolsa como la ocurrida la semana pasada puede durar  “entonadas” altas repetidas, porque solamente basta una bocanada para “sacar de orbita” a un fumador. También, K2 raramente aparece en los exámenes de drogas. La gente que está en libertad bajo palabra considera que esta es una droga que pueden usar sin que nadie se dé cuenta”. Debido a que su componente químico varía, creando regularmente un efecto de una “nueva droga”, es más costoso para las compañías el examinarlas, y muy a menudo toma más tiempo en recibir los resultados.

La policía ha respondido en meses recientes a un par de estos episodios de colapsos como resultado del consumo de K2, pero en mucha menor escala, de acuerdo Herb Johnson, Asistente a Jefe de la Policía.

El rumor en las calles, de acuerdo a otros, es que esas cosas provienen de Bridgeport o de Filadelfia.

Pero K2 usualmente no causa que docenas de personas en pocas horas colapsen en los espacios públicos. Por eso es que los oficiales tratan de figurar por que el miércoles fue diferente.

Por lo menos una de sus víctimas no respondió a una dosis alta de “Narcan” administrado intravenosamente en el Hospital Yale de New Haven. Por eso es que las autoridades tienen la teoría de que alguien ha mezclado K2 con “Fentanyl”. En cuestión de horas un líder Republicano de la legislatura estatal se pronunció sobre políticas criminales más severas en contra de uso de “Fentanyl” como respuesta.

En el hospital de acuerdo a Sandy Bogucki, directora de servicios de emergencias de Yale-New Haven, un par de victimas “fueron entubadas y admitidas a ICU por depresiones respiratorias”. Algunos de ellos fueron tratados por taquicardia e hipertensión, mientras vomitaban. “La mayoría de ellos fueron observados por periodos variados de tiempo para confirmar que permanecieran clínicamente estables, luego de haber sido resucitados, para luego ser dados de alta del departamento de emergencias,” dijo ella.

Los pacientes fueron revividos en un periodo de 15 a 90 minutos. Muchas de esas personas simplemente caminaron afuera del hospital, de regreso al “Green” de New Haven de nuevo, para volver a colapsar.

Pocos días después sentado dos bancos cerca de donde se encontraba el Zar de las Drogas, del presidente Donald Trump, en su visita a New Haven, se encontraba Roger Weeks, quien dijo que era una de las victimas de sobredosis que retornaba al “Green”.

“Eso es lo que yo justamente hago. Esa es la droga de mi selección”, anotaba.

Weeks, quien tiene 55 años de edad, expresó que empezó a fumar marihuana a los 13 anos, y que en años recientes encontró que le gustaba más fumar K2. Es tan barata como la marihuana. Y mientras ataca partes similares del cerebro, produce una diferente forma de estar “high”.

“Es como estar en el trance que le da a uno el PCP”, dijo Weeks. “Y un poquito de LSD, porque usted sufre alucinaciones. Es una cosa que lo coge a uno: cuantas veces lo haga, más le gusta…”

Pocos días de haber regresado al “Green”, después de haber recibido  de alta del hospital, Weeks señalaba:

“Yo siento que no fue algo serio. Es que la adicción te hace retornar”

Mientras todo esto estaba pasando, los policías andaban en la búsqueda de los posibles vendedores de K2.  En las horas de la tarde, y con la ayuda del Departamento de Probatoria, ellos arrestaron a uno de los distribuidores de la droga cerca al “Green”. Otro arresto le siguió.

Las autoridades enviaron a la oficina de “Drug Enforcement Administration” un ejemplo del K2 incautado. DEA se reportó después alegando que la droga no tenia señales de haber sido mezclada con “Fentynol”. Eso hizo que la gente se confundiera más.

K2, especialmente la clase de droga usada esta vez en el “Green”, potencialmente puede matar a la gente, especialmente si tienen problemas del corazón o de presión arterial alta, destacaba Costello.

En una conferencia de prensa realizada en el City Hall de la ciudad, Anthony Campbell, jefe del Departamento de Policía de la ciudad, anunció que uno de los dos distribuidores de la droga que fueron arrestados, estaba ofreciendo ejemplos del K2 gratis, con el objeto de hacerse a clientes nuevos.

Ya para el viernes en la tarde, la sobredosis masiva con K2 aparentemente había terminado. La policía mientras tanto anunciaba un tercer arresto con relación a este incidente.

Los oficiales de la ciudad finalmente se enteraron a través de la DEA que los ingredientes usados en esta racha de K2 eran devastadores. Hablaban de AMB-FUBINACA. Fueron encontrados en la droga, que ya ha producido colapsos masivos en otras ciudades de la nación.

Investigadores de “Pfizer” desarrollaron la droga en el 2009, una de las muchas creadas en los laboratorios para la búsqueda de drogas sintéticas con el objeto de relajar el dolor en los humanos y que pudiera minimizar los efectos que la marihuana produce en el cerebro. Como “Pfizer” procedió a registrar su marca de AMB-FUBINACA, cualquiera puede acceder a su formula. Químicos que actúan fuera de la ley, ya sea en México o China, pudieran producir K2 para distribuirlo entre vendedores medianos en lugares como Bridgeport u otras ciudades.

En cualquier caso, una vez que AMB_FUBINACA ha encontrado su vía a través de K2, esta droga es por lo menos 50 veces más potente. Así fue como New Haven aprendió la semana pasada.

Los profesionales de la salud debaten acerca si la palabra “sobredosis” es la correcta para reseñar lo que les pasó a los fumadores de K2, o si se le puede llamar “envenenamiento” para describir mejor lo que ha pasado.

Cualesquiera que sea su término correcto, lo que sí se sabe es que los médicos y enfermeros de AMERICAN MEDICAL RESPONSE, tuvieron que transportar 120 veces a los fumadores de K2 hacia Yale New Haven Hospital, en un periodo de tres días.  Y lo que es más interesante:  Algunas de las víctimas fueron conducidas al centro asistencial más de una vez, y una de estas siete veces….

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top