En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Inicio del año escolar comienza con una cálida nota de optimismo a pesar de circunstancias

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HARTFORD.- Este pasado martes miles de niños, niñas, jóvenes y jovencitas regresaron a las escuelas de Hartford iniciando el periodo de 10 meses del año escolar 2018-2019.

Tradicionalmente el evento de inicio de las clases se transforma en una verdadera fiesta y una gama de novedades para maestros, administradores, padres y estudiantes que tuvieron que sobreponerse a una ola de calor y humedad de los primeros tres días de la semana.

“Recuerdo cuando la clases se iniciaban después del Día del Trabajo (Labor Day) en el mes de septiembre, pero las cosas cambian,” dijo Carla Collins una veterana educadora que este año estará ayudando a niños que no dominan el inglés a mejorar sus destrezas, incluidos entre ellos algunos que llegaron desde Puerto Rico a fines del 2017.

Una de las novedades agradables en la bienvenida del primer día del año escolar a los estudiantes de algunas escuelas del sistema púbico de Hartford, fue el cariñoso saludo de un grupo denominado “Calling all Brothers” integrado por 65 hombres entre los que se encontraba Reginald Freeman, el Jefe de los Bomberos; quien manifestó que el mensaje de bienvenida a este año escolar no es solamente dirigido a los niñas, niños, jóvenes y jovencitas; sino que a los padres y también a los maestros.

 “Queremos decirles que estamos con ellos como ayuda y apoyo,” dijo el Jefe de los Bomberos rodeado de otros líderes cívicos, policías e incluso integrantes de la Guardia Nacional.

El grupo dio los tradicionales “give me fie,” a estudiantes de la escuela Rawson que continuaron haciendo lo mismo en diversos establecimientos escolares.

La Rawson situada en el Norte de la ciudad, inaugura el año escolar con los cambios propuestos por la Junta de Educación en el programa de consolidación que tuvo un proceso de amplias discusiones en los que los padres manifestaron sus opiniones.

La Rawson incluye también a la escuela intermedia Martin Luther King/Justicia Social.  El edificio base de este este establecimiento educacional está siendo sometido a reparaciones y fue transformado de una escuela elemental a una intermedia.  Su número total de estudiantes no se conocerá hasta entrado el mes de octubre.

Tayarisha Stone, directora de la escuela Rawson manifestó que la mañana del martes fue tranquila y todo había resultado muy bien, aunque el personal de la oficina principal estuvo arduamente ocupado recibiendo las matrículas de los estudiantes que llegaron provenientes de la Martin Luther King.

La buena noticia es que este año la mayoría de las escuelas cuenta con sistemas centrales o portátiles de aires acondicionados por lo cual a pesar de la ola de calor el proceso inicial de actividades fue normal. 

“Hay sistemas de aire acondicionado en cada salón de las escuelas del distrito,” dijo John Fergus, portavoz del sistema escolar público de Hartford cuya superintendente es Leslie Torres-Rodríguez.  Lo manifestado es un avance para el sistema escolar que cuenta con 19,775 estudiantes, incluidos los niveles elementales, intermedios y de escuela superior, además de las escuelas magneto y otras que dependen del sistema CREC.

Meritorio ha sido el esfuerzo del sistema escolar de Hartford, la capital del estado que no ha sido ajeno a las dificultades financieras de la ciudad, sobre todo cuando a consecuencias del huracán “María,” el sistema se tuvo que hacer cargo de más de 400 estudiantes recién llegados de la Isla, compartiendo esa responsabilidad adicional con Bridgeport y New Haven.

Recientes investigaciones periodísticas han provisto un estudio comparativo de como la tarea de acoger a estudiantes recién llegados y desplazados por el huracán ha recaído básicamente en sistemas educacionales que sobreviven con déficits de dinero; comparados con otros sistemas territorialmente vecinos que no han tenido ese monto extra de responsabilidades.

Estudios en Connecticut comparaban como la ciudad de Bridgeport tuvo que recibir a 200 estudiantes extras provenientes del Caribe, mientras que el sistema educacional vecino de Fairfield solamente recibió a UNO.

Situación semejante vivió Hartford que con esfuerzos de maestros y administradores acogió a un número superior a 400 jóvenes y niños, mientras que el pueblo vecino de West Hartford solamente se hizo cargo de 16.

Para los administradores de estos sistemas escolares de suburbios la diferencia se debe a que hay sistemas escolares mejor equipados con personal y recursos para lidiar con estudiantes que necesitan apoyo en el aprendizaje del inglés.

“Hartford es uno de los casos debido a las características de su población provenientes de una realidad bilingüe,” dijo el superintendente del sistema público de West Hartford.

En el vecino pueblo de New Britain, cuya superintendente es Nancy Sarra; Curt Steinhorst se dirigió a cerca de 1,000 maestros del sistema escolar a los que describió lo que denomina la “Generación Z” que incluye a una nueva generación que usa más el sistema You Tube para aprender, lidian con sus finanzas a través del Venmo app, y buscan las opiniones de sus amistades  o comentaristas en el sistema online, en vez de expertos.

“Esta generación es absolutamente distinta ya que tienen una forma diferente de entender a la autoridad. Su edad promedio para poseer un Smartphone es de 10.3 años de edad,” dijo Steinhorst agregando que la Generación Z es más frugal y más realista acerca de los primeros empleos y aunque viven en los hombros de la generación milenio, no quieren ser como ellos.

“Entender esta diferencia generacional es vital para educar a los jóvenes de la Generación Z, dijo el conferencista cuyas ideas basadas en investigaciones educativas pueden aplicarse a cualesquier sistema escolar.

En la actualidad hay una conjunción de tres generaciones en los sistemas escolares que son los pertenecientes al Baby Boomers, los del Milenio, y la Generación X.

Para New Britain bajo la dirección de la superintendente Nncy Sarra, una de las preocupaciones de uno de los pueblos con un mayor índice de pobreza, ha sido como en Hartford, vivir una frecuente decepción por los bajos niveles educacionales en las pruebas estandarizadas; pero este año se intensifica la cooperación entre maestros, entre otras reformas 

Cien educadores fueron transferidos debido a un nuevo diseño del sistema, muchos de los cuales no fueron ni siquiera consultados lo que fue reconocido por Sarra como un problema que pudo haberse evitado.

Por su parte los sindicatos de educadores a través de sus líderes han dicho que a pesar de todo desean colaborar con los esfuerzos de mejorar la educación a pesar de la ausencia de recursos para los maestros en el salón de clases, los casos de violencia y bully, y los cambios necesarios.

Para Joseph Nieto, activista de la comunidad en Hartford, la posibilidad de que niños y jóvenes regresen a sus escuelas les asegura desayunos y almuerzos.

“Debemos recordar que las condiciones financieras de las familia en centros urbanos son muchas veces críticas y la alimentación escolar provee así nutrición para la infancia y juventud que lo necesite,” dijo.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top