En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Policía salva vida de joven ecuatoriano al llegar al minuto de emergencia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

STAMFORD.- Un minuto le tomó al oficial Michael Castello llegar hasta la vivienda de los familiares de Pablo Sebastián Campoverde, quien luego de unos fuertes ronquidos perdió la respiración y se quedó inconsciente a consecuencia de una arritmia cardiaca y que gracias a la llamada de emergencia al 911 y a los primeros auxilios del policía el joven logró salvarse y recobrar la vida sin daños que lamentar ni secuelas en su cerebro.  

Pablo Sebastián Campoverde, nativo de Cuenca-Ecuador, llegó el 20 de agosto a los Estados Unidos a pasar unos días de vacaciones a la casa de su familia que reside por más de 30 años en Stamford; a eso de las 10:30PM se fue a dormir porque debía levantarse temprano para iniciar un viaje rumbo a las Cataratas del Niágara junto a su familia.

Su madre, doña Marcia de Campoverde, recuerda que esa noche se fue a dormir temprano para lograr estar lista para el viaje al Canadá, pero de pronto escuchó unos ronquidos inusuales de su hijo y lo fue a buscar en la habitación contigua. Lo despertó suavemente y le dijo que venga a recostarse en su cama para vigilar su sueño. En eso, escuchó que roncaba más fuerte y le pidió que se colocara de lado para que pudiera respirar mejor y en eso se dio cuenta que empezó a respirar con dificultad.

Enseguida, sus familiares lo colocaron en el piso, llamaron al teléfono de emergencia 911, un amigo empezó dándole los primeros auxilios (RCP) y al minuto llegó el oficial Castello que logró reestablecer el pulso, el ritmo cardiaco y embarcarlo en una ambulancia rumbo al Hospital de Stamford.

Acorde con el reporte policial, el teniente Derek Horn informa que la patrulla policial inició una ala de investigación y que empezó tomando fotografías de la casa en donde estaba hospedado Pablo Sebastián, su madre y su padre; pero era notorio que no había ningún indicio de uso de violencia ni de consumo de drogas ni ningún acto sospechoso irregular que pudiera poner en peligro la vida de Pablo Sebastián.

Según el parte policial, los oficiales recibieron el formato de código 3 en llamada de emergencia en donde se reportó que un hombre de 24 años de edad, nacido el 11 de mayo de 1993 se encontraba inconscientes y sin respirar.

El oficial Costello llegó en menos de un minuto e inmediatamente comenzó a darle los primeros auxilios conocidos como RCP (Resucitación Cardiovascular). Luego de aproximadamente dos minutos llegaron los del Servicio de Emergencias (EMS) y el personal del Departamento de Bomberos que se hicieron cargo de los esfuerzos de resucitación.

Después de varios minutos, se restableció el pulso y Pablo fue transportado al Hospital Stamford, donde se despertó después tres días en estado estable y los médicos empezaron con una nueva rutina de exámenes comprobando que no hay ningún daño cerebral ni secuelas menores aunque fue diagnosticado con insuficiencia cardiaca y debieron colocarlo una válvula dentro de su corazón para que ésta –cuando Pablo necesite de oxígeno-bombee inmediatamente y pueda recuperar su ritmo cardiaco.

Pablo no tiene problemas médicos ni bebe ni consume drogas. Admitió que hace deportes y que los médicos le aconsejaron que después de seis meses vuelva a practicarlos poco a poco. El joven deberá iniciar una rutina médica ante el cardiólogo en su país natal y planea regresar a los Estados Unidos el próximo año para su cita anual tal como lo ordenó el médico tratante del Hospital de Stamford.

La familia de Pablo Sebastián Campoverde, un joven de 24 años convocó al Departamento de Policía para formalizar su agradecimiento por haber salvado la vida de su hijo atendiendo en un minuto una llamada de emergencia, horas después la familia partió rumbo al Ecuador, su país de origen.

Según el teniente Horn el personal del Servicio de Emergencias (EMS) informó que los esfuerzos iniciales de resucitación cardiovascular (RCP) del oficial Costello fueron un importante punto de inflexión en el resultado de esta llamada de emergencia. EMS aseguró que Costello fue capaz de restaurar la función cardíaca de Pablo y que únicamente la llegada rápida del oficial Costello y el inmediato servicio de RCP fueron la diferencia para salvar su vida.

Su madre, doña Marcia reafirmó el informe técnico del Servicio de Emergencias y dijo: “En esta vida hay ángeles y uno de ellos fue el oficial Costello que salvó la vida de mi hijo”; a estas palabras el policía respondió: “Simplemente hice mi trabajo”.

La oficial Adriana Molina, ganadora del premio estatal “Los 50 personajes más influyentes del Estado”, quien presta sus servicios a la Unidad de Primeros Auxilios del Departamento de Policía, aseveró que en este momento la Policía de Stamford está entrenando en forma periódica a su personal sobre cómo dar adecuadamente los primeros auxilios y el haberlo podido ejercer en Pablo Sebastián Campoverde es el resultado de este aprendizaje.

Por su parte, Pablo Sebastián, que vino de visita al país como un premio de sus padres por haberse graduado este verano como Ingeniero en la Universidad Salesiana de Cuenca, dijo en forma sencilla que solamente se fue a dormir y que ¡de pronto! se despertó en la cama de un hospital después de tres días, “tiempo en que sus padres sufrieron el dolor de ver a su hijo en el hospital sin saber si despertará y si le quedarían secuelas graves. “Lo único que hicimos fue encomendarnos a Dios, orar, ayunar y nada más”, dijo Catalina Jiménez, prima de Pablo Sebastián.

La familia en prueba de agradecimiento al oficial Michael Castello le entregó una carta firmada por ellos, a la que el oficial se negó hacer público su contenido por considerar que la misiva es de orden privado.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top