En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Los furgones de la desgracia, Por Jorge L. Limeres Gregory

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Un furgón es un vehículo que se usa para transportes, al igual que otras acepciones similares extiendo el simbolismo de “furgón” hasta los límites que pueda, esperando que los lectores tengan un mínimo de comprensión a mi emotiva perorata.

“El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos”
-Antonio Gramsci

En el pasado, antes del huracán María, el referirse a un furgón lo relacionábamos con la transportación y distribución de mercancía a través de la isla. Nunca pensé que la palabra iba a ocupar la relevancia que ocupa en nuestro diario vivir. Haciendo un rápido inventario en mi agotada memoria pongo de comienzo cronológico la invasión estadounidense a Puerto Rico en el 1898, para el uso de esa palabra.

Es historia escrita que soldados estadounidenses invadieron a Puerto Rico en barcos de guerra y que al pasar del tiempo fueron acompañados por otras naves de mayor o menor tamaño. Desembarcaron furgones con palabras grabadas en los costados que decían “democracy-made in usa” y procedieron a descargar libros que deformaron nuestra historia y retorcieron nuestros valores. También desembarcaron banqueros, comerciantes, políticos y militares. En otros furgones vinieron maestros estadounidenses imponiendo su idioma por 48 años y sus patrones culturales. En aquellos vagones flotantes desembarcaron los poderes políticos y económicos que hoy controlan y manipulan a la nación puertorriqueña.

Extrañamente también desembarcaron otros vagones en naves que continuaron arribando a nuestras costas por los próximos 120 años. Los puertorriqueños que se dan cuenta de todo, notaron que venían vacíos, pero regresaban llenos con todo lo que producían los mal pagados obreros puertorriqueños. Así comenzó el trueque, aunque siempre en forma desfavorable para los boricuas, porque las reglas las imponían los extranjeros, que eran vistos como todopoderosos dioses olímpicos.

En este intercambio de bienes que lleva ya más de un siglo tratamos de contabilizar las entradas y salidas de nuestro terruño encontrando un enorme desbalance en esa hoja de cuentas.

Enumeramos sin seguir un orden cronológico, algunas de las mercancías que los puertorriqueños hemos recibido, devolviendo otras en un intercambio desigual.

Nuestra isla ha sido objeto del desembarco de una ciudadanía (sin el consentimiento de los puertorriqueños), de unas leyes de cabotaje y un reclutamiento obligatorio en el ejército de los EEUU. Nuestros jóvenes fueron llevados a intervenir a miles de conflictos bélicos de esa otra nación. En cambio, desgraciadamente hemos recibido miles de furgones con jóvenes puertorriqueños que han regresado sin vida de dichas intervenciones bélicas.

Hoy continúan desembarcando drogas y armas en la isla ante la permisiva vigilancia del gobierno estadounidense. En el lejano pasado y en el vivo presente hemos sufrido en carne propia la humillación y la afrenta de tener que ir a mendigar a otra nación. Hoy millones de puertorriqueños hemos tenido que irnos al exilio ante las condiciones existentes provocadas por la nación invasora. Hoy se da la peculiaridad que hay más puertorriqueños viviendo en los EEUU que en Puerto Rico.

En estos párrafos pasados he tratado de ilustrar en forma breve los resultados de cientos de manejos turbios y engañosos, llenos de un maltrato histórico e imperdonable a un pueblo digno. En los pasados años Puerto Rico ha sido objeto de descubrimientos que han sacudido las estructuras del país. El impacto mayor fue cuando el gobierno estadounidense aclaró el papel que ejerce sobre Puerto Rico, desenmascarando así el fraudulento Estado Libre Asociado, quedando éste al desnudo ante los ojos del mundo. El gobierno estadounidense impuso una junta de control en la isla con poderes absolutos sobre todas las decisiones vitales de los puertorriqueños. Hoy el gobierno colonial tiene una deuda de sobre $72 billones de dólares y no tiene recursos para pagarlos o poder alguno para declararse en quiebra. Dentro de todo esta corrupción y caos la isla fue impactada por el huracán María.

Este es sólo un breve resumen de lo puntos más graves que nos afectan diariamente.

Recientemente se han hecho descubrimientos horribles, que reflejan un estado de corrupción jamas vivido en Puerto Rico y he usado el simbolismo de un furgón porque un poco después del huracán María surgieron incidentes en que todo parecía que había un furgón envuelto, ilustrando el estado de podredumbre de la colonia donde gobiernan grupos de individuos amamantados y protegidos por el poder estadounidense que responden a las políticas de saqueo de los prepotentes invasores.

Para darle una pequeña muestra del estado de perversión gubernamental les hago referencia al reciente descubrimiento de 34 millones de botellas de agua “encontradas casualmente” abandonadas hace 7 meses atrás. No se sabe el porqué de esto, especialmente cuando miles de familias puertorriqueñas tuvieron que beber aguas contaminadas de riachuelos o ríos. Nadie tiene repuesta cuando furgones llenos de mercancía aparecieron en el estacionamiento de la Junta Estatal de Elecciones (agencia gubernamental) y nadie sabía de la procedencia de esos furgones. Un número de ellos desaparecieron misteriosamente, algunos fueron hallados a millas de distancia, en fincas de personas que habían ocupado posiciones en el gobierno. Nada se sabe de esto. Tampoco se sabe de otro furgón en que un oficial de la Guardia Nacional estuvo aparentemente envuelto con su movilización.

Hoy en Puerto Rico se están usando furgones como salones de clase mientras se privatizan instalaciones escolares en buen estado. Más de 300 cadáveres fueron encontrados en unos furgones, esperando ser vistos por patólogos del gobierno. La barbarie se ha apoderado de mi nación.

El agotamiento físico y anímico de mi pueblo es desesperante y se deteriora a pasos agigantados. Diariamente somos víctimas de burlas y mentiras. Necesitamos repuestas sensibles e inteligentes.

Los políticos ejerciendo una conducta aberrante y bochornosa parece poco importarle nuestra gran nación.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top