En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Reconocen labor de Trabajadora Social María Pérez Colón y de Líderes Hispanos

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HARTFORD.-La profesión de trabajo social ha sido muchas veces calificada como una de carácter intrínsecamente silenciosa pero cuyos efectos se sienten de un modo positivo en las complejas sociedades modernas donde individuos y familias sufren los efectos de situación injustas tanto del punto de vista social como familiar.

Como alguien diría, quienes la eligen como una carrera, no aspiran a convertirse en millonarios ni alcanzar fama o popularidad, pero la labor tarde o temprano sereconoce.

Este fue el caso de la trabajadora social María Pérez Colon que recibió el prestigioso reconocimiento Sara Romany este pasado viernes 21 de septiembre en los salones del restaurante Chowder Pot IV en Hartford.

La agasajada nació en la ciudad de Ponce en Puerto Rico, hija de Zaida Colon Cortez y German Pérez Rodríguez.Al igual que su hermano, fue criada y educada en Rio Piedras en la municipalidad de San Juan.

Pérez ingresa a la Universidad de Puerto Rico en 1967 donde obtuvo un bachillerato en Ciencias Sociales con concentraciones en psicología y sociología.En 1971 ingresa al programa de Trabajo Social de la misma universidad obteniendo una maestría en trabajo social.

Un encuentro con la distinguida profesional Sarah Romany en Puerto Rico en el año 1972 la motivan a colaborar profesionalmente en la asistencia a los puertorriqueños que llegaron desde la Isla a los Estados Unidos continentales y comenzaban a radicarse en Hartford.En aquel tiempo la señora Romany (Q.E.P.D.) era la única trabajadora social con una maestría, que ejercía en Connecticut y también graduada de la escuela de Trabajo Social Beatriz Lasalle.Su viaje tuvo como objetivo reclutar a jóvenes profesionales como María, deseosas de ayudar a su comunidad en el exilio.

En 1974, María Pérez se enfoca en el trabajo político de llamar la atención de la opinión pública acerca de los abusos de esterilización de las mujeres puertorriqueñas a quienes se les efectuaban operaciones sin que las pacientes supieran exactamente sus fines.

Por esos años acepta un trabajo en el Hospital de Hartford donde se dedicó por 30 años a los Servicios de Salud para las Mujeres luchando en contra del abuso en el área de salud en contra de las inmigrantes llegadas desde Puerto Rico.Su labor fue colaborar en modificar los protocolos de tratamiento y pólizas institucionales, y cambios en la legislación para proteger los derechos de la mujer, y mejorar los servicios que se le ofrecían.

Para María su trabajo no finalizaba en la oficina del hospital sino que continuaba en los vecindarios y comunidades organizando a las personas sin hogar y demandando de las autoridades mejores condiciones de vivienda.

En conjunto con otros líderes, María desarrolla y ayuda a poner en marcha lo que es hoy el Instituto de la Familia Hispana que inicia la tarea de mejorar los servicios de salud y terminar con la discriminación en contra de los puertorriqueños y puertorriqueñas, entre otros miembros de la sufrida comunidad de la Capital del Estado.

En su labor fuera de los horarios de trabajo, ayuda en la organización Puertorriqueños Unidos fundada para fomentar y educar al público acerca de los aportes y contribuciones sociales, económicas y políticas de la comunidad proveniente de la Isla en el territorio de los Estados Unidos continentales.

Gracias al esfuerzo de esta organización se erigió un monumento en Hartford dedicado a las familias que emigraron y emigran a esta ciudad, un gesto único que debiera repetirse en otras comunidades de Connecticut y de la región Este de este país.

También María ofreció sus servicios al Programa Migratorio de la Junta de Educación de Hartford que fue un vehículo para desarrollar el programa de Ingles como Segundo Idioma.

En el 2007 pasa a formar parte del Centro de Servicios Psicológicos Multiculturales donde inicia una forma única de afrontar los problemas emocionales y psicológicos de las familias y apoyando fuertemente a las mujeres puertorriqueñas utilizando el formato de trabajo social de grupo.

María como madre de familia cría y educa a sus hijos Jaime Segarra Pérez y Mia S. Segarra Pérez bajo los principios de respetar a todos los seres humanos y entender la desigualdad social.

También ha creado nexos entre la escuela de Medicina de la Universidad de Connecticut, la administración del Hospital de Hartford y las escuelas de Medicina y Enfermería de la Universidad de Puerto Rico.

Los numerosos asistentes a la ceremonia de premiación y reconocimientos recibieron la bienvenida de Elba Cruz Schulman, y durante este emocionante evento, hicieron uso de la palabra Marck Kukulka, CEO de Catholic Charities, y Joel Cruz Director del Instituto de la Familia Hispana,

El Maestro de Ceremonias fue el diacono Ramón Rosado ordenado en el 2006 y directamente relacionada con la Pastoral de las parroquias de San Pedro y San Agustín. El orador invitado fue Fernando Betancourt.

Otras personas reconocidas en este evento auspiciado por Catholic Charities/Instituto de la Familia Hispana, fueron Aura Luz Alvarado, Janette Hernández, Juan S. Rodríguez, y la familia de Leslie Sánchez y Armando Carrasquillo.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top