En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Un adelanto de los nuevos monstruitos de la Noche de Brujas o Halloween

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HARTFORD.-Escribir en la primera semana de octubre acerca de la Noche de Brujas, El Día de los Muertos o simplemente Halloween pareciera inusual. Aún restan más de tres semanas para estas conmemoraciones que las tiendas nos comenzaron a recordar tan temprano como en las primeras semanas de septiembre, con las ofertas y precios especiales de nuevos disfraces de monstruos, capas de Drácula o sombreros de brujas,.

Halloween no es necesariamente un evento religioso o histórico con personajes y fechas exactas, sino que sus orígenes se remontan al periodo de cosechas de la civilización celta, ocasión de alegría y también de entretención en la que se rendía también culto a los muertos.

El cristianismo abraza en los primeros siglos de nuestra era esta celebración instaurando el Día de los Muertos, de los Santos y Mártires, oportunidad en que la población visita a sus familiares enterrados en los cementerios de todos los continentes.

En Estados Unidos fueron los inmigrantes irlandeses y escoceses relacionados con la antigua civilización celta quienes dan fuerza a esta costumbre reconocida por los disfraces usualmente relacionados con personajes ficticios que imponen el terror, el relato de cuentos de horror, y las nuevas ideas concebidas por los departamentos de mercadeo de las grandes tiendas que inventan embelecos para vender imágenes de terror, las calabazas de plástico y las nuevas novedades de los disfraces de momias y zombis.

No me voy a referir en esta oportunidad a la jungla de personajes que inspiraron e inspiran miedo, susto y desasosiego a los niños, jóvenes y a veces a los adultos, pero es bueno mencionarla.

Desde las clásicas películas mudas en blanco y negro del Conde Drácula, el monstruo del doctor Frankenstein, el hombre lobo, las historias de Edgard Allan Poe, fantasmas, brujas y brujos; llegamos al siglo XXI con la pléyade y legión de zombis, hombres invisibles, crímenes, y la serie de películas de terror en las que compiten por las preferencias de los adictos al sistema de cable las cintas “La guerra de los Mundos,” “El Exorcista,” “Friday the 13,” “El hostal,” y “The Shining,” y “Psycho”entre otras.

Ahora, al ya casi cumplirse la segunda década del siglo XXI, el horror basado en la ficción tiene nuevos personajes y el daño real y concreto que pueden estos entes producir a este país, las mujeres, niños, trabajadores y la paz en el mundo, causan justificado desasosiego y terror.

Con esto deseo referirme al menos a tres personajes cuyos rostros surgen cada día en las pantallas super plasmas de televisión creándonos estrés y un sentido de inseguridad semejante a la que experimentaron los alemanes e italianos durante los gobiernos dictatoriales de Adolf Hitler y Mussolini con sus pólizas raciales y acciones que atentaron en contra de los derecho humanos básicos de la humanidad.

Para comenzar, ya están circulando en las tiendas caretas con el rostro de Donald Trump que se ha convertido desde su forma originaria de payaso estridente y posero de la televisión; en un personaje que atemoriza.

Para muchos Trump es la representación cruda del mal y la crueldad; aunque cuenta con el paradojal e incomprensible apoyo de las multimillonarias iglesias evangélicas que no le perciben como un demonio, sino que como una imagen de Dios y premonitor del fin del mundo.

Esta duplicidad de lo diabólico y divino hace de Trump una figura que utiliza diariamente las mentiras y que según la contabilidad de periodistas acreditados y expertos de las comunicaciones suman más de 4,500 en los años en que corre su presidencia.

Algunos llaman a esta nueva imagen de lo diabólico y modelo del terror, un anticristo ya que cuando Jesús predicaba la paz, Trump habla ahora de fomentar las guerras.Mientras Jesús decía “dejad que los niños vengan a mí,” Trump les encarcela en jaulas y en una ciudad de tiendas semejante a la que el diabólico sheriff Arpiao usaba para amontonar bajo los rayos del sol a los arrestados adultos.

Trump se ha transformado también en un elemento hostil en contra de las mujeres, latinos, personas de color y discapacitados a quienes insulta frecuentemente en sus demostraciones donde se paga a infelices que desean ganar algún dinero para estar detrás del candidato y avivarlo con lemas y gritos promotores de la violencia racial.

Entre otras cosas este nuevo monstruito de Halloween está amenazando la paz mundial siguiendo las instrucciones de su patrón Vladimir Putin quien desea que Estados Unidos se aisle y entre en conflicto bélico con otras naciones o una guerra civil.

Acompañando a estos nuevos caracteres de Halloween o Noche de Brujas, están actuando en dúo los republicanos Paul Davis Ryan Jr. quien llega a este mundo el 29 de enero de 1970 y cuyo centro político está en el estado de Wisconsin; y el senador por Kentucky, Mitch McConnell.

En la actualidad Ryan es el portavoz de la Casa de Representantes, fue fundador del Tea Party, grupo ultra conservador que crea una facción en el seno republicano y continua con entusiasmo acelerando la aprobación de estrategias racistas que apuntan a demoler el gobierno central y acertar golpes mortales a la democracia.

Tanto Ryan como Mitch McConnell, este último nacido en 1942, apoyan y aceleran la aprobación de leyes propuestas por Donald Trump aprovechando la mayoría con la que cuentan los republicanos en el Senado y en la Cámara de Representantes.

Ahora McConnell empuja el nombramiento de Brett Kavanaugh como nuevo miembro de la Corte Suprema a pesar del clamor de millones de estadounidenses que se oponen a este sujeto acusado por tres mujeres de asalto sexual.

Ambos monstruitos, Ryan y McConnell, están facilitando la destrucción del sistema de salud de este país, amenazan con la eliminación del sistema de Seguridad Social, cambiar para peor los sistemas de Medicare y Medicaid; y no trepidan en aprobar leyes que conducirán a la ruina y desesperación a millones de ciudadanos.

 Mientras su patrón mayor Donald Trump distrae a la opinión pública con sus payasadas, sus frecuentes episodios de adulterios, las frecuentes mentiras y los acostumbrados escándalos financieros; estos dos entes del terror aprovechan el tiempo para castigar a las poblaciones más vulnerables, los adultos mayores, niños, veteranos de guerra y las mujeres.

Por otra parte han librado del pago de impuestos a miles de sujetos enriquecidos con la especulación y amenazan el medio ambiente con la desarticulación de pólizas de protección del planeta.

De este modo estos nuevos personajes reales y no de ficción tienen que ser reconocidos por los electores como peligros públicos.

Afortunadamente uno de los diablitos, Paul Ryan; anuncia que no se postula una vez más para el puesto de representante estatal de Wisconsin ya que las enfermedades cardiacas corren en su familia y tiene miedo de llegar no más allá de los 60 años.

Mitch McConnell, también apodado el “hombre tortuga;” aunque más viejolo y poseedor de una fortuna que supera los 25 millones de dólares; se regocija como Jefe republicano en el Senado, no ha hablado de jubilarse y descansar en paz, y constantemente asume posiciones hostiles en contra de emigrantes, trabajadores y personas de buena voluntad.

En conclusión usted no requiere buscar monstruos, disfraces de zombis o vampiros en CVS o Wall Mart. Consiga hoy mismo las fotos del presidente Trump caracterizado como monarca absoluto y autocrático, Paul Ryan luciendo un traje prematuro de cadáver; y la careta de tortuga de Mitch McConnell comentando con sus amistades y vecinos acerca de estos nuevos auspiciadores del horror social.

Dígales también que el peligro de las acciones de estos entes no es cosa de magia o broma; sino que reales y que deben votar el martes 6 de noviembre para exorcizarlos.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top