En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Mi novio tiene un nombre raro que me confundem, por La Tía Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Querida Tía, Para no quitarle mucho de su valioso tiempo, quiero de todos modos saludarla y desearle que no se sienta resentida en este mes de octubre y los cambios del clima, señal clara del fin del mundo, según dice mi Pastor Alondro Pillero de la Iglesia El Verdadero y Fidedigno Nombre de Jesús. 

  Ellos son evangélicos y formaban parte de las Iglesias Unidas/Coalición Única, Nagnifica y Verdadera de la Alianza de la Verdad Absoluta, pero se dividieron por una cuestión teológica que tenía que ver con política, tema que a mí no me gusta ni interesa.

  Fue en el Templo donde conocí a mi actual novio que de acuerdo a la descripción que la muchacha hizo en la edición pasada de “su novio genial,” se parece mucho al mío ya que es buena gente, placentero, le gusta hacer chistes, improvisa para las navidades y me trae flores frescas; no las de ese desgraciado que las recogía por el camino antes de llegar al departamento de su enamorada.

  El problema que tengo con mi novio no es que sea vago, brusco o le agrade dar empujones, no.  Los corajes se le van solos y a los cinco minutos se está disculpando y enviándome textos.  Pero tiene un problema. 

  Un día a la salida del Templo vino una amiga a quien le llaman Cupida White ya que siempre anda formando parejas y se acercó a mí con este muchacho sonriente como un comercial de cervezas y me dice, “Iva, te quierou preshentar a eshet caballerou.”  El caballero que era mi actual enamorado, me dio una mano cálida y se presentó como Pio que de inmediato me sonó a gallinero porque usted debe saber la canción, “los pollitos dicen pio-pio-pio, cuanto tienen hambre, cuando tienen frio.” 

  Yo le respondí con mi nombre que es Eva Cuare Caicedo y me di cuenta que Pio no me soltaba la mano que la verdad tía ardía como guatero de diablo.  Finalmente pude retirársela de esos dedos que eran como tenazas y eso fue todo.  Como soy de las que injustamente llaman en Puerto Rico “Jamona,” este muchacho me había llamado mucho la atención, me texteaba, y para hacerlo sufrir un poco y probarlo, no fui al domingo siguiente al Templo.

  Tía, Pio ha llegado el domingo pasado con un ramo de rosas un poco ajadas porque me las había traído (pobrecito) el domingo en que estuve ausente, pero que igual se las agradecí.  Nuevamente me ha agarrado la mano cuyos dedos eran como pinzas de dentistas de pueblo chico y que estaban más calientes que zapato en el techo.

  Al final del servicio en el que el Pastor nos advirtió que nos arrepintiéramos incluso de haber nacido porque se verán cosas terribles ya que probablemente una mujer será la presidenta de los Estados Unidos,

Pio de inmediato me invita a almorzar y le dije que si con la condición que fuésemos al Restaurante Comerio donde venden el mejor arroz con gandules de la región que prepara la cocinera Peta. 

  Me di cuenta de que Pio estaba como algo incómodo y al comienzo pensé que no tenía dinero como muchos sinvergüenzas que he conocido y que a la hora de pagar la tarjeta Visa no les trabaja.  “Es que había pensado en Costa de Sol,” me dijo y yo me dije, “Ah, la cosa va fina.”

  En el restaurante lo conocían, cuestión que me pareció bien y mal.  Bien porque se notaba que era un cliente conocido y mal porque quizás este tipo ya había llevado allí a otras y después del vaso de jerez, gentileza de la casa; se las llevaba al Berlin Turnpike, también llamado la “Ruta del Matre” donde hay tráfico sexual de nenas (huyyyy).

  Estábamos saboreando el delicioso pan gallego con mantequilla gallega, cuando se acercó otro muchacho que saluda a mi enamorado diciéndole “te ves muy bien Peito.”  Pio enseguida me presenta, se puso pálido y le temblaban las orejas. 

  Poco después llego el amable mozo que nuevamente saluda a Pio con un afectuoso, “Don Peo, como le anda.”  De nuevo lo mismo.  Para hacer la historia más corta le diré que Pio me visita a mi departamento, que ya hemos yacido y a los dos nos gusta el matre.  Una noche después de un apasionado coito que contradiciendo a las muchachas orgiásticas superaba con creces los quince minutos; le pregunto en ese ambiente de intimidad que se crea después de una relación carnal acerca de su nombre. 

  Allí Pio me confiesa que su nombre completo es Peonio de las Mercedes, pero que desde la escuela lo fastidiaban con el nombre de “Peo” que vendría siendo una abreviación del otro.

  Tía esto me tiene confundida porque no me veo diciéndole al oído, “que bueno eres peito,” o “Peo, ven a cenar.”  Por favor oriénteme pa’ rápido.

Sehila


Respuesta

Querida Sheila,

  No sé si tu nombre se escribe como yo lo he hecho, porque ahora hay muchas variaciones y a una niña de meses le adjudican un nombre sin preguntarle si le gusta o no. 

  Fíjate que Peonio no es un nombre creado para avergonzar y seguramente sus padres eran personas ilustradas que sabían de la cultura griega.

  Resulta mija que Peonio de Éfeso fue un prestigioso arquitecto griego de la época helenística que vivió entre los años 420 y 380 antes de Cristo. 

  Se cuenta en la historia que en colaboración con otro colega llamado Demetrio, terminó de construir el Gran Templo de Artemis e iniciaron con Dafnis el famoso Templo de Apolo Dimideo en Mileto.

  Lamentablemente esto no lo sabe toda la gente y ciertamente el ilustre nombre se puede prestar para bromas pesadas o sorpresas.

  Es que en décadas recientes la cuestión de los nombres para los nenes y nenas se ha escapado del control del Santoral Católico donde están todos los nombres basados en Santos o Santas, y hay por otro lado nuevos nombres que han incursionado en la jeringonza idiomática que a veces confunde sobre todo en las escuelas. 

  Hablábamos anteriormente de la tendencia en los años sesenta de unir las primeras silabas del nombre del padre con el de la madre y desde allí surgía un nombre nuevo, creativo, pero fuente de problemas en el banco, el Departamento de Motores y Vehículos, e inmigración.

  Recuerdo el nombre “Lourna” que surgía de Lourdes y de Natividad.  Como no olvidarme de Manisa, resultante de Manuel e Isabel, y para que seguir.

  Por este motivo el nombre Peonio no es tan extraño, salvo que alguien desee usar las formas coloquiales “peito,” “peón,” “peo,” o “pein,” pero la idea de que tu novio se haga llamar Pio no es una mala forma de disimular el problema.

  Revisando el Santoral, la cosa pudo ser peor para Peonio ya que están los nombres Simeon, Tetta, África, Antusa, Emerenciana, Eustaquia, Milburea, Oportuna, Baco, Bayulo, Nicon, Paciente, Petronaco, Glicerio, Gangulfo, Gaudencio, entre otros que ahora parecen pieza de museo, pero que a veces se les dan a niños nacidos en el campo o la sierra.

  Con esto te digo que no te preocupes tanto y con lo de “Pio” basta y sobra, salvo que el día de vuestro matrimonio el Juez de Paz o el cura tangan que decir, “esta es la unión sagrada de Peonio de las Mercedes con Sehila.”

  Por lo que me cuentas chicuela, las cosas caminan más que bien con Peonio quien siempre tiene la posibilidad de cambiarse el nombrecito, pero esto significa un problema funesto con el Seguro Social, las Pensiones, las cuentas de banco y la licencia para conducir.

  Espero que todo se resuelva pero para vuestros vástagos piensen antes de proceder para que el niño no sufra.  Se les quiere mucho demasiado

Tía Julia


 

Comentarios de la carta anterior a los Consejos de la Tía Julia. 

Tía, yo sé que es malo desearle mal a una persona, pero este Trump nos tiene mal y con mis esposo nos vienen al celebro ideas homicidas y malignas.  Por favor no piense que vamos a ir a Washington ya que la Casa Blanca necesita de un exorcismo.  Fanny de Groton.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top