En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Mi esposo es sumamente supersticioso y me da miedo, por La Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Querida Titi,

Contraje matrimonio y problemas hace siete años con un muchacho ya mayor que nació dice que en Patillas, un lugar en Puerto Rico donde todavía son muy tradicionales, hacen las novenas para la Virgen del Respeto y organizan procesiones tan populares como es la del Señor de los Milagros que auspician los peruanos.No sé si será por eso que Justo es un hombre muy devoto, que habla con una voz baja y tan baja que en el barrio lo conocen como “puerta cerrada.”

Al principio no me caía bien pero como los años estaban pasando y comencé a notar algunas arrugas cerca de los ojos, caries en los incisivos, y una que otra cana, decidí entablar esta relación con mi actual esposo que me lleva 23 años de diferencia.

A veces pienso que es un amor paternal, pero yo lo animo en el matre y responde con ingenio, aunque me obliga a confesarme y comulgar todos los domingos en la Parroquia para controlarme ya que todos los hombres son así, pero que le vamos a hacer dijo una vaca cuando le extraían la leche manoseando a la pobre con las manos heladas.

El único gran problema de Justo es que le teme a muchas cosas y desea que yo no las haga.Esto no tiene que ver solamente con esto de no pasar debajo de una escalera porque según él es “mala suerte,” o porque jamás desee viajar los martes por el dicho ese que dice “Martes no te cases ni te embarques ni vayas a ninguna parte.”

Al comienzo de nuestro matrimonio no había notado estas manías de Justo, pero como yo me reía de sus cosas, me di cuenta que comenzó a enojarse y por ser pasivo agresivo, dejaba de hablarme, no me atendía por las noches, y me criticaba por mi corte de pelo.

Para no enfurecerlo decidí seguirle la corriente a pesar de que una amiga me aconsejaba que lo dejara porque Justo era un viejo apolillado, maniático e insólito.Finalmente tía, no le hice casa a mi “amiguita” que ya se ha divorciado como tres veces y creo que desea hacer un club de mujeres amargadas.

Sin embargo titi hay cosas que me han dado coraje y el enojo me corroe las entrañas.

Un día en que estábamos limpiando el baño (él siempre me ayuda en estas cosas), por un descuido mío se cayó un espejo y que quebró en más de veinte pedazos.Para que fue eso.Este tipo comenzó a rezar algo en latín y me pidió que no tocara los pedazos.Pensé que era para no cortarme, pero no, me dijo que romper un espejo eran siete años de desgracias y que la única manera de evitar la maldición, era recoger todos los pedazos y pedacitos, envolverlos en papel de aluminio y enterrarlo debajo de un pino a la medianoche de un día jueves.

Por allí estuvimos discutiendo pero finalmente tuve que pasar por envolver cada pedazo de vidrio del espejo como él me dijo y una noche fuimos a enterrarlo a la casa de un vecino que dicen es espiritista.

Otro día mientras hacia una vianda con bacalao que a él le gusta mucho, se me ha resbalado la botella de aceite de oliva y nuevamente; este tostao dio un salto en la silla y haciendo una cruz con los dedos grito “vade retro Satán”

Allí me dijo que derramar aceite era tan malo como dejar caer agua bendita y para evitar que nos enfermáramos, teníamos que limpiar lo derramado con agua salada y enterrar la toalla (nuevamente un hoyo) en un cementerio de Bloomfield.

Tía, creo que ya usted se está dando cuenta con lo que estoy bregando y aunque estos accidentes no pasan todos los días; este hombre me tiene atemorizada y me hace subir la presión y el azúcar lo que no es bueno para mí porque tengo diabetes número 2 que no es tan mala como la # 1 sino que todo lo contrario.

Desearía Titi que me respondiera ya que necesito solucionar este problemita antes de Halloween.

Dinadora


Respuesta

Querida Dinadora,

Tu carta me ha emocionado, aunque no me explico como a la gente se le ocurren tantas cosas que parecieran extraídas como un molar, desde el interior de un cuento de horror y misterio.

Te doy las gracias por tus palabras y expresiones de encomio que hacen más fácil mi transcurrir por esta existencia donde a nosotros nos fastidian con impuestos que otros que cuentan con abogados picapleitos evitan.

Imagínate mija que una modelo/prostituta acaba de publicar un libro describiendo con detalles sus interacciones carnales con el presidente.

“Pechuga” Daniels (su apellido es Clifford) que es el nombre de la casquivana fémina en cuyo departamento tenía un letrero luminoso que rezaba “Pase a casarse sin compromiso;” escribe en su libro que Trump tiene las manos chicas y lo otro también asegura que al mirar aquello parecía la cabeza de una explosión nuclear y era como un hongo, arjjjjjj.

Es que “así están las cosas,” dicen los evangélicos que le siguen riendo las gracias al degenerado que siendo presidente le pone cuernos a Melania y la envía al África para llevarle mensajes a Putin de modo que este bregue otra vez en la intervención electoral para el seis de noviembre.

Con todo esto, el hecho de que tú esposo Justo sea de Patillas que está cerca del Guabate en Puerto Rico; pareciera un hecho irrelevante, pero te felicito por sacrificarte casándote con él y soportar sus manías, y olores probablemente el producto de turbulencias intestinales y flatulencias.

Claramente, el hombre es supersticioso, pero primero te invito a que examinemos que significa esta palabra que para algunos suena tenebrosa, tétrica, sombría, lúgubre y tan misteriosa como adivinar los impuestos que Trump y los ricos de los Estados Unidos no le han pagado al gobierno federal.

De acuerdo a un amigo mío que escribe acerca de temas metafísicos, la superstición es la creencia contraria a la noción lógica y que atribuye una explicación mágica a la causa de los fenómenos, procesos y sus relaciones.

En otras palabras que un gato negro se atraviese por tu camino no significa que se te transmitirá chinchas, ni que al cruzar debajo de una escalera de esas que usan los pintores de brocha gorda para diferenciarlos de los que usan pinceles, aunque hay un pintor en Hartford que pinta con las gordas; te vayas a morir a la media hora.

La explicación mágica de los fenómenos se aúna con el folklore de los pueblos, las culturas y aquellas explicaciones de sucesos cuando no se utiliza un método científico.A veces esto se combina con creencias religiosas que de por si son metafísicas (mas allá de lo físico) y la gente que va mucho a la iglesia a veces se confunden.Me refiero a los estudios acerca de las alas de los ángeles, las reliquias de Sansón, y los resplandores de la noche de Pentecostés.

A modo de ejemplo, hablaba con el señor Jefferson Puntilanka, quien es un chamán de New London y me decía que esto de cuidarse y no pasar bajo una escalera, tiene que ver con tres cosas: la ley de las probabilidades, la Santísima Trinidad, o con la ausencia de medidas de precaución.

 Don Jefferson me decía que hay una posibilidad en 100,000 que a alguien que pase debajo de la escalera apoyada en una pared le caiga o pintura, un recipiente con concreto, un ladrillo, martillos o una pala.Desde el punto de vista religioso y metafísico, dice Puntilanka que al poner una escalera apoyada a una pared se forma un triángulo de tres ángulos agudos que simbolizan a la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo.)

 Según la gente de Patillas, cruzar por entre estos tres elementos teológicos sería una falta de respeto y uno paga las consecuencias ya que los ángeles se enojan mucho demasiado.

Finalmente en los Estados Unidos y esto depende desde el punto de vista de la precaución y las compañías de Seguro, cuando hay escaleras o trabajos de construcción en el exterior de edificios, ponen cintas y carteles anunciando la posibilidad de peligros e incluyen a veces a un policía para velar.

Por este motivo, no intentes disuadir a Justo de estas creencias supersticiosas ya que en el fondo de su alma, el hombre siente miedo y como es sumamente ansioso, seguir estas reglas absurdas, le provee tranquilidad.

No rompas espejos ni derrames el aceite, levántate pisando primero con el pie izquierdo, no te cortes las uñas los días de la semana que tienen la letra “erre,” (martes, miércoles, viernes), y si Justo dice que un vecino es “salado” y trae mala suerte, créele, aunque tú sabes que son partes de su manía.

Espero que sigas casada, que Justo no te chave mucho con sus changuerías, y “toco madera” para que no te pase nada malo.

Tía Julia


Comentarios acerca de los Consejos de la Tía.

Tía Julia, a mi novio le gustan los jeans más apretados que mano de baby para lucir el paquete pero la verdad verdad, es que no es genial como parece.En otras palabras, las apariencias engañan. Lucy de Meriden.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top