En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

¿Qué hacer en tiempos de vacas gordas?, por Lic. Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

El término vacas gordas proviene de la Biblia. El Génesis, en su capítulo 41, narra que el Faraón soñó que del Nilo salían siete vacas hermosas y robustas e intempestivamente del mismo río emergieron también siete vacas huesudas, de feo aspecto, que devoraron a las primeras. Ni los sabios, ni los adivinos, ni los brujos del reino pudieron descifrar el sueño. Entonces, el copero del Faraón recordó que durante su corta estadía en la cárcel conoció a José, un joven hebreo que interpretaba sueños, y lo mandaron a llamar.

Cuando José estuvo frente al gobernador de todo Egipto, le dijo: «Dios responda en buena hora a Faraón». Las vacas gordas significaban siete años de prosperidad, abundancia, empleo, salud y buenas oportunidades. Las vacas flacas representaban siete años de escasez, decadencia, hambre, enfermedad, pérdidas y pobreza. Pero José no se limitó a decodificar el sueño al Faraón, también le dio sabios consejos procedentes de Dios sobre administración, gerencia y liderazgo.

¿Qué hacer en tiempos de bonanza?

Trabaja, ahorra y administra tus bienes como si estuvieras viviendo tiempos de escasez. «¡Anda, perezoso, fíjate en la hormiga! ¡Fíjate en lo que hace, y adquiere sabiduría!» (Proverbios 6:6 NVI). Este insecto sin tener un guía se dedica durante el verano a recoger y guardar en cuevas su alimento, al llegar el invierno descansa, come, y disfruta de la cosecha de su trabajo.

Si eres joven, fuerte y sano trabajar con perseverancia para construir un buen porvenir. De tú sabia administración financiera dependerá el mañana que te tocará vivir. Si ahorras para cuando llegue la vejez, la jubilación y la recesión, tendrás estabilidad y sustento para disfrutar esa otra estación de la vida.

También debes administrar sabiamente tu salud, el tiempo, el noviazgo, el matrimonio y hasta de la despensa. Evita derrochar en época de abundancia, a menudo malgastamos nuestros bienes materiales y espirituales pensando erradamente que nunca nos van a faltar.

Los tiempos de vacas gordas son meses de verdor, frutos maduros, abundancia, puertas abiertas y de excelentes oportunidades. ¡Aprovéchalos! Mientras otros se dedican a criticar a los gobernantes dedícate tú a labrar, sembrar, cosechar y administrar bien tus recursos para que nunca te falte nada, aprende a invertir y a multiplicar tus bienes, «así tus graneros se llenarán a reventar y tus bodegas rebosarán de vino nuevo» (Proverbios 3:10 NVI).

_____________________

Copyright 2017. Si quieres leer más artículos como este sígueme en mis redes: https://lilivivelapalabra.wordpress.com/ https://www.facebook.com/reflexionesvivelapalabra/ https://twitter.com/lili15daymar

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top