En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“Se enojaron con nosotros para la noche de Halloween”, por La Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Querida Tía,  Nos enteramos a través de un pajarillo de su viaje a Santo Domingo y Cuba donde va a participar en cursos especializados de espiritismo y rituales afrocubanos, incluido el degollamiento de gallinas solteras como sacrificios a dioses de Gana.Yo no sabía que por seguir esos estudios dan un doctorado y al regreso puede oficiar de Juez de Paz en matrimonios, limpiezas de casas y despojos.Si este es el caso, apenas regrese me lo deja saber para que me haga algunos despojos ya que pienso que me han hecho mal de ojo.

Resulta Tía que tengo apenas la edad imprecisa de nosotras las damas, es decir los Sin Cuenta y de repente se me han venido los inviernos encima.Estoy como decía ese cantante francés que se quedó como argentino y nadie dijo nada, “Las nieves del tiempo platearon mi sien, Viste.” Me refiero a Carlitos Gardel a quien da gusto escuchar porque allí hay poesía y música de Le Pera,Era distinto a la “música” de ahora

Como le contaba, he llegado a esta edad en que las gringas dicen que se ponen más activas en cualquier entorno, sea este el gym o el matre; pero a mí me ha venido mal muy mal la edad porque me descubrieron un soplo al corazón, tengo una tendencia a acumular piedrecillas en el riñón, y me han salido juanetes en los dedos y me tendré que operar de una espuela de gallo. También descubrieron que me estoy poniendo sorda y debo usar los audífonos.Ah! Se me olvidaba las mascarita de astronauta para los ronquidos.

Aun así y ya que no soy supersticiosa, celebramos con Quique, mi esposo, la noche de Halloween e hicimos un get together en la casa de mi suegra a quien le gusta cocinar y no se queja como la lectora de su columna de la semana pasada.

A pesar de mi artritis a las rodillas, se nos ocurrió usar algo especial y distinto, y no me refiero al caso de esa pareja en que él se vistió de presidiario y la novia de monja.Eso fue una falta de respeto.Sin querer revelarle aun nuestros ingeniosos disfraces; debo decirle que una prima evangélica a quien había invitado a la fiesta, me salió con la cantaleta de que eso era cosa del demonio y que Dios no perdonaba.Sin embargo, en el tiempo del Señor, las personas usaban capuchas y túnicas para el frio de la noche y de alguna manera como que se disfrazaban.

Ese fue el primer problema y la prima me dijo una vez más del culto del Pastor Guiso Ortiz para que renunciara a las prácticas del demonio. Huyyyy.

La cuestión fue que mi esposo trajo una máscara de goma para él, y no le voy a decir todavía a quien representaban en la máscara, y yo me había maquillado muy bien. Como me parezco a la esposa del tipo de la máscara, nos miramos al espejo y nos dio miedo por a semejanza.

Como la casa de mi suegra queda al lado del proyecto donde vivimos, nos fuimos caminando del brazo pensando que la gente se reiría y que nos aplaudiría. Un error. Pasamos frente a una escalinata donde había otros disfrazados y esto en vez de regocijarse comenzaron a gritarnos “desgraciados,” “asesinos,” “papeadores,” e incluso nos arrojaron agua gritándonos improperios, pullas, insultos, denuestos y maldiciones. Tuvimos que apresurar el paso ya que una señora que estaba en un segundo piso comenzó a arrojarnos papas.“Sácate la careta,” le sugerí a mi esposo, pero como es llevado de su idea porque es de Cidra, no me escuchaba y continuamos nuestra caminata hacia la casa de mi suegra lo que fue un verdadero calvario porque en otra esquina había un grupo de títeres en motocicleta que nos arrojaron cerveza y nos gritaron más denuestos, entre ellos, “ladrón con licencia,” “chupasangre,” y “abusador de niños.”

Gracias al Señor, pudimos llegar a la casa de Romilia que es el nombre de mi suegra, pero allí la bienvenida tampoco fue cariñosa ya que un cuñado de la hermana de la prima de la dueña de casa de la vecina, le dio un empujón a mi esposo y le mancho el abrigo negro con harina cruda.Al torpe de Quique se le ocurrió gritarles “Vuelvan a sus países y no vengan a joder más.”Otro error.

Para no recibir más abuso, escupos ni patadas, Quique se sacó la careta que llevaba puesta y allí como que la gente de la fiesta se reía, pero no mucho.

Como en las familias al final todo tiene una solución; comenzó el baile y fue gracioso ver a mi esposo vestido de Donald Trump y yo como Melania bailando “Despacito” y los merengues apretaditos.

Tía la noche no fue una experiencia buena ya que mi prima ahora nos llama pecadores y nos envía copias del Pentateuco de la Biblia. Yo no me disfrazo más en mi vida ya que con la correera escapando de los títeres me duelen más las rodillas.El abrigo de mi esposo que habíamos comprado en un especial en Wall Mart se chavo todo y yo le pedí que botara la máscara.

Desearía saber su opinión, querida tía, y le deseo un buen viaje.Vuelva pronto.

Enriqueta


Estimada Queta, diminutivo de tu nombre en Bolivia o también Quetita que no se puede confundir con Quietita.De hecho hija mia viajo para adquirir más conocimientos y aprender quiromancia, cartomancia y ver si me puedo graduar de psíquica.Volveré con más conocimientos, entre ellos de lo los despojos.

Definitivamente las celebraciones de Noche de Brujas no dejan de ser interesante con esto de los niños y niñas que van a las casa gritando “dulce o truco.”Como decíamos anteriormente, la tradición de Halloween pareciera ser de origen Celta o y Anglosajón y se pensaba que en la víspera de la fiesta de Todos los Santos, Primero de noviembre; era posible observar por las calles que en esos entonces no tenían alumbrado público, a las brujas y fantasmas.

Según decía el fantasmologo Julian Gosth, la gente creía que en esa noche los muertos parecían cobrar vida y se convertían en momias, políticos corruptos, brujas, fantasmas, apariciones, y espectros.Como en esos tiempos la gente le temía a estos espantos, creían que al disfrazarse podrían confundir a los aparecidos y no serían reconocidos por estos seres malignos.

Ahora y como tan bien relatas, los disfraces cambian y como hay tanto material de fantasía en las películas, los zombis se han diversificado, hay nuevos aparecidos, y en los últimos años no han faltado las máscaras de políticos corruptos o ladrones.

Anteriormente había recomendado que nadie usara disfraces que produjera resquemor en las gentes o despertara odio. Esto de vestirse y caminar como presidente por la calle Park es más peligroso que tomar un purgante antes de una fiesta.

Con esto de los locos blancos disparándole a las iglesias o enviando bombas por el correo, tienen que cuidarse porque ahora están demasiado.Imagínate lo que será este país si es que los repus continúan en mayoría en el Congreso.Hija, hay que cuidarse.

Finalmente y como decía el cantar, “me voy, pero un día volveré” y con mis nuevos conocimientos podre orientarles más y mejor.

Algunos de los cursos son “Introducción a las yerbas,” “Ritual de la limpieza y convocatoria a Changué,” “La palma de la mano, las rayas y el hoyo,” entre otros.

Sinceramente deseo que las cosas cambien el próximomartes 6 de noviembre, que el pueblo despierte y luche, y que no se les ocurra disfrazarse como el Omen

Amigos y amigas se les quiere mucho demasiado y se me cuidan

Tía Julia

Comentarios a los Consejos pasados de la Tía Julia.

Tía, yo sé que es malo desearle mal a una persona, pero este Trump nos tiene mal y con mis esposo nos vienen al celebro ideas homicidas y malignas.Por favor no piense que vamos a ir a Washington ya que la Casa Blanca necesita de un exorcismo.Fanny de Groton.

 

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top