En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Pavo, pernil, pollo o estofado de lechugas… por La Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Consulta:  Nunca suficientemente ponderada ni reconocida Tía Julia.

Se le escribe y saluda con respeto en esta época en la que todos nos preparamos para unir a las familias alrededor del Pavo que paga las consecuencias después de que los ingleses llegaron a este sufrido continente y se quedaron con todo, incluso los pavitos.

Por acá por el barrio cerca de la Main, se comenta que Trump va a seguir con la tradición de perdonarle la vida a un pavito, pero que este año 2018 ha solicitado que este sea una avecita de color blanco ya que como usted sabe él es racista y odia ese popular dicho que dice “por las noches todos los gatos son negros.”

Nos han contado que a tanto llega esta manía racial del “presidente” que por las noches no apaga las luces porque odia la oscuridad, evita los túneles y tampoco disfruta de esa hermosa canción que dice “sombras nada más, entre tu vida y la mía…” compuesta por Francisco Lomuto y José María Contursi.

Para que decirle como Trump aborrece también esa otra melodía que le encanta entonar a nuestro amigo William Newton (que hace poco estuvo en Miami por lo de Walter Martínez) y dice, “Pintor que pintas con amor, píntame angelitos negros,” compuesta por Andrés Eloy Blanco y Manuel Álvarez Macisto.

En fin en este entorno de racismo extremo estamos despidiendo el 2018 y yo preparándome para preparar el tradicional pavo que según cuentan están alimentando con hormonas para que se reproduzcan de un modo acelerado.A mi esposo Fabián que le encanta el pavo en sus modalidades de asado, relleno, en asopado y pasteles le han crecido los pechos y con un poco más se parecerá a la prostituta preferida de Trump esta muchacha “pechugas” Daniels que escribió un libro porno donde describe una noche con el hongo.

Bueno, y entrando al tema de hoy; le comento que en la década de los setenta la celebración del pavo era más fácil ya que uno iba al recordado supermercado Finast y compraba una ave de 20 libras o más, dependiendo de la cantidad de hormonas.Este año en que con Fabián abriremos las puertas de nuestro hogar a la numerosa familia que hemos engendrado con amor y pasión; la cuestión se está complicando y le explico porque.

Fabián y dos de mis hijos son fanáticos del pavo y los pasteles que yo para ahorrarme el trabajo se los compro a una señora que los prepara muy buenos y se pone una malla en el pelo y usa guantes para preservar la higiene.

Sin embargo tía y aquí está el problema, una de mis hijas me salió vegana y no come carne porque dice que no le agradan los cadáveres de animalitos.Usted no sabe los esfuerzos que Isabelita nos hace pasar ya que tenemos que llevarle al colegio en Storrs sopas de berenjenas, carne vegetal y otras maravillas que nos obliga a comprar en un negocio que se llama “La Raíz,” donde también venden unos caldos siniestros a los que Fabián llama “agua con tierra” y saben a diablo.Este va a ser un gasto extra ya que Sonia se queda con nosotros el fin de semana de Acción de Gracias y tenemos que comprarle zanahorias y frutas variadas.

Por otro lado a mi hermana Talía le encanta el pernil, odia el pavo ya que dice que estas aves son carnívoras y comen arrieritos y otras cosas a las que no me referiré porque me da asco.Sin embargo el lechón que es su carne preferida nos es tampoco higiénico ya que como usted que es del campo habrá visto como se revuelcan en la tierra, comen lagartijos y en fin.Para mis estos significa un gasto extra y más preparaciones. Finalmente a mis sobrinos les agrada más bien el pollo y no comen uno sino que varios y voy a conseguirles los pollos asados Kentucky ricos en grasas y fermentos venenosos.

Con todo esto querida tía y aunque siguiendo los consejos que usted le dio a la señora a la que tenían de cocinera; he delegado funciones, pero aun así, siempre a mí me corresponde la coordinación del evento y prepararle comidas especiales a unos sobrinos adolescentes que usualmente andan con trompa y no le dan las gracias ni a papa Dios.

Anticipando todos estos trabajos, he pensado hasta en “enfermarme” de bronquitos para evitar el trabajo, pero Fabián se me pone triste y me da tristeza que se apene.

Por favor aconséjeme que ya, a una semana del banquete estoy ya cansada.

Dolores


Respuesta,

Querida Dolores,

Como el apellido de tu esposo Fabián es “Cabezas” me parece interesante la combinación Dolores de Cabezas que era la forma antigua de significar que tú estabas casada y a tu nombre se agregaba “de,” cuestión que las feministas extremistas aborrecen porque dicen que las casadas no son propiedad de nadie.

Claramente tienes un problema de progenitora y hay muchas variables que te están chavando el parto.Es cierto que hasta hace dos décadas atrás la gente comía lo que había en el mal llamado Día del Pavo donde cada jornada de Acción de Gracias se van a ajuste en los Estados Unidos una cantidad de 44 millones de avecitas.

Pero fíjate en esto, los estadounidenses no solamente comen pavo para el Día de Acción de Gracias, sino que también devoran 22 millones para las Navidades y 19 millones para Eastern.

También debes tomar en cuenta que solamente en el 2011, los estudiosos del pavo; calculan que cada estadounidense consume una porcentaje de ONCE libras de pavo y que California es el Estado donde más comen los trozos cadavéricos (como dice tu hija vegana) de estas avecitas que son más tranquilas que una foto.

Sin embargo, y a pesar de que esto del pavito se ha transformado como en todo en un negocio y se ha perdido la idea original de dar Gracias y Unidad familiar, de cada 10 estadounidenses, 9 comen y les agrada la carne del pavo que se produce en granjas localizadas en Minnesota, Carolina del Norte Arkansas, Missouri y Virginia.

Tu carta es para mí muy reveladora ya que en estas estadísticas comienza al menos en la Costa Este de los Estados Unidos y vecina al Caribe a destacarse la influencia boricua del consumo del lechón que ha sido tradicional en las navidades en Puerto Rico, pero que ahora se ha extendido por estos lados de tal modo que no hay un buen Día de Acción de Gracias, sin la presencia de la carne de lechón en su tradicional modalidad del pernil.

Desde un punto de vista antropológico o más bien lechonologico, el cerdo, marrano, puerco o chancho; se hace también presente a través del Pavochon que como ustedes bien saben es nada menos que el pavo relleno con carne de lechón de modo que los restos cadavéricos del pavo se impregnen de un modo intenso y vigoroso en los tejidos profundos del ave con la del cochino; creando la ilusión de que el pavo es en sí un lechón, o que el lechón es en si el ave.

Ahora bien en cuanto a lo del pollo, esta es otra modalidad que permite que quienes no se adhieran a honrar el sabor del pavo, puedan consumir un ave más pequeña, pero también llenas de hormonas para hacer que las avecitas aumenten de peso.Esto se nota en una grasa y baba que se observa en el pecho del pollo o gallina soltera que consumimos durante el año.

En cuanto a la hija vegana, es esta una tendencia moderna de personas que aborrecen los restos cadavéricos de aves y animalitos y que prefieren alimentarse de granos como el maíz, trigos, raíces y hierbas a la modalidad del gran Kung-Fu a quien agradaba también caminar a pie pelado para ahorrar zapatos.

Mija, yo te recomendaría que tomaras una decisión con Fabián y es que anuncien que lo que hay es PAVO y a quienes agrade la langosta, el caviar o el filete miñón, que aporten y colaboren en la empresa.A la vegana, que se le va a hacer; pero seguramente es una de las que estará menos expuesta a la intoxicación de grasas, antibióticos, hormonas y pesticidas producidos por Monsanto.

Te deseo suerte y por favor túmbale el carrito a quienes piensan que eres la cocinera del Comercio o Aquí me Quedo, y para el 2019, siempre existe la solución del Boston Market.

 En nuevas ediciones me referiré a los gastos en regalitos que es una forma exagerada de gastar dinero dictado por las compañías comerciales y fabricantes de ropas y juguetes electrónicos.

Julia

Comentarios a los Consejos de la Tía Julia de la semana pasada.

“De la pava me encanta el muslo, de la polla es la pechuguita, de las gallina es la colita, y del lechón, las orejitas.”Joel, el poeta negro de Ciales.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top