En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

La tragedia de 750 centroamericanos que intentan llegar a Estados Unidos por México

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

COBERTURA ESPECIAL DESDE MEXICO

La Casa del Peregrino, un hacinamiento de esperanza mientras llegan a su destino “Estados Unidos ha descompuesto Centroamérica y por eso siguen viniendo”,
P. Alejandro Solalinde

MEXICO DF.- La Casa del Peregrino San Lorenzo, es un albergue ubicado cerca al Monte de Piedad, a dos cuadras de la Basílica Nacional de la Virgen de Guadalupe, conocida como la Villa, que en este momento hospeda a 750 salvadoreños y hondureños que intentan llegar a los Estados Unidos en caravana y que poco a poco empieza a diluirse por los comentarios xenofóbicos del Presidente Donald Trump, el cansancio, el hambre y la dificultad de viajar a pie por días y por caminos inimaginables.

 Cansados, hacinados en montoncitos o caminando de un lado a otro los 750 centroamericanos que viajan rumbo a los Estados Unidos desde hace un par de meses esperan con ansias las noticias que trae el P. Alejandro Solalinde, de la Diócesis de Oaxaca, quien se echó al hombro el éxodo masivo de salvadoreños, guatemaltecos y hondureños que están intentando llegar a los Estados Unidos con la esperanza de iniciar una nueva vida de trabajo y oportunidades.

“Hay una crisis generalizada por los presidentes centroamericanos, en turno, que no se han preocupado por los migrante ni por los pobres. Estados Unidos ha descompuesto Centroamérica y por eso siguen viniendo (migrantes) por la violencia que han generado los Estados Unidos con las guerras y las dictaduras”, dijo el P. Solalinde, quien a su juicio militarizar la zona fronteriza estadounidense para evitar el paso de los inmigrantes refleja que el Presidente Trump “es una persona desequilibrada, racista, enferma, xenófoba, que odia a todo mundo que nunca puede generar sentimientos de compasión mucho menos de solidaridad”, insistió el sacerdote diocesano.

Pero debido a la llegada de los inmigrantes a las inmediaciones de la Casa del Peregrino San Lorenzo, ubicada en la Calzada de los Misterios, alcaldía Gustavo A. Madero, los comerciantes de una tienda (tianguis) ubicada a las afueras del lugar dijeron estar “preocupados” de que aumente la inseguridad durante la estancia de los centroamericanos.

Luego de la entrada del contingente al lugar, varios vendedores se acercaron al sacerdote y activista, Alejandro Solalinde, para exponer su inquietud sobre la estancia de los centroamericanos. “Nuestros puestos están a la intemperie, y ¡sí!, tenemos miedo de que vayan a abrir los puestos y a sacar nuestras pocas cosas. Porque nosotros vivimos del comercio”, expresó María de los Ángeles, una de las vendedoras de la zona.

Tras escucharlos durante unos cuantos minutos, Solalinde comentó que estará atento al tema de la seguridad, y confía en que los migrantes no generen un ambiente de tensión.

“El padre dijo que nos va a apoyar. Que los muchachos van a estar tranquilos, que no nos van a hacer ninguna anomalía, y eso nos tranquiliza un poquito. Pero por los comentarios que se han dicho, sí deberían poner un poquito más de vigilancia”, resaltó la mujer. En este sentido, comentó que su preocupación está relacionada con un tema de seguridad para los comerciantes de La Villa, y no de discriminación, como se ha suscitado al Norte del país.

La presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDH), Nashieli Ramírez Hernández, manifestó que este grupo formará parte de la tercera caravana que entró a México. Y expresó que a partir de hoy (martes), el Jesús Martínez Palillo “recuperará su vocación” de estadio, por lo que el domingo que viene los migrantes serán trasladados en camiones de la Red de Transporte Público (RTP) y M1 hacia la nueva sede.

“Por más que estén las carpas, que tengan su tarima, el frío está muy fuerte y necesitábamos un lugar techado y la Arquidiócesis amablemente dijo ‘pues nosotros acá…’”, detalló Ramírez Hernández.

Al albergue llegaron 85 niños, 250 mujeres y el resto hombres que suma un total de 750 personas que reciben comida y servicios de salud del municipio local y de la Diócesis de México.

LAS HISTORIAS VIVAS DE CENTROAMERICANOS

Dínora Guadalupe y Purita del Carmen Hidalgo son de El Salvador y llegaron a México caminando o a veces en carro gracias a los aventones durante quince día. Vinieron para poder llegar a los Estados Unidos o al Canadá. Salieron por la violencia de su país y de llegar al norte se instalarán en New York.

María, es un transexual hondureño víctima de violencia de género, él asegura que su novio la pegaba porque era celoso y decidió unirse a la caravana porque su país rechaza en forma directa la diversidad sexual. Sin embargo, María dice que NO llegará a los Estados Unidos sino al Canadá porque de acuerdo con lo que ha visto en los noticieros el Presidente Trump no los va a dejar entrar. “Yo quiero pedir asilo político bien sea en México o en Canadá pero no quiero volver a Honduras porque ahí me matan”, dijo.

Lina Suárez, nació en El Salvador, solo tiene 21 años y dos hijos de 4 y 2 años de edad. Viaja sola y mientras lava en el fregadero su ropa interior dice a la prensa: “Salí de mi país porque no tengo cómo mantener a mis hijos. El padre de ellos desapareció de nuestras vidas y mi única esperanza es llegar a los Estados Unidos para trabajar y enviar dinero para que mis niños puedan comer. Ojalá que luego pueda traerlos a California, lugar en donde tengo una prima y a dónde voy a llegar”.

[ngg_images source=”galleries” container_ids=”83″ display_type=”photocrati-nextgen_pro_mosaic” row_height=”180″ margins=”5″ last_row=”justify” lazy_load_enable=”1″ lazy_load_initial=”35″ lazy_load_batch=”15″ display_type_view=”default” captions_enabled=”0″ captions_display_sharing=”1″ captions_display_title=”1″ captions_display_description=”1″ captions_animation=”slideup” order_by=”sortorder” order_direction=”ASC” returns=”included” maximum_entity_count=”500″]

En México casi no se habla de los centroamericanos que están intentando llegar a los Estados Unidos o Canadá, su presencia solo se nota a los alrededores de la Basílica de la Virgen de Guadalupe, el albergue que la iglesia y la Ciudad dispusieron para hospedarlos. La vigilancia policial es extrema y el hacinamiento es notorio. En contraste a esto los viajeros no dan el brazo a torcer y dicen que llegarán a la tierra del Sueño Americano.

 

LA IGLESIA RESPONDE

Varias organizaciones como UNICEF, UNHCR (Comisión de los Derechos Humanos), junto a la Arquidiócesis de México formaron la Coalición Transición CDMX o Puente Humanitario de la Ciudad de México y desde esa entidad se está administrando, lo mejor que pueden, el suministro de alimentos, el protocolo disciplinario y las conversaciones políticas con la Embajada de Canadá, el Municipio de Ciudad de México y del Estado para poder lidiar con la crisis migrante centroamericana.

Saúl Bolaños es la mano derecha del P. Alejandro y junto a una cuadrilla de voluntarios trabajan día y noche para repartir guarniciones de comida, café y aguas frescas. Está prohibido fumar o tomar alcohol dentro de la Casa. Las mujeres viven en el primer piso, los hombres en el segundo y las familias que tienen niños en una casa adjunta a la propiedad principal.

El olor a sudor y dolor se mezcla con el aroma de la esperanza. De los entrevistados todos aseguran que quieren llegar a los Estados Unidos para tener una vida mejor y darles a sus familias la tranquilidad de un futuro no incierto.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top