En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

NUEVOS COMIENZOS, por la Lic. Liliana D. González

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Enero es el mes donde solemos hacer resoluciones. Nos proponemos perder peso, comer de manera más saludable, hacer ejercicio, dejar de fumar, conseguir un nuevo empleo, o cumplir un sueño que hemos estado postergando. También es un período para reflexionar en la razón por la cual no hemos logrado las metas que nos propusimos el año pasado. Pregúntate qué quieres cambiar en tu vida, qué quieres hacer y por qué no lo has logrado.

Una de las frases más populares de Albert Einstein nos arroja una luz, él expresó: “Si quieres resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo”.  Esto aplica para todos los ámbitos de la vida, no solo para el plano científico. Si reflexionas en la manera cómo has estado haciendo las cosas hasta ahora y te das cuenta de que las decisiones que has tomado no te han llevado a alcanzar tus propósitos, es tiempo de renovar las estrategias con la disposición de hacer cosas diferentes.

Los seres humanos nos aferramos a la rutina, los cambios nos incomodan, preferimos tropezar una y otra vez contra la misma piedra antes de tomar la decisión de desapegarnos de personas, hábitos y circunstancias que no impiden avanzar. Hay gente sumergida en relaciones desgastantes e infelices por temor a la soledad. Hay quienes se mantienen en trabajos frustrantes o mal remunerados por falta de confianza en sí mismos. Algunos esquivan la felicidad porque, aunque parezca absurdo, se acostumbran al sufrimiento.

Antes de conocer a Cristo yo estaba sumida en la más terrible de las depresiones, experimenté en grado superlativo lo que significa estar en el pozo de la desesperación, en el lodo cenagoso que describe la Biblia (Sal 40:2). Muchas veces deseé morir; lo más extraño era que tenía todo para ser feliz: familia, salud, prosperidad… sin embargo, nada era suficiente. Únicamente cuando le abrí mi corazón a Jesús mi vida cobró sentido. La Biblia no miente cuando dice: “Ahora que estamos unidos a Cristo, somos una nueva creación. Dios ya no tiene en cuenta nuestra antigua manera de vivir, sino que nos ha hecho comenzar una vida nueva” (2 Co 5:17 TLA).

La decisión más importante que te invito a tomar este nuevo año es reconocer a Jesucristo como Señor y Salvador de tu vida. ¡Dios hace todo nuevo! Él cambiará tu lamento en baile; te quitará la ropa de luto y te vestirá de fiesta (Sal 30:11). Atrévete a creer y moverte a lo nuevo que Dios tiene para ti y los tuyos. Nueva identidad, nuevos territorios, nuevos negocios, nuevos estudios, nuevos empleos, nuevas oportunidades, nuevas relaciones… Renueva tu mente para que comiences a vivir la vida nueva en Cristo Jesús. ¡¡¡Feliz Año Nuevo!!!

____________________________

Si quieres aprender más sobre la Palabra de Dios sígueme en mis redes sociales:

Instagram: @lili15daymar

Facebook: Reflexiones Cristianas Vive la Palabra

Twitter: @lili15daymar

Lic. Liliana Daymar González

lili15daymar@hotmail.com

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top