En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Enero del 2019 pudo comenzar mejor, pero…

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Tía Julia.-  Todavía no me recupero de las fiestas de fin de año y con mi distinguido esposo ya estamos pensando en lo que se nos avecina: los regalos y gastos del Día de los Enamorados.  Debido a que estoy afectada por el cierre parcial del gobierno federal impuesto por Trump que se cree que está en la Rusia de Putin; no he recibido el cheque por mi trabajo y las cuentas nuestras están más descuadradas que la representación latina en el gobierno de Don Nedo Lamont. 

  Por este motivo le dije a Ruperto que por ahora no me llevara para el 14 de febrero a ningún restaurante, no me regalara flores caras ni prendas, ni fuésemos a Nueva York ya que gastar 500 dolares es mucho demasiado, en estos tiempos en que el gobierno lo dirige un mentecato.

  Tía, según me dijo una maestra de Hartford que se jubila en marzo de una escuela que van a cerrar por dentro y por fuera; usted es nada más ni nada menos que una nativa del pueblo de Morovis, cuna de poetas que aunque no publicados son tan buenos como los de Orocovis. 

  Sin embargo el motivo de nuestro e-milio es transmitirle nuestra frustración con lo que le pasa a mi hijo Germán que ya está en edad de casarse y que finalmente nos presenta a su enamorada o prometida, como dicen en la tierra del Huáscar.

  La muchacha vino a cenar con nosotros la noche de Año Nuevo y como estaba con una impermeable elegante marca Sobaquera, nos dio una buena impresion porque aunque es gringa se notaba que era sabida y tenía muy buenos modales.  También para la ocasión habíamos invitado a otras amistades de mis hijas y nuestro hogar rebosaba de la presencia de la juventud que es un “divino tesoro,” hummm.

  Mientras yo fui a la cocina para vigilar la cocción del Pavochon, Carnation, que es el nombre de la muchacha, ella se había sacado el sobretodo, la chaqueta y el impermeable lo que nos permitió verla con más detenimiento.  Tia, la muchacha era muy flaca pero usted no sabe lo que descubrimos…

  Yo había leído a alguien que con razón se quejaba en su columna de los jeans rotos que usan ahora las nenas y mujeres con lo que parecen unas pordioseras y en realidad se están burlando de los pobres; y en el caso de Carnation, con los jeans pornos que usaba se le fue la mano.  El Jean tenia rajaduras por el frente y por detrás, pero estas no eran discretas o artísticas sino que una de las rajas del frente le subía por el muslo hasta la ingle de un modo que con mi esposo consideramos el estilo  escandaloso, inmoral, impúdico, obsceno, libertino y licencioso. 

  Para que decir por la parte de la retaguardia del jean.  Carnation se los había comprado o alterado con dos rajas horizontales, exactamente debajo de las nalgas.  Huyy que bochorno.

 “Esta anda sin ropa interior,” dijo una de mis hijas que también estaba enojada por tanta exhibición de carnes y huesos famélicos.

  El caso de esta nena produjo admiración negativa y notamos que mi hijito estaba medio amojonado porque quizás también se sorprendió por el espectáculo que dio la gringa que no tuvo ninguna inhibición para bailar, se agachaba, daba saltitos y se atrevió hasta a sacar a bailar a mi esposo que estaba medio corrido y quizás molesto porque es del pueblo  de Patillas donde todavía creen que el hombre es el lobo del hombre.

  Gracias al Señor, esta mujer flaca que le lleva a mi nene como seis años se fue temprano con Machito para la celebración del nuevo año en el parque Bushnell y nuestro nene volvio el primero de enero a la hora de almuerzo con profundas ojeras en sus ojitos, pálido y dos marcas en el cuello, arjjjjj.

  Nuestro hijito tiene 37 añitos y no sabemos cómo dejarle saber y que no se ofenda, nuestra intranquilidad, bochorno, desazón  y asfixia emocional en presencia de esta mujer frívola, huera, inane, baladí y vana.

Por favor aconséjenos en este difícil comienzo de año sin chavos, y en un país donde en los altos niveles de la Casa Blanca reina la mentira y la poca vergüenza.

Rita


Respuesta,

Querida amiguita.

Lamento que estés en medio de este revolú del cierre del gobierno federal que tiene a más de 800,000 empleados comiéndose un cable y todo por las obsesiones racistas de Trump de gastar 6 billones de billetes para construir lo que se ha denominado la Muralla de los Imposibles. 

  Si recuerdan con tu esposo la movilización de 5,000 soldados que ordena Trump el pasado diciembre en la frontera con México para asustar a unos 600 inmigrantes centroamericanos desarmados e indefensos; se puede notar como el “presidente” crea cortinas de humo para ocultar los hallazgos de sus crímenes financieros que ha cometido desde que era joven, además del asuntito ese de sobarle en exceso las espaldas al sátrapa Putin y espiar para este autócrata.  Realmente lo siento por lo empleados y sus familias, pero ya la gente ha comenzado a protestar.

  Por otro lado como decía un maestro de geometría, yo no soy ni de Morovis ni Orocovis, pueblos que admiro por su inspiración poética fundada en lo hermoso de esas regiones de la Isla.  Mis orígenes están en Ponce y Manatí.

  Con respecto a la flaca que usa jeans con rasgaduras o rajas como diría un amigo jibaro de Yauco, los fabricantes de estos pantalones que tanto sacan de apuro para vestir casual, intentan nuevamente lograr la meta de alcanzar ventas anuales de 520 millones de dolares.  Pero la verdad es que las ganancias han disminuido mucho demasiado y ahora para atraer clientela, ofrecen estos pantalones de material de algodón, con adornos de distintos colores, otros con paisajes del planeta Marte, jeans-shorts muestra nalgas, y más recientemente con rasgaduras en aéreas estratégicas del soma, permitiendo a las féminas mostrar el color de las piernas o el de la ropa interior de invierno, si es que la usan.

  Los jeans aparecen por primera vez en Nimes, Francia y el material era la tela con la que se hacían las velas de los barcos.  Posteriormente usando la planta de Índigo fabricada en la India, estos pantalones adquieren su típico color azul.  A mediados del siglo XIX un señor llamado Levis Strauss patenta la marca Levis.  Después en 1920 se inauguran los zippers de las braguetas. En 1872 se patentaron los remaches de cobre de los bolsillos para reforzar los bolsillos donde los que trabajaban cargaban tuercas, alicates y martillos.

  Digo todo esto porque me interesa que se enteren de como se batió el cobre y deseo llegar al punto crucial de que estos pantalones eran de trabajo y los usaban los marineros y buscadores de oro en California.  No sé si las que usan ahora los jeans con rajas desean imitar a los trabajadores y obreros de siglos pasados, lo cual lo dudo porque muchas no han dado un tajo en sus cómodas vidas.

  En cuanto a la flaquita no creo que sea necesariamente una muchachita mala, pero sería bueno que tu hijito de 37 años la investigue más profundamente de lo que ha hecho hasta ahora, porque parece que la flaca tiene vocación de vampira y las marcas en el cogote se ven mal. Si el nenito desea establecer una relación permanente, incluida el matrimonio, que llegue a un acuerdo o como dice Trump, haga un “deal” para que no pase vergüenzas con la exhibición gratuita de carnes famélicas.

   En el caso de los hombres, están ahora poniéndose de moda en las fiestas los jeans apretados denominados “muestra paquete,” y vamos a ver que más nos trae la ola.

  Te deseo suerte con lo de tu trabajo y espero que se levante una protesta nacional en contra del aprendiz de sátrapa, y que el pueblo abra las puertas. Desearíamos que la Cámara de Representantes apruebe los seis billones de dolares para cubrir otras necesidades básicas de este país, incluida la educación, vivienda para los sin techo ni hogar, y los programas de salud que los republicanos desean eliminar…

Abrazos para todos de parte de, Tía Julia

Comentarios a los Consejos de la Tía Julia

“Reina de los Consejos de Connecticut”.  Usted ha jablado de sacarle el cuerpo (evitar) a la gente toxica y yo quisiera saber cuándo será el día en que la careta de Trump desaparezca de los plasmas y redes sociales.  Es que este tipo cansa más que hacer fila a la hora de almuerzo en el Bank of América. Saludos y gracias. Manuel de Glastonbury.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top