En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“Buenos y malos modales en el 2019 me perturban”, por La Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Tía Julia, Con mi novio Rigo esperábamos encontrarla en la Marcha de las Mujeres que protestaron este pasado sábado de un modo decidido, osado, valiente, valeroso e irrevocable en contra del Senado republicano que dirige el hombre tortuga y por supuesto Donald Trump que tiene menos credibilidad que el gobernador de Puerto Rico o Ras Putin, el sátrapa también denominado “el Envenenador de Moscú,” que le da órdenes al presidente de los Estados Unidos. ¡Oh Dios!.

La gente llego a la marcha, aunque el problema en el Capitolio es que los estacionamientos son muy escasos y lo recomendable es ir en bicicleta, pero en esos casos ni mis tías ni tíos que son adultos mayores pueden asistir.

Anyway, con Rigo nos sentimos perturbado cuando yendo a una fiestecita que hizo mi hermana para el año Nuevo 2019, llegaron nuestros sobrinos que tienen unos modales o formas de comportarse que nos preocupan.De partida no sueltan el celular ni para ir al retrete, textean constantemente, no saludan cuando llegan a los lugares, y prácticamente nos ignoran porque andan con los audífonos que les aísla de la realidad de esta existencia cruel.

A la hora de la cena mi pobre hermana Clorinda tuvo que prácticamente rogarles para que vinieran a la mesa ya que ellos preferían la sala y cenar sentados en los sofás y sillones, sacarse los zapatos y poner los pies desnudos sobre la mesa de centro.Ahora bien, traerlos a la mesa fue peor porque al parecer en las cafeterías de las escuelas públicas no les enseñan a comer sin hablar o gritar y por lo tanto trozos de carne o gotas saliva se reparten entre los otros comensales, arjjjjj.

¿Es tarea de las escuelas adiestrar a esta nueva generación para que aprendan modales más refinados?Como van las cosas yo creo que sí.

Ante este este caos sin modales mi novio dijo “estoy más turbado que nunca” lo que produjo un impacto negativo entre mis hermanas y mi mamita Concha que dijo “¡huyyy, más respeto!”Rigo que es bien educado tuvo que excusarse, se levantó de su silla y dijo. “perdonen, pero no estaba consciente de como esto de mi turbación podría entenderse en vuestros oídos y ahora me doy cuenta del traspié y desacierto cometido.No me refería a los placeres solitarios ni a la masturbación, perdón.”

Disimuladamente le di una patadita para que Rigo se callara porque mientras más hablaba más grande era la plasta que iba dejando.Afortunadamente o desafortunadamente para aliviar el momento difícil; un sobrino eructó de una manera ruidosa y ensordecedora que obligó a mi pobre hermana a pedirle que se retirara de la mesa, lo que provocó risas entre los otros adolescentes.

A la hora del café, mi tío salió con la idea de jugar a “la hora de los chistes” exclamando, “¡el humor hace bien para el estogamo y yo tengo que usar este método porque si no, sufro un atascamiento digestivo, también llamado constipación o estreñimiento que afecta también a mi hermana y a la señora Melania de Trump!

“¡Y a ti también so presentao!” dijo mi mamá enojada y cejijunta.

Mi tío se rió a carcajadas porque se había dado tres vasos de coquito que preparó mi tía Coyarta y así dijo el siguiente chiste.

Fíjense ustedes que mi abuelo fue un día a un doltol que trata muy mal a los pacientes hispanos en el Centro Médico de Charter Oak.

“¿Y a ti que te pasa?,” le preguntó de malas maneras a mi abuelito. Este un poco molesto por el mal trato, respondió con respeto y humildad.“Es que tengo problemas para orinar,” a lo que el médico le pregunto con insolencia, “y dime tu Don Q ¿qué edad tienes?” A lo que mi abuelo le respondió, “tengo 96 años.” El dotor le respondió, “allí esta pues el desmadre, lo que pasa es que ya has meado demasiado.”

Después de este chiste, un silencio mortal flotó en el ambiente y mi abuela se paró indignada y se fue al dormitorio acompañada por mi hermana.Mi tío dijo “pero porque se van si ahora contaré los chistes de los campeonatos de gases tóxicos en Zatecas y el del marido al que le ponía cuernos un enano.

Tía, fue un ambiente difícil ya que los más jóvenes siguieron texteando, mi abuela lloraba en el cuarto, mi tío se quedó hablando solo, y nosotros con Rigo nos fuimos.¿Qué está pasando en esta etapa de la civilización y en el año 2019.Saludos,

Gervasia


Respuesta

Gervasia, tu situación está demostrando la diferencia generacional y la incomprensión entre los nacidos en la década de los 80, la generación “Y” la “Z” que tratare de explicar.

Una amiga que incursiona en la poesía satírica escribía.

Cada uno baila su baile

Ya nadie se entiende con nadie y

Nadie se entiende conmigo,

Todos se miran el ombligo,

Sin pensar en los demás.

Día a día caballero,

noto la transformación,

Los nenes con el celulón,

Y texteando a quien sabe quién,

Se trate de Johnny o Manuel,

O de un singular morón.

 (Fragmento)

La afirmación nostálgica y melancólica de mi abuelita Tilda “las cosas no son como antes, “refiriéndose a los modales y comportamientos sociales de su tiempo en Guaynabo, no ha desaparecido bajo la guillotina del reloj.Imagínate que el poeta Jorge Manrique ya en el siglo XV escribía, “todo tiempo pasado fue mejor.”

Los que trabajan con las estadísticas del censo y demógrafos, han tratado de clasificar a la presente civilización posterior a la segunda guerra instigada por el loco Adolfo Hitler; en categorías y de allí viene la expresión “Baby boomers” que nacieron pa’rápido cuando vino la paz relativa, porque después vino la guerra fría.

Por allí viene otro segmento que nace alrededor del año 2000 y que se denomina Milenios o generación “Y.”

Los clasificados como “Z,” nacieron durante la explosión tecnológica y su medio de comunicación es el Smartphone y gastan al menos 3 horas al día usándolo para conectarse con rapidez con otros “zetas.”Estos muchachitos tuvieron acceso al teléfono celular a los 10 años y desde allí sus medios de relacionarse con las amistades, familiares y la gente son los teléfonos móviles, las tabletas electrónicas y saben lidiar con un mundo sobre conectado.

Por esto, no nos extrañe que veas a los “Zeta” texteando, usando auriculares, con la mirada perdida, o hablando en la calle aparentemente solos.

Los “zetas” en los Estados Unidos alcanzan un número de 74 millones y nacieron alrededor del 1997.

Ahora bien, no esperes Gervasia que en estas fiestas no tengas mucha comunicación c

En las escuelas, los maestros que ya saben cómo viene la ola utilizan mucho audiovisual, el sistema YouTube para enseñar historia, idiomas, o geografía lo que padres o abuelos no entienden porque nosotros aprendíamos copiando desde la pizarra, o escuchando y tomando notas de los discursos de los maestros.

En la fiestecita de tu hermanan interactuaron distintas generaciones y la comunicación fue mínima.Por eso hoy día los padres han tenido que ponerse las baterías en la mente y reactualizarse, aprendiendo más acerca de los Smartphone, textear, el uso de las tabletas y celulares para estar así en contacto con sus queridos vástagos y prevenir que su hijas caigan en manos de traficantes y abusadores.

Esta generación busca asegurar su futuro financiero, son prácticos en sus decisiones, y desean seguir carreras relacionadas con la tecnología las finanzas.Esto es lo que hay.Tu tía que te quiere,

Julia

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top