En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Dueños de edificios de departamentos cobran jugosos cheques de HUD, pero no reparan

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HARTFORD.- La ciudad de Hartford ha sido el paraíso de las oportunidades para malhechores disfrazados de hombres de negocios, pero también para propietarios de edificios de departamentos dedicados a cobrar los cheques que generosamente les envía puntualmente la agencia federal Housing Urban Development, HUD (Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbanos).

Después de años de reclamos, inspecciones, y múltiples oportunidades para que los chulos de viviendas pobres llevaran a cabo las urgentes reparaciones en la estructura de los edificios e interiores de los departamentos; finalmente Celia Ortiz, madre de tres hijos en edad escolar y residente en la calle Barbour del Norte de Hartford, cree ver la luz al final de un largo túnel de sufrimientos.

“Nuestro departamento está invadido por enormes ratas que se deslizan día y noche a través de las murallas, hacen agujeros e invaden nuestras cocinas y baños.Tapamos los hoyos y boquetes lo mejor que podemos, le hemos dejado saber el problema a los encargados que escuchan y no hacen nada.Es algo repugnante…” dijo Celia cuyos hijos fueron enviados a la casa la semana pasada ya que la enfermera de la escuela descubrió picaduras en la piel del estómago de los niños, producto probable de la invasión de chinchas, otro de los tormentos que han tenido que soportar los inquilinos.

Por otra parte, Betty Wadley dijo que para tomar una ducha con agua tibia debe esperar entre 20 y 30 minutos lo cual le produce atrasos en llegar a su trabajo y dejar a sus hijos en la escuela.Tasha Jordan ha intentado infructuosamente cubrir los boquetes que hacen las ratas y ratones en las paredes de su baño, pero la causa principal no ha sido atacada: hoyos en las murallas deterioradas en la base de los edificios por donde los roedores ingresan a las construcciones.

En el interior de estos edificios insalubres, los pasillos y departamentos están impregnados de humedad, aguas servidas provenientes de servicios higiénicos rotos, murallas por las que se desliza el agua debido a las roturas en cañerías, y desde techos deteriorados.

 “El mal olor es insoportable y no podemos invitar a familiaresni a amistades a la casa,” dijo Pastora, otra madre de familia que ha notado fracturas en el piso de su cocina.

 Después de siete años de reclamos y denuncias, recién este pasado miércoles las autoridades federales están “planeando” dar por terminado un contrato con el dueño del edificio de departamentos localizado en la esquina de las calle Garden y Barbour porque están en condiciones ambientales que colocan en peligro la salud de los inquilinos y la comunidad.

 A pesar de que el propietario de los edificios de 84 unidades ha desobedecido por años las exigencias de reparaciones hechas por funcionarios de la ciudad de Hartford y del gobierno federal, no se vieron resultados ni intentos de reparaciones.“Era como una burla,” dijo Celia.

 El edificio en forma de “U” localizado cerca de Keney Park pertenece a ADAR Hartford Realty LLC de Suffern, NY, es administrado por el abogado Aaron Seligson de Manhattan a quien reporteros de medios locales no pudieron contactar ya que se negó a hablar con ellos.

La organización HUD comenzó el contratocon esta compañía en el 2004 y en los últimos tres años sus irresponsables propietarios han recibido jugosos cheques de $2.25 millones dólares que suplementa el pago de la renta por parte de los inquilinos de las 84 unidades. Hasta ahora la solución brindada por HUD es proveer un sistema de vouchers para mudar a las familias de departamentos más afectados por las condiciones sanitarias repulsivas y peligrosas para niños, adultos y jóvenes.

“Nuestras ropas están impregnadas de humedad porque el agua de otros pisos se filtran a través de los closets y despiden mal olor,” dijo Verónica Ruiz que trata de luchar infructuosamente en contra la invasión de ratas y roedores.

Pero esta no es la única situación de cierre de contratos porque este pasado primero de febrero, finalmente la agencia HUD dio los primeros pasos para terminar el contrato con Blima Isaacson, que posee el edificio Infillk 1 de 52 departamentos.De acuerdo a las autoridades, la propietaria que por supuesto no es conocida en Hartford, no hizo ningún esfuerzo ni inversión para que sus edificios pasaran el proceso de inspección por lo cual el contrato expiraría en diciembre.

Por otra parte en la primavera del año pasado, los inquilinos recibieron finalmente la buena noticia de que HUD comenzaría el proceso de término de contrato con Emmanuel KU, propietario del complejo habitacional Clay Arsenal Renaissance un conjunto de 26 edificios.De acuerdo a las informaciones de activistas del sector, recién ahora la agencia HUD está relocalizando a las familias que habitaban este complejo habitacional de 150 unidades.

Los inquilinos habitantes de estas fuentes de contaminación e infecciones han estado asesorados por el Concilio de Actividades Cristianas, una organización sin fines de lucro que ha sido vital para denunciar las infracciones cometidas por estos inescrupulosos propietarios ausentes en los edificios de Barbour Gardens.

Los niños, pero también adultos han desarrollado problemas de asma severa que requiere el uso de inhaladores. La madre de la niña Kwan’Asiade ocho años debe llevar siempre una mochila cargada conpíldoras, esteroides líquidos, inhaladores y nebulizadores portátiles.

 “Somos una farmacia móvil,” dijo a la prensa Tasha Jordan, la madre de la niñita.

La razón de este engorroso y lento proceso de inspecciones y decisiones de terminar contratos con las compañías inmobiliarias, está preocupando desde hace años a los activistas del Concilio de actividades Cristianas que van a realizar el próximo jueves una conferencia de prensa exigiendo a HUD que se agilice el proceso de relocalización de inquilinos en peligro inminente de infecciones, problemas en la piel o asma que habitan estos departamentos en condiciones deplorables.

“Queremos que la agencia HUD seleccione una agencia local para agilizar y administrar el sistema de vouchers de relocalización que la agencia federal ofrece para que en 180 días (seis meses), los inquilinos afectados encuentren otro hogar y consejería para lidiar con el problema de mudarse,” dijeron los activistas.En ese lapso, las familias son trasladadas a moteles y lugares provisorios.

 Victor Mackey, uno de los activistas expresa que en este mes de celebración de la Herencia Afroamericana es una desgracia ver como las familias latinas y negras deben sobrevivir ante estos maltratos ambientales que ponen en peligro sus vidas, especialmente por enfermedades bronquiales y vías respiratorias.

El tiempo que se brinda a los propietarios ausentes para que hagan reparaciones es demasiado flexible frente a la necesidad de reparaciones urgentes y descontaminación.

Los que cobran los cheques y sus abogados no tienen ninguna conexión con los residentes de la ciudad y están simplemente dedicados a enriquecerse con los cheques HUD.Este hecho preocupa a los activistas del Concilio Cristiano que ven en esto la existencia de una práctica racista caracterizada por el desinterés y apatía de los que usufructúan del negocio de alquiler sin preocuparles el problema de negros y latinos.

La opinión pública desea saber cuál es el proceso de selección por parte de HUD de estos propietarios neoyorquinos o compañías que desobedecen los mandatos de las inspecciones y que continúan cobrando los cheques de HUD hasta el mes de diciembre de este año sin que se sepa de sanciones legales por atentados en contra de la salud de los inquilinos.

Mackey espera establecer una mejor comunicación entre la Ciudad de Hartford y la agencia HUD para resolver los problemas de edificios dilapidados en el Norte de la ciudad y supervisar el sospechoso proceso de contratos con dueños ausentes de la ciudad de Nueva York que simplemente cobran los cheques provenientes de HUD sin importarles la salud de los residentes.

Testimonios

Celia Ortiz:
Vigiló día y noche tapando los agujeros que hacen las ratas en las murallas

Tasha Jordan:
Mi hija debe cargar una mochila con sus medicamentos para el asma provocada por la humedad y contaminantes.

Activista Mackey:
Queremos saber cómo HUD selecciona a los dueños de edificios que reciben los jugosos cheques y no se responsabilizan con sus inquilinos.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top