En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

La Ciudad de llega a acuerdo en caso de uso de fuerza excesiva policial a inmigrante

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Christopher Peak

NEW HAVEN INDEPENDENT.- Un inmigrante ecuatoriano quien alega que un policía lo golpeó sin ninguna razón, está recibiendo un pago de $20,000 para desestimar su pendiente acción legal.

Luis Jiménez-Jarmillo dijo que, en 2010, el entonces agente policial Martin Feliciano, lo arrojó contra un automóvil y luego lo lanzó al suelo sin causa, frente a sus hijos.

Luego de casi una década de defender su caso ante jueces estatales y federales, Jiménez-Jarmillo aceptó un acuerdo de $20,000 para finalmente poner fin al caso el mes pasado, según un acuerdo que The Independent obtuvo a través de la Ley de Libertad de Información de Connecticut.

Al aceptar el dinero, Jiménez-Jarmillo liberó al departamento de policía de “todos y cada uno de los reclamos” que se remontan a “el principio de los tiempos”. También aceptó no publicar el acuerdo.

“Entiendo que este acuerdo es el compromiso de una reclamación en disputa, y que el pago no debe interpretarse como una admisión de responsabilidad por parte de las personas, empresas y corporaciones aquí liberadas, quienes niegan expresamente la responsabilidad “, reza la publicación.

“Yo… acepto además, que los términos y condiciones de este acuerdo son de carácter confidencial y, por lo tanto, estoy de acuerdo en no autorizar o motivar la divulgación o publicación por parte de terceros de cualquier información relacionada con este acuerdo, exceptuando lo que exija la ley “, continúa la divulgación.  “Este documento es confidencial y no se proporcionará a nadie más que a las partes de este litigio, a sus abogados y al asegurador de los demandados, excepto en virtud de una citación legal o una orden judicial”.

En una tarde de primavera de 2010, Jiménez-Jarmillo, un entrenador voluntario, llevaba a sus dos hijos, de 10 y 13 años, a un partido de fútbol en el Campo Criscuolo. Él estaba demorado; alguien lo llamó a su teléfono celular preguntándole dónde estaba.

Mientras tanto, Feliciano estaba parado afuera de su crucero en la calle James, cuando vio a Jiménez-Jarmillo conducir hablando por su celular. Feliciano le dijo, en español, que dejara el teléfono y lo saludara con la mano. Jiménez-Jarmillo sonrió, acercó su Mazda al bordillo y salió.

Las historias divergen después de eso.

Feliciano: “Él puso una sonrisa en su rostro, una sonrisa. Inmediatamente salta del coche. Aprieta el puño y me empuja mientras me gritaba.”

Jiménez-Jarmillo: “Debido a mi buena naturaleza, lo que hice fue sonreír y luego aparcar justo frente a él. … [Él] saltó sobre mi espalda. Me agarró por el cuello. Empezó a golpearme contra el coche”.

 Fuese quien fuese que lo inició, ambos admitieron que pelearon, y Jiménez-Jarmillo terminó tirado en el suelo. Con la ayuda del agente Richard González, Feliciano presionó un bastón de la policía contra la muñeca de Jiménez-Jarmillo, lo esposó y lo encerró por varios delitos, entre ellos interferir con la policía, conducta desordenada y asalto a un oficial de policía.

Un año más tarde, el abogado Paul Garlinghouse presentó un caso de derechos civiles en un tribunal federal en busca de $ 1.5 millones en daños compensatorios

En la demanda de 2011, Garlinghouse calificó el comportamiento de la policía de “extremo e indignante”. El abogado acusó a los rangos superiores del departamento de “deliberada indiferencia hacia los derechos de las personas al no investigar las denuncias de brutalidad policial y no disciplinar, supervisar o entrenar policías sobre los cuales se han presentado numerosas quejas de brutalidad “.

Los abogados de la ciudad sostuvieron que los agentes policiales tenían una causa probable para hacer un arresto y que usaron una fuerza razonable para ponerle las esposas. Agregaron que los agentes tienen derecho a la “inmunidad calificada” como empleados del gobierno, para cometer errores en el trabajo que no son claramente inconstitucionales.

Esa demanda ha tardado en acercarse a su fecha de juicio, ya que los cargos penales subyacentes contra Jiménez-Jarmillo fueron juzgados por tres jueces diferentes. Fueron inicialmente descartados, apelados, juzgados y finalmente juzgados nuevamente. Cada vez, Jiménez-Jarmillo fue absuelto.

Las partes acordaron desestimar el caso con perjuicio el 16 de enero, y cada una cubrirá sus propios honorarios de abogado y costas judiciales.

Feliciano, agente de patrulla en la unidad K-9, fue ascendido al rango de sargento el mes pasado.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Actualidad

EMPRENDIMIENTOS COMO ALTERNATIVA PARA “JÓVENES CONSTRUYENDO EL FUTURO” (PARTE 3 DE 4)

Bernardo Méndez y Kino Miquirray* Un aspecto que no se ha definido totalmente en las tareas de capacitación y adiestramiento es el papel de las instituciones de educación …

Read More →

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top