En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

DeLauro encabeza la investigación sobre el trato a los jóvenes migrantes detenidos

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Ana Radelat

Washington – La representante Rosa DeLauro inició el miércoles una investigación para determinar cómo la administración de Trump está tratando a miles de niños inmigrantes que vienen a este país por su cuenta, principalmente de América Central.

“¿Las acciones de la administración están produciendo abuso infantil aprobado por el gobierno?”, Preguntó DeLauro en su declaración de apertura en una audiencia el miércoles ante el subcomité de Apropiaciones de la Cámara.

DeLauro es la  nueva presidente de ese panel, que ayuda a determinar el presupuesto del Departamento de Salud y Servicios Humanos, la agencia federal responsable del cuidado de los niños inmigrantes.

Dijo que la ley exige que la Oficina de Reasentamiento de Refugiados de HHS “coloque a los niños rápidamente en el entorno menos restrictivo que sea más conveniente para el niño” y los reúna rápidamente con los padres o miembros de la familia.

Pero eso no está sucediendo, dijo DeLauro. En cambio, los niños no acompañados se han convertido en peones en la represión de la administración de Trump contra la inmigración y han sido sometidos a abusos y agresiones sexuales.

“Eso no puede suceder bajo nuestro control”, dijo DeLauro, quien como presidenta de un subcomité es parte del esfuerzo demócrata de la Cámara de Representantes para investigar la política de la administración Trump.

Ella dijo que su comité tiene la responsabilidad de investigar los informes de abuso y agresión sexual de cientos de niños detenidos en instalaciones con contratos de HHS, especialmente de varias entidades con fines de lucro.

El martes, se presentaron documentos en otra audiencia de la Cámara que mostró que más de 4,550 denuncias fueron reportadas a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados entre los años fiscales 2015 y 2018.

Durante el mismo período, según los documentos, se reportaron al Departamento de Justicia cerca de 1,300 denuncias de abuso sexual. Cerca de 180 denuncias de personal que cometió abusos sexuales contra niños migrantes en refugios administrados por el gobierno.

DeLauro dijo que había solicitado que dos altos funcionarios del HHS con autoridad sobre programas de migrantes no acompañados testificaran en su audiencia.

“Queríamos hacerles preguntas porque mis colegas en ambos lados del pasillo necesitan evaluar sobre el tratamiento de los niños no acompañados, el efecto de la política de separación familiar, los costos y más”, dijo DeLauro. “Desafortunadamente, la administración se negó a poner a estos altos funcionarios a disposición”.

Michelle Brane, de la Comisión de Mujeres Refugiadas, y otros, aceptó la invitación del comité a declarar.

Dijo que varias políticas de la administración de Trump han llevado a largas estancias bajo custodia y la falta de instalaciones adecuadas para albergar a los niños migrantes, incluida la política de separar a los niños de sus padres en la frontera. Los niños generalmente son entregados a familiares, pero muchas de estas personas están siendo deportadas, bajo las políticas de deportación más agresivas del gobierno, dijo Brane.

También dijo que la administración de Trump puso fin al programa de menores centroamericanos, que permitía a los jóvenes solicitar asilo en sus países de origen, en lugar de hacerlo en la frontera de EE. UU. Y México.

“Las tres políticas han conducido a un aumento en el promedio diario del número de niños bajo custodia de la ORR y una mayor duración promedio de la estancia en la custodia de la ORR, así como al uso de instalaciones sin licencia que albergan a un número inadecuado de niños y no cumplen con el bienestar infantil ”,  agregó Brané.

J.J. Mulligan, un abogado de la clínica de inmigración de la Facultad de Derecho de la Universidad de Davis, testificó sobre las duras condiciones en el centro de detención de migrantes de niños sin licencia, incluido el encendido intencional de los acondicionadores de aire para que los centros estén fríos.

“Los niños se están congelando todo el día”, dijo Mulligan.

“Los niños que entrevistamos describieron las políticas y prácticas que prolongaron su detención, desde que se requiera un patrocinador de respaldo en caso de que el patrocinador original sea deportado, hasta la toma de huellas dactilares de hogares enteros de compañeros de habitación sin conexión con el niño”, dijo. “Como nos dijo un niño, ‘¿Quién es el gobierno federal para decidir si mis padres son lo suficientemente buenos o no?”

Los demócratas en el panel dijeron que la afluencia de niños migrantes es el resultado de la violencia en Centroamérica, en gran parte un subproducto del tráfico de drogas.

Mientras tanto, los republicanos en el panel dijeron que muchos de los niños inmigrantes que buscan asilo en los Estados Unidos en realidad estaban buscando mejores empleos, y otros son miembros de pandillas criminales.

“Parece que nuestra política debería ser desalentar, tanto como podamos, a los niños no acompañados”, dijo el representante Andy Harris, R-Md., quien dijo que no quería más miembros de pandillas M-13 en su estado natal.

Andrew Arthur, miembro del Centro de Estudios de Inmigración, un grupo de expertos contra la inmigración, citó un estudio que clasificó a la ciudad hondureña de San Juan de Sula como menos peligrosa que Baltimore o St. Louis.

Ese testimonio de reproche del representante Mark Pocan, demócrata de Wisconsin, le dijo a Arthur que sus comentarios eran “extraños” y dijo que no hay comparación entre la violencia en las ciudades estadounidenses y en América Central.

“No creo que su testimonio le haya hecho un gran servicio”, dijo Pocan.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top