En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Diócesis de Bridgeport pagará $3.55 millones a víctimas de abuso sexual

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

BRIDGEPORT — La Diócesis Católica Romana de Bridgeport, acordó pagar $ 3.55 millones a cinco hombres que reclaman en juicios, que, de niños, fueron abusados sexualmente por sacerdotes.

El alegado abuso habría ocurrido desde finales de los años 80, hasta principios de los 2000 y sus acusados autores, fueron tres sacerdotes, el Reverendo Walter Coleman, el Reverendo Robert Morrissey y el Reverendo Larry Jensen, en Bridgeport, Brookfield, Danbury y Ridgefield.

El abogado Douglas Mahoney dijo: “Si bien el dinero nunca puede quitarles el dolor, esperamos que esta resolución les permita dar un pequeño paso adelante hacia la curación”.

Los acuerdos se producen cuando el Papa Francisco está siendo alabado por encomendar a la iglesia que finalmente asuma la responsabilidad y compense las décadas de abuso por parte de sacerdotes.

Aclarando situaciones

El obispo de Bridgeport, Frank J. Caggiano, se ha puesto al frente de un movimiento de la iglesia para ser más transparente, revelando en un informe presentado en octubre pasado, que su diócesis ha pagado $ 52.5 millones para resolver 156 denuncias de abuso sexual por parte de sacerdotes desde 1953.

“Esperamos que estos acuerdos sean una forma de sanación y justicia para las víctimas, aunque somos conscientes de que nunca podrán ser compensados por su sufrimiento y pérdida”, dijo Brian Wallace, director de comunicaciones de la diócesis.

Connecticut tiene un estatuto de limitaciones de cinco años para cargos penales, pero en 2002 amplió el límite hasta que las presuntas víctimas alcancen la edad de 48 años.

Décadas de reclamaciones

La diócesis enumera en su página web, a 26 sacerdotes que han sido acusados creíblemente de abuso sexual en la diócesis. Según los propios registros de la diócesis entregados a los tribunales, desde la década de 1960, se ocultaron las acusaciones de abuso contra sacerdotes y los sacerdotes acusados fueron movidos de una parroquia a otra parroquia. Los registros revelan, que el obispo Walter Curtis ocultó el abuso de sacerdotes en la década de 1970 y su antecesor, el obispo Edward Egan, quien más tarde se convirtió en el cardenal de Nueva York, continuó la práctica a principios de la década de 1990.

El reverendo Coleman, quien murió en octubre de 2016, sirvió en 12 parroquias en la diócesis desde 1960, según los registros de la diócesis. Los funcionarios de la diócesis comenzaron a recibir quejas acerca de que abusó de niños, en la década de 1970.

Las minutas judiciales muestran que, en 1994, se informó a Monseñor Laurence Bronkiewicz, asistente del entonces obispo Egan, de las acusaciones de que Coleman había abusado de niños. A Coleman se le permitió jubilarse en 1995 después de que se presentó la primera demanda contra él. Pero después de retirarse, Hearst Connecticut Media descubrió que Coleman seguía actuando como sacerdote en la Arquidiócesis de Miami.

En el 2002, su autorización para ejercer como sacerdote, fue eliminada por el obispo de Bridgeport William E. Lori.

Negación y admisión

Dos de los hombres incluidos en los nuevos sometimientos judiciales, eran monaguillos en la Iglesia de San Patricio, ahora conocida como The Cathedral Parish en Bridgeport, y estudiantes en la Escuela de San Patricio, cuando supuestamente fueron abusados en los años 70 y 80 por Coleman, quien era el pastor de la parroquia. El tercer hombre, afirma que fue abusado sexualmente por Coleman en la parroquia de St. Joseph, en Brookfield, en la década de 1980, cuando Coleman fue reasignado allí como pastor.

Según el alegato, el Reverendo Robert Morrissey abusó sexualmente del cuarto demandante en la parroquia de St. Mary en Ridgefield, en la década de 1990.

En 2001, Morrissey denunció airadamente desde el púlpito de Santa María, que las acusaciones de abuso hechas contra sacerdotes, eran como una caza de brujas. Él renunció un año después de que dos hombres presentaron una demanda alegando que Morrissey abusó de ellos en las parroquias de Stamford y Greenwich en los años 70 y 80. Eliminado de su ministerio en 2004, Morrissey murió en diciembre de 2014.

La quinta presunta víctima conoció a al Reverendo Larry Jensen a principios de la década de 2000, en un retiro de Emaús. Emaús es un ministerio juvenil operado por la diócesis durante décadas, y miles de niños en todo el Condado de Fairfield, han asistido a sus retiros nocturnos.

Jensen, director espiritual del programa Danbury de la diócesis, está acusado de abusar del demandante en la iglesia católica St. Anthony Maronite, donde se llevaba a cabo el programa.

Jensen se desempeñó durante ocho años en la iglesia Danbury, antes de ser trasladado a la iglesia católica St. Joseph Maronite en Waterville, Maine. Fue removido del sacerdocio en 2017.

Jensen dijo en una entrevista en 2006, que trataba de involucrar más a los jóvenes en la iglesia, iniciando un juego juvenil para la Navidad y un juego de la Pasión de Cristo para adolescentes y adultos jóvenes.

“Los niños necesitan sentirse en la iglesia, como si estuvieran en su casa “, dijo Jensen en ese momento. “Se supone que es un sentimiento familiar cuando están aquí”.

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top