En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Los últimos días para enviar la declaración de impuestos. Todos lo hacen, menos uno

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Juan D. Brito

 

  El martes, 15 de abril, es una fecha letal para muchos ya que es el plazo de entrega de la declaración de impuestos a la renta. 

  De acuerdo a lo que usted haya ganado a perdido en el 2018, lo que exponga en el complejo formulario, significa la posibilidad de reembolsos por aquello que le ha sido descontado durante el 2017 de su salario, y sus “ganancias.”  Si esto último es el caso, después vendrán los pagos, los dolorosos pagos.

  Sus retribuciones financieras del año se calculan de acuerdo a una tabla de remuneraciones e ingresos que indican el tramo al cual usted pertenece y lo que tendrá que entregar al gobierno.

  Muchas personas jubiladas y adultos mayores que viven de sus pensiones y/o beneficios de seguro social;  tienen problemas para entender las fórmulas que se aplican para saber si deben recibir reembolsos.  Pero no solamente esta creciente población de retirados tiene problemas; sino que también trabajadores activos con familias de ingresos moderados.

  Por este motivo, estudiantes del Colegio Trinity participantes del programa Volunteer Income Tax Assistance (VITA), en un esfuerzo por acercar al colegio localizado en la calle Summit con la comunidad aledaña, han estado ayudando a los ciudadanos en esta tarea.

  Los jóvenes han atendido a residentes, trabajadores y/o adultos mayores a llenar los formularios en Trinfo.Cafe localizado en la calle Broad, y han ayudado a preparar al menos cien formularios permitiendo a algunas de las familias a recibir reembolsos por la suma de $1,450 dólares que en algo ayudan en estos tiempos de confusión política y social.

  Los jóvenes que participaron y participan generosamente en el programa VITA, se inspiraron en un nuevo curso que ofrece el colegio llamado “Póliza de Impuestos y Desigualdad en Hartford” que dicta la catedrática visitante Serena Laws.

  “Además de aprender acerca estos temas de Impuestos Federales, los jóvenes adquieren destrezas en el sistema de créditos disponibles para trabajadores con bajos ingresos y sus familias,” dijo Laws.

  “El curso nos ha inspirado para ofrecer nuestros conocimientos de la ley y dejar en claro los derechos a reembolsos,” expresa por su parte Leslie quien con su computadora e información técnica, ha conocido mejor a los vecinos que viven en las calles aledañas al colegio y establecido una buena relación con familias que no necesariamente cuentan con ayuda especializada.

  Muchas personas que se han enterado tarde de estas agencias o instituciones que ayudan, han solicitado extensiones para entregar sus formularios después del 15 de abril gracias a la asistencia gratis de los muchachos y muchachas. 

  Una ayuda siempre bienvenida para adultos mayores es también la que está ofreciendo la organización AARP siglas que en español significan Asociación Estadounidense de Personas Retiradas que en la actualidad cuenta con 38 millones de socios. La súper asociación ofrece distintos servicios para informar, educar y asistir a ciudadanos jubilados miembros de esta asociación formada en 1958 con base en California y fundada por Ethel Percy Andrew y Leonard Davis.

  Una de las iniciativas de esta organización es también la de orientar y ayudar a sus socios en llenar los formularios de impuestos.  De acuerdo a los organizadores, muchos de los retirados pueden estar recibiendo ingresos superiores a los $50,000 que incluyen pensiones, beneficios financieros del Seguro Social o salarios limitados a algunas horas de trabajos extras permitidas por la ley.

  “Estas personas usualmente son prácticamente castigadas por el sistema de impuestos ya que sin ser ricas y cuando no cuentan con orientación en los cambios en las leyes, tienen que pagar miles de dólares extras al gobierno,” dijo Walter Ciccarelo, uno de los supervisores de voluntarios VITA.

  Visitando la biblioteca pública de Simsbury, vimos a más de doce voluntarios de AARP que han llegado a las nueve en punto de la mañana y atienden a personas que han hecho citas.  Los voluntarios les solicitan sus documentos y además de aclarar aspectos legales, les recomiendan cambios, corrección de pasados errores y formas de evitar inesperados pagos al gobierno federal.  En ocasiones una cita no ha sido suficiente y los voluntarios invitan a quienes recurran a los servicios a regresar.

  “En nuestro caso, yo con mi marido tuvimos que pagar al IRS más de $5,000 en el 2017, sin contar con los otros $2,300 de impuestos estatales. Con la asistencia de AARP aprendimos a solicitar más descuentos en nuestros cheques mensuales de pensiones como una forma de aminorar pagos globales,” dijo Virgen Fuentes ex maestra que estaba acompañada de su esposo Federico, ex consejero escolar. Debido a una acumulación creciente de la deuda al gobierno federal que actualmente asciende a casi 12,000 dólares, estuvieron pensando hasta vender su casa para evitar demandas judiciales federales. Los voluntarios de VITA/AARP fueron quienes les salvaron de la presión emocional de amenazas de posesión de propiedades para pagar la deuda.

  También los que buscaron ayuda, aprendieron a negociar con los funcionarios del Servicio Federal de Impuestos para llevar a cabo pagos mensuales y cumplir con sus obligaciones.

  Al margen del tema meramente técnico de cumplir con una declaración de impuestos a la renta, el presidente Donald Trump no parece preocupado por este proceso que deben cumplir los ciudadanos de los Estados Unidos.

  Con una sonrisa en los labios, ha manifestado que “no piensa entregar pruebas de sus declaraciones de impuestos solicitadas por el Congreso que incluyan los últimos seis años.”

   Durante su campaña presidencial Trump había dicho que NO daría a conocer sus declaraciones como lo hicieron la mayoría de los candidatos, y que él había utilizado una “forma inteligente” de evadir pagos y así incrementar su fortuna.

  Asesorado por abogados expertos en el tema; así como Tremp, los millonarios, los artistas famosos y hombres de negocios, pueden justificar perdidas y pagar poco o nada de impuestos.  Desafortunadamente para el resto de los mortales, un contador auditor cobra entre 800 y mil dólares por hacer el trabajo, mientras que un abogado puede solicitarle entre $1,000 y 3,000 dólares por un trabajo más complejo.

  A diferencia del presidente que se jacta de sus evasiones tributarias, nosotros los ciudadanos debemos seguir pagando y buscando ayuda de voluntarios de buena voluntad.     

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top