En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Cinco candidatos luchan por la vacante dejada por Ezequiel Santiago

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

BRIDGEPORT – Los votantes tienen cinco opciones el martes para reemplazar al fallecido representante estatal Ezequiel Santiago en el distrito legislativo número 130, que incluye los extremos sur y oeste y el centro de la ciudad.

El conocido candidato, el apoyado demócrata Antonio Felipe, es un amigo de la familia que, a los 23 años, se convertiría en uno de los legisladores más jóvenes y tiene la mitad de la edad de Santiago. Santiago murió repentinamente el 15 de marzo a los 45 años.

Felipe está siendo ayudado por su padre Rubén Felipe, ex asesor del ex alcalde Bill Finch, del representante estatal Chris Rosario, D-Bridgeport, del presidente del Concejo Municipal Aidee Nieves, y del concejal Marcus Brown, jefe de Greater Bridgeport Young Democrats.

Su juventud, junto con tener que alquilar un apartamento en el distrito porque su familia se mudó a Stratford, causó resentimiento.

“Tenemos un candidato que está siendo presionado sobre la gente”, dijo uno de los cuatro opositores de Felipe, el ex representante estatal Héctor Díaz, a la pequeña multitud en un foro de candidatos en el centro la noche del martes. “Él no es de nosotros (y) no está aquí”.

Felipe se saltó el evento, organizado por el grupo cívico Bridgeport Generation Now y grabado y publicado en línea, para hacer campaña. Díaz, de 58 años, Christina Ayala, de 36 años, y Kate Rivera, de 41, todos los demócratas que presentaron solicitudes en la boleta electoral especial del martes, asistieron con el republicano Joshua Parrow, de 29 años.

Rivera, activista y ex miembro de la junta escolar, también aludió a Felipe cuando una de las preguntas en el foro fue sobre la democracia. Ella destacó su independencia de la llamada máquina demócrata de la ciudad y dijo: “La democracia significa para mí que estamos eligiendo a la persona que nos va a representar”. Que no hay una entidad separada detrás de escena, manipulando “.

En una entrevista el miércoles, Felipe le dijo a Hearst Connecticut Media: “Cuando Héctor dice ‘No soy de nosotros’, me criaron en el distrito. Crecí en Laurel Avenue. … Aquí es de donde soy. No estoy llegando solo como un trasplante. Esta es mi casa. Estoy llegando a casa.”

Felipe también dijo que no ve a ninguno de sus oponentes como su principal amenaza, “estoy tratando de obtener el 50 por ciento de los votos”, pero admitió que estaba impresionado con la recaudación de fondos de Rivera.

Ella y Felipe calificaron para subvenciones de campaña de $ 21,112 bajo el programa de elecciones limpias de Connecticut. Y mientras Rivera, Ayala y Díaz solo necesitaban 36 firmas de votantes para presentar una solicitud en la boleta del martes, Rivera recolectó casi 800 firmas y más de $ 6,000 en pequeñas donaciones para obtener los dólares del estado.

Dinero contra nombres familiares

Con base en los archivos de su campaña ante el estado, Díaz recaudó $ 750, mientras que Ayala hasta el miércoles no había reportado ninguna contribución.

Aunque los republicanos históricamente están en desventaja en el profundo Bridgeport azul demócrata, Parrow estuvo cerca de obtener una subvención estatal. Recaudó $ 5,002, pero dijo en una entrevista que tenía algunos problemas de papeleo que no valían una pelea con el estado.

“De todos modos, no pensé que íbamos a necesitar el dinero”, dijo Parrow el miércoles.

Tanto Díaz como Ayala parecen confiar en el reconocimiento del nombre personal.

Díaz fue legislador en la década de 1990 y su difunto padre fue Secretario de la Ciudad. Ayala fue una reciente representante estatal de un solo mandato y su madre es la Registradora Democrática de Votantes de la ciudad.

Díaz, en el foro del martes, se burló de la idea de que se necesitaban subvenciones estatales para competir “en un distrito pobre”, mientras que Ayala le dijo a la audiencia: “Tengo una campaña pequeña, pero todos están en ella porque creen en mí”.

Pero el reconocimiento del nombre de Díaz no lo ayudó a ganar campañas para el Ayuntamiento y la Asamblea General en los últimos años.

Y Ayala, que fue elegida en 2012, dos años después perdió su candidatura para un segundo año mientras estaba bajo investigación por usar una dirección falsa al votar, hacer campaña y participar en el sistema público de financiamiento de campañas. En 2015, se le dio una sentencia suspendida después de declararse culpable de violaciones a la ley estatal de elecciones.

“Soy muy humano (y) soy implacable”, dijo Ayala el martes. “He pasado por días en los que hubiera sido muy fácil simplemente rendirme. … Empuja contra mí, yo empujo más fuerte “.

Tanto ella como Díaz dijeron que su experiencia previa en la Asamblea General sería útil dado que la sesión legislativa termina el 5 de junio.

Rivera argumentó que, como activista, está muy familiarizada con el proceso legislativo y se pondrá en marcha fácilmente.

Felipe le dijo a Hearst: “He estado involucrado de una manera u otra (en política) durante los últimos siete años. La gente no entiende eso. La gente toma mi juventud como inexperiencia, pero he estado por aquí “.

Parrow y Díaz dijeron que apoyan la construcción de un casino de juegos en Bridgeport. Santiago fue un defenso del casino.

El miércoles, Felipe le dijo a Hearst que un casino, la paga mínima de $ 15 y la licencia médica familiar pagada son prioridades para él, así como marihuana recreativa, y el proyecto de ley final que elimina los antecedentes penales. Apoya los  peajes “siempre que haya conversaciones sobre la reducción o eliminación del impuesto a los automóviles para los residentes”.

El martes, se preguntó a los cuatro candidatos presentes sobre su apoyo a las escuelas chárter, a veces polémicas, instalaciones financiadas por el estado independientes del control local. Rubén Felipe es el director estatal de la Red de Escuelas Autónomas del Noreste y Antonio fue tesorero del Comité de Acción Política Construir CT vinculado a la escuela autónoma.

“Todo el dinero y los recursos que tenemos disponibles deben ir a nuestras escuelas públicas”, dijo Rivera.

“Las escuelas charter deben ser escuelas privadas”, dijo Díaz. “Todo nuestro dinero debe ir a las escuelas públicas”.

Ayala admitió que su hija asiste a una escuela charter. Ella dijo que deberían estar mejor reguladas pero “no van a ninguna parte”.

“Seamos honestos, muchos de nosotros no podemos pagar una escuela privada”, agregó Ayala.(CTPost)

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top