En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

El dilema real o falso del rechazo de los padres a las vacunas de sus hijos en las escuelas

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

HARTFORD.- Este pasado lunes cientos de asistentes al Capitolio Estatal discutieron la posibilidad de remover la excepción por razones religiosas de la hasta ahora vacunación obligatoria de niños y niñas que ingresan a la escuela. De acuerdo a las autoridades, más de 100 escuelas en el estado tienen ahora un alto porcentaje de estudiantes sin vacunar lo que de acuerdo a los líderes educacionales representan un peligro de contagio para los otros pupilos.

Una discusión de mera salubridad pública y prevención se transformó este pasado lunes en una discusión que se desvió hacia la cuestión de religiones que se oponen al uso de vacunas.  Hasta ahora las autoridades de Connecticut permiten que los padres citen objeciones religiosas y pasen por alto este mandato civil de vacunas obligatorias para casos como el sarampión enfermedad que es altamente contagiosa.  La presencia de niños no vacunados significa un peligro tanto para el niño mismo como para sus compañeros de clase, en este caso los preescolares o quienes ingresan al Kindergarten. 

Sin embargo los tiempos cambian y los peligros de contagios masivos preocupan a las autoridades sanitarias.

“Estamos experimentando el peor brote de sarampión de los últimos 25 años especialmente en ciertas áreas de Connecticut donde los padres se oponen por excepción religiosa a que sus hijos sean vacunados.  Pensando en el contexto general de otros niños, esta excepción está creando un aumento de contagios,” dijo Jonathan Vasilly quien tiene sus ojos puestos en el día miércoles cinco de junio, fecha en la que se cierra la sesión legislativa y espera que cesen las excepciones.

Sin embargo a este sentido de emergencia sanitaria de carácter racional se opusieron con discursos y carteles padres que creen que Dios les permite esta excepción.

Para sustentar y apoyar la idea de eliminar las excepciones religiosas, varios científicos y expertos en salud pública testificaron aduciendo que el tema de la excepción religiosa a la vacunación de sus hijos o hijas en edad escolar, “es simplemente una excusa de padres que no confían en cuestiones médicas y científicas.”

De acuerdo al Departamento de Salud Publica las peticiones de excepción de vacunas para los niños por razones religiosas alcanzaron en el año escolar a 316, pero este año ascendieron a 1,255.

Linda Niccolai, profesora de epidemiologia de la Universidad de Yale dijo que este aumento de solicitud de excepciones está llamando a tomar acciones drásticas. “La vacuna salva vidas” dijo por su parte Jody Terranova una doctora pediatra de Hartford y profesora asociada de pediatría en la Universidad de Connecticut.

Pero el debate continúo y LeeAnn Ducat fundadora de la organización InformedChoiceCT, urgió a la legislatura a que se refrenaran de remover la excepción religiosa para evitar la vacunación de sus hijos.  “Mi mandato es la fe religiosa y no compartimos la creencia en las vacunas,” dijo.

Por allí el debate se transformó no en argumentos con estadísticas en la mano sino que afirmaciones de fe donde se mencionó que por ser los niños el templo del Espíritu Santo y que estos son un regalo de Dios, los padres son sus únicos protectores,”  También se criticó los ingredientes de las vacunas.

Este tema teológico/sanitario no se presenta por primera vez a la legislatura, pero ahora las estadísticas de niños sin vacunar que ponen en peligro de contagio al resto de la población escolar, constituyen una urgencia civil y sanitaria que nada tiene que ver con la cuestión religiosa.

Las cifras y porcentajes de niños vacunados en más de 100 escuelas han caído a cifras inferiores al 95 por ciento lo que constituye una preocupación.

En cuanto a los ingredientes de las vacunas cabe destacar que un médico y científico británico había notado que las vacas de una granja en Inglaterra habían desarrollado pústulas en las ubres lo que preocupaban a quienes las manipulaban para extraer leche.  Cuando se desata una epidemia de sarampión, el científico observo con interés que los ordeñadores habían sido afectados por la enfermedad.  Extirpando la pústula, el medico logra extraer lo que sería la bacteria y prueba parcialmente su efectividad como vacuna en algunos pacientes.

Por otra parte entre los años 1300 y 1700 se sabe que más de la mitad de la población de Europa donde no existían las vacunas, fueron diezmada por lo que en esos tiempos se denominaba las pestes o las plagas de sarampión, fiebre amarilla y viruela.

La idea de negarse a las transfusiones de sangre ha sido justificada por los Testigos de Jehová como un mandato basado en el Levítico donde se prohíbe “comer sangre,” o cometer antropofagia.  En el siglo XXI, las vacunas cuentan con extractos de restos de bacterias ya muertas o inofensivas lo cual ha sido considerado que niega la ley de Dios, pero que en definitiva salvan vidas.

“Connecticut y sistemas escolares como Hartford deben proteger a sus 20,000 estudiantes y por lo tanto continuaría la exigencia de vacunación, sobre todo para niños que recién ingresan a la escuela.  Las excepciones por razones religiosas son más comunes en sectores de familias de la raza blanca y de suburbios que en centros urbanos como Bridgeport o New Haven,” afirmo el antropólogo sanitario Iban Núñez.

Hasta ahora se ha comprobado que las vacunas en contra de la peligrosa influenza han sido efectivas y que las inoculaciones no tienen nada que ver con la causa de enfermedades como el autismo.

Los optimistas piensan que la cesación de las exclusiones de vacunación por razones religiosas cesarían por ley al término de la presente sesión legislativa.

 

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top