En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Sigue investigación sobre abusos y mal manejo de donaciones en el “Shelter”

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

NORWALK.- Los líderes del “shelter” dijeron que abordar las quejas de los clientes es difícil cuando se trabaja con una población que puede experimentar problemas complicados como traumas, enfermedades mentales y adicciones. Su nuevo director ejecutivo, Corky Stewart, sostuvo que el refugio está operando con un “presupuesto limitado” y que no tiene suficientes trabajadores de casos.

Stewart sucedió a la anterior directora ejecutiva, Jeannette Archer-Simons, quien se fue en octubre dos meses después de que una investigación estatal anterior descubrió que el personal del refugio había castigado a los residentes que infringieron las reglas al obligarlos a dormir en sillas en lugar de en sus camas designadas, y ese refugio El personal había falsificado documentos. Los investigadores calificaron el método de castigo como “inaceptable” y aconsejaron a Open Doors que suspenda la práctica de inmediato.

Open Doors es uno de los 35 refugios en Connecticut que recibe fondos del estado y uno de los dos que actualmente se encuentran en un plan de acción correctiva, según Steve DiLella, director de programas de apoyo individual y familiar del Departamento de Vivienda de Connecticut. Los planes de acción correctiva se implementan después de las quejas de los residentes o cuando los funcionarios estatales descubren problemas durante las visitas de monitoreo.

En los últimos dos años, el shelter Open Doors es el único refugio para personas sin hogar en el estado que ha registrado quejas oficiales ante el Departamento de Vivienda, dijo DiLella. Si bien no compartiría los detalles, DiLella dijo que el estado está en el proceso de entrevistar a los residentes y recopilar información.

El estado continuará monitoreando las quejas de los residentes durante los grupos focales donde el personal de Open Doors Shelter no estará presente. Alentó a los residentes a asistir y colaborar con la investigación.

Por segunda vez en poco más de un año el refugio (shelter) Open Door de South Norwalk, está siendo investigado por el Departamento de Vivienda de Connecticut. Indagación que comenzó a finales de marzo con una visita no anunciada a las instalaciones por parte de funcionarios estatales, acusados de mal manejos de donaciones y de maltrato a los huéspedes que no tienen hogar y se refugian en este centro.

“Cada vez que recibimos una queja de cualquiera de nuestros huéspedes del refugio, lo tomamos en serio”, dijo DiLella. “Lo primero que hacemos cuando recibimos una queja es asegurarnos de que hayan pasado por todo el proceso de quejas, pero obviamente, en este caso en particular, hemos tenido varias quejas diferentes. Queremos asegurarnos de proporcionar el mejor nivel de refugio posible y con el objetivo final de lograr que las personas reciban viviendas de apoyo permanente lo más rápido posible”.

Una de las acusaciones hechas por los residentes del refugio es que el personal de Open Doors toma donaciones de la comunidad destinadas a los clientes. Stewart dijo que es un malentendido. “Escuché que llegan donaciones y que van a los automóviles del personal”, dijo. “Lo toman, pero no lo toman por sí mismos”.

Cuando las donaciones ingresan al refugio, son registradas e identificadas por un miembro del personal en la puerta principal, y según la naturaleza de la contribución, se almacenan en secuencia, dijo Stewart. La ropa, por ejemplo, es conducida por el personal a un centro de almacenamiento, que está cerrado, bajo vigilancia por video y monitoreada por un empleado. Las prendas se clasifican y se muestran para la comunidad. Los bienes duros, como muebles y televisores, están reservados para las personas que se mudan a sus propios apartamentos, no para los residentes que viven en el refugio, debido a la falta de espacio, dijo Stewart.

Otra queja al Estado es que algunos clientes de refugios reciben viviendas permanentes más rápidamente que otros.

Al llegar al refugio, los residentes reciben un cuestionario que rastrea la cantidad de factores que les impiden obtener una vivienda permanente, que incluyen enfermedades mentales, abuso de sustancias, traumas, hospitalización crónica y riesgo de suicidio.

El estado utiliza los puntajes para asociar a las personas con los recursos adecuados, dando prioridad a aquellos con el mayor número de barreras. Si un residente tiene una puntuación baja, recibe menos servicios.

Se supone que los administradores de casos, contratados por el refugio, deben ayudar a los residentes a encontrar vivienda y ayudar con otras tareas, como solicitar beneficios, asistir a citas en la corte y acceder a asesoramiento y otros servicios.

“Terminé con ese lugar porque llevo ocho meses y mi consejera no estuvo allí los primeros dos meses y nadie me ha contactado por nada”, dijo Cordero Santiago, un residente de 29 años de edad del albergue. “Si supieras que mi administrador de casos se irá por un mes, ¿no crees que deberías reemplazarlos (a ellos)? Siento que es su deber hacer eso porque se supone que tenemos una cita cada semana.

Stewart señaló que los administradores de casos a veces faltan a sus citas o cancelan la última hora porque están sobrecargados de trabajo con aproximadamente 25 residentes cada uno.”Si observamos algunas de las normas en todo Estados Unidos, y la ciudad de Nueva York es una de ellas, un número de casos más razonable para un gerente es alrededor de 15, no más de 20”, dijo Stewart. “Estamos tomando las medidas ahora para agregar a nuestro personal de administración de casos con el objetivo de reducir su carga actual”.

“Vamos a hacer todo lo posible para recopilar la mayor cantidad de información posible para determinar la seguridad y protección del edificio en general, ya sea en una pelea en la cafetería o simplemente por otros problemas que están ocurriendo”, dijo. “Creemos que hablar con cualquier residente que esté dispuesto a venir a nosotros es la mejor manera de obtener esa información”.

Los empleados de los refugios están capacitados para no tocar a los residentes o intervenir físicamente durante las peleas, dijo Stewart. En su lugar, se espera que disminuyan las situaciones hablando a los residentes desde lejos o llamando a la policía si la táctica inicial es inefectiva.

Pero un voluntario del refugio, que habló bajo condición de anonimato para proteger su posición, cuestionó la eficacia de esa política en un entorno donde la tensión y el trauma son muy altos y las peleas se desatan con frecuencia.”Creo que tienen un papel en la intervención. Creo que es problemático, en cierto modo, si no pueden intervenir, especialmente si comienza a escalar”.

En el 2018, la policía recibió 324 llamadas del Refugio Open Doors, y los oficiales escribieron 49 informes que detallan agresiones, peleas, disturbios, robos, intoxicaciones y enfermedades. Todos los informes que documentan agresiones involucran altercados entre residentes, sin mención del personal. En muchos de los informes, la policía indica que el autor estaba borracho en ese momento.

GOBIERNO OFRECE LINEA DIRECTA PARA QUEJAS DE PERSONAS SIN HOGAR

El personal del Departamento de Vivienda de Connecticut alienta a los residentes a presentar quejas formales o verbales comunicándose con Steve DiLella, director de apoyo individual y familiar al 860-270-8081 o steve.dilella@ct.gov.

El Departamento de Salud de Norwalk realiza una visita anual anunciada en el refugio para controlar el saneamiento y otorgar una licencia de alojamiento al refugio. Los residentes pueden comunicarse con el departamento de salud local llamando al 203-854-7776.

En el caso de una emergencia, los residentes también deben llamar al 911 o llamar a la sede de la Policía de Norwalk para presentar una queja, al 203-854-3000.

Para comunicarse con los grupos de defensa locales y nacionales, llame a la Coalición de Connecticut para acabar con la falta de vivienda al 860-721-7876 o la Coalición Nacional para las Personas sin Hogar al 202-462-4822.

Las personas sin hogar son una clase protegida que no puede ser discriminada en el empleo, la vivienda o las instalaciones públicas, de acuerdo con la declaración de derechos para personas sin hogar del 2013.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top