En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

Ex trabajadora de East Haven McDonald entre 25 personas en todo el país que presentan quejas de acoso sexual

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Por Mark Zaretsky

EAST HAVEN – A Ivelisse Rodriguez, madre soltera de dos hijas, le gustó su trabajo en McDonald’s en 687 Main St., a solo unos pasos de la línea de New Haven. Permaneció allí durante una década, pasando  de miembra del personal  a  entrenadora del personal,  a gerente de turnos y, finalmente, al primer asistente del gerente del departamento.

Rodríguez, de 32 años, de New Haven, quien ha criado a sus hijas, de 9 y 5 años, sola desde que murió su padre, también necesitaba ese trabajo.

Esperaba seguir subiendo dentro de la empresa, y durante mucho tiempo trabajó allí, pensó en las personas con las que trabajaba como “mi segunda familia”, le dijo a Hearst Connecticut Media el martes.

Lo que no le gustó fue el supuesto acoso sexual.

A Rodríguez tampoco le gustó la respuesta de la compañía a sus quejas o la forma en que finalmente fue obligada a abandonar McDonald’s, algo que dijo que era una represalia por presentar una queja.

Esta semana, Rodríguez se convirtió en una de las 25 personas en todo el país, y la única en Connecticut, en presentar quejas de acoso sexual contra McDonald’s ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo de los Estados Unidos.

“Fue devastador”, dijo Rodríguez sobre el acoso sexual al que afirma haber sido víctima, hablando por teléfono con su abogado de la ACLU en la ciudad de Nueva York también en la línea. “Afectó mi autoconfianza, mi autoestima como mujer. Me ha hecho sentir impotente.

“Ha sido difícil. Todavía me emociona hablar de eso “, dijo. “Fue muy difícil”.

En conjunto, la combinación de cargos y demandas presentadas el martes con la ayuda de la American Civil Liberties Union y el Fondo de Defensa Legal de TIME’S UP alegan que los empleados de los restaurantes McDonald’s, tanto propiedad de la empresa como franquiciados, fueron objeto de indagaciones, insinuaciones sexuales, propuestas de sexo y comentarios lascivos de los supervisores – y represalias por hablar.

El East Haven McDonald’s, según Rodríguez, es uno de los 13 McDonald’s de la zona propiedad de R&K Spero Co. LLC de Madison. Una mujer que contestó el teléfono en la sede de Spero Co. el miércoles dijo que la compañía no tenía comentarios.

Además de los cargos de Rodríguez, los trabajadores presentaron cargos ante la EEOC sobre las tiendas McDonald en Cincinnati; Chicago Durham, N.C .; Gladwin, Mich .; Kansas City, Mo .; Los Angeles; Monterey Park, California; Myrtle Beach, S.C .; Sacramento, California; San Louis; y Tucson, Arizona. Además, los trabajadores de Chickamauga, Ga .; Williamsburg, Michigan; y Davison, Michigan, presentaron demandas civiles contra McDonald’s.

Si bien Rodríguez es la única empleada de Connecticut McDonald’s para presentar cargos, ella dijo que no fue la única empleada en el restaurante de East Haven que fue acosada..

En algunos casos, los trabajadores originarios de otros países que trabajaban con permisos de trabajo temporales temían hacer olas. “Tienen miedo de hablar porque podría afectar su estatus migratorio”, dijo.

Rodriguez no tiene ese problema. Ella nació en Puerto Rico y se crio en New Haven desde que su familia vino al continente cuando tenía 7 años, dijo.

Pero “no importa cuál sea su estado migratorio, no debería tener que” someterse a acoso sexual para conservar su trabajo, dijo.

La queja de Rodríguez ante la EEOC dice que su entorno laboral estaba “impregnado por un lenguaje sexualmente explícito y un comportamiento de acoso sexual” que “fue perpetrado, denunciado y condonado por el propietario de la franquicia … el gerente de la tienda … y los supervisores”.

Cuando lo denunció, “McDonald’s tomó represalias contra mí al asignarme un cambio menos deseable, tratarme con hostilidad e interferir con mi capacidad para cobrar el desempleo”, afirma la queja.

A partir de finales de septiembre de 2017, su supervisor “comenzó a decirme que la única razón por la que” un compañero de trabajo “era el gerente de una tienda era que estaba teniendo una relación sexual con el propietario”, afirma la queja.

“Me dijo que la única forma de avanzar en la compañía era realizar favores sexuales”, dice Rodríguez en la queja. “Le dije que nunca lo haría”.

Un compañero de trabajo, cuyo nombre se eliminó de la queja presentada a los medios de comunicación, “me acosó verbal y físicamente a mí y a otras mujeres miembros de la tripulación”, afirma la queja. “Con frecuencia me abrazaba y lo usaba como una oportunidad para tocar mi sostén. Me apartaba cada vez que intentaba tocarme y también se quedaba en silencio y visiblemente incómodo “.

Cuando se quejó por primera vez en diciembre de 2017, luego le dijo a la gerencia que estaba considerando ir a Recursos Humanos, se le instó a reconsiderar, se le aconsejó no ir a Recursos Humanos y se le dio un aumento de 25 centavos, “lo que interpreté como un gesto significaba Para mantenerme callado ”, afirma la queja.

Su entorno laboral era normal durante varios meses, pero en octubre de 2018, un gerente de turno supuestamente comenzó a prestarle atención no deseada incluso después de que ella le dijo que no estaba interesada, y luego comenzó a difundir rumores sobre ella, según la queja. (New Haven Register)

 

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top