En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“A mi sobrino lo apodan Trompis y me preocupa”, por La Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Querida Tía Julia.- Desde el domingo pasado, día de la Parada Puertorriqueña de Hartfor; he quedado muy impresionada por el entusiasmo de los participantes que dieron brillo a esta demostración de amor por nuestra patria lejana.  Allí saludamos al señor Julio Concepción que fue el maestro de mi hija y a otros líderes, entre ellos al representante estatal Edwin Vargas que parece que está apoyando al alcalde Bronin ya que lanzaba a toda voz consignas a su favor, aunque Luke esta tan flaco que con cariño le apodan “bejuco a dieta.”  Buena gente.

Lo que si molesta todavía a mi esposo fue que el Hartford Courant puso en la primera página del lunes y a todo color un dúo de niños muy lindos y blanquitos polacos bailando una danza llamada Karionski Bririnski, o algo por el estilo y en relación a la de nuestro desfile, publicaron una foto en la sección de Connecticut de un grupo de boricuas en el que destaca un muchacho que tenía más tatuajes que el pirata Cofres y que en realidad no representa lo que somos.  Habiendo reinas y princesitas mostraron a este tipo.  Esto crea un contraste negativo hacia nosotros.  En fin, que Dios nuestro Señor les perdona.

Yendo al tema que me lleva a escribirle, se trata de mi sobrino German que tiene veinte bañitos y a quien nosotros queremos mucho porque yo le cambiaba los pampers.  Ahora ha crecido y me di cuenta que los muchachos y otros tipos le gritaban durante el desfile un sobrenombre que nos avergüenza: “Trompi.”  Muy molesta por este atrevimiento hacia él y a nuestra familia, he confrontado a Pito que vive en la Broad, uno de los granujas que tildan a la gente con sobrenombres; y este me dijo que le llamaban así porque Germancito hace chistes feos y le pone apodos a medio mundo.  Por allí fui entendiendo ya que él es el que por primera vez ha bautizado al alcalde como “Bejuco,” y a Eddie como “Narizón.”

Pero esto no es todo porque hace bromas muy pesadas en momentos en que uno debe respetar.  Me contaba Pito que en un servicio funerario se fue con unos tipos a darse unas frías al patio y reírse del muerto diciendo este en vida era tan miserable que la primera vez que le llevo flores a la mujer fue para su funeral y estas eran recicladas.  Después este muchachito que me sorprende, le insinuó a una sobrina del muerto que había una funeraria donde la alquilaban los ataúdes y el funeral era más barato.  Oh Dios.

Lo malo de esto es que tal como otros en la comunidad e involucrados en la política, no asume responsabilidades y cuando le conté esto a mi hermana y ella confronto a Germancito con brío y braveza por apodarle “pollo” a un vecino de mi Tía Lela, Germancito le respondió que le habían contado que este muchacho había nacido exactamente 21 días después que su mai y su pai se habían casado.

Yo sé que el Sr. Trump a quien le hicieron colocarse como tres chalecos anti balas y misiles en Inglaterra porque por allá también le tienen ganas; le pone sobrenombres a la gente como si él fuera perfecto cuando me han contado que en Puerto Rico lo bautizaron después que fue a repartir papel toilette y toallas de papel después del huracán “María,” el “cabeza de meao.” Según averigüe, se lo han endilgado en otros países de nuestro hemisferio.  Sin embargo a diferencia de Trump, Germancito no es un delincuente ni lidia con la mafia de Nueva York y le hemos advertido que tenga cuidado porque su sentido de humor es más peligroso que un mono con navaja.

Con mi esposo nos preguntamos porque la gente se ríe del prójimo y aunque no es un pecado de acuerdo a los diez remordimientos; la burla ofende, agravia, escarnece y zahiere a una persona cayendo en lo que en las escuelas llaman bully o bulear.

Tía, quisiera que nos aconsejara como podríamos cambiar esta actitud irrespetuosa de mi sobrinito a cuya novia la bautizo ya como “sobaco” y no voy a explicar porque debido a que ella podría leer esta columna y enojarse, aunque Germancito tiene algo de razón, hummmmm.

Gracias y saludos primaverales, si es que no llueve.

Jacinta Polo.


Querida Jacinta.

Hay tratados, artículos, ensayos y estudios acerca del humor y la sonrisa que son parte integral y única de la naturaleza humana.  La risa es una consecuencia del humor y para muchas personas sabidas, hay elementos de cada cultura que producen risa, mientras que otras el humor es distinto dependiendo del lenguaje, la entonación y el significado de ciertas palabras.  “Lo que produce risa es el resultado de algo absurdo que rompe lo acostumbrado y contradice la fría lógica,” dijo el Francés Jean LePetite autor del libro “La mueca falaz,” publicada por la Editorial Mon Ami, de Lyon.

Yendo hacia el pasado, expertos en el análisis de la Biblia consideran que incluso cuando Jesús presenta las parábolas, hay una nota de humor como es en el caso del hombre que había construido su casa sobre un terreno arenoso en vez de una roca sólida.  La descripción habría producido risa en los oyentes.

En los tiempos de los Reyes malévolos, estos se reían de personas con discapacidades, usualmente enanos o individuos con jorobas que eran los bufones mencionados por Hamlet en esta obra de Shakespeare que lleva su nombre; en la escena en que encuentran el esqueleto de un bufón que le hacia reír cuando niño.

La risa provocada por el relato de algo inusual y gracioso se ha definido como una técnica terapéutica y beneficiosa para los humanos ya que cuando escuchamos algo como “éramos tan pobres que la primera vez que comí carne fue cuando me mordí la lengua,” el cerebro analiza este absurdo y genera una substancias llamadas endorphins que tienen un efecto semejante al de la morfina produciendo sentimientos de euforia.

Otros estudiosos dicen que a través de una sonrisa artificial se puede estimular el cerebro y generar esta substancia maravillosa.  Entre diez y quince minutos de risas, el cuerpo humano quema entre 10 y 40 calorías.

Ahora bien, yendo a este manganzón Germancito cuyo sentido de humor se puede calificar como “humor negro” que se ejerce a propósito de cosas o situaciones que provocarían desde otra perspectiva no humorística; piedad, terror, lastima, compasión o dolor.

Usualmente una situación de pobreza que nos produciría enternecimiento, un humorista la transforma en un posible estímulo para provocar risa.  Un tipo le cuenta a otro la siguiente historia.  “La verdad es que yo vengo de una familia muy pobre compuesta por mi mai, mi pai, cuatro hermanos y dos hermana.  Éramos ocho durmiendo en una sola cama.  Cuando una de mis hermanas dijo que se casaba nos alegramos mucho ya que no usaríamos la única cama ocho personas, sino que siete.  Mi hermana se casó y ahora somos nueve.  “Éramos tan pobres que no teníamos ni hambre y todos usábamos la misma bolsita de té que mi pai había laminado para que durara más.  A la cuchara le había hecho un agujero para que durara más la sopa.”

El doble sentido es una forma muy utilizada en la cultura latinoamericana para provocar risa.  El tipo dice refiriéndose a su matrimonio: “lo que ayer nos unió, hoy no se para”, o lo que decía un enanito, “yo soy experto en contar chistes cortos.”  Los chistes también se enfocan en temas de la vejez.  Un señor adulto mayor va al médico y le dice “Doctor no puedo orinar,” el facultativo lo examina y le pregunta por la edad.  “Tengo 92 años,” a lo que el medico responde, “echa para allá, lo que te pasa es que ya  has meado demasiado.”

La hermosura o la fealdad se usan para hacer chistes de humor negro que podrían producir risa.  El niño le dice a su padre que poravor le lleve al circo a lo que el progenitor responde,” Echa pa,lla, el que quiera verte que venga a la casa.”

El color, la complexión física, la altura son también motivos de bromas que a veces hacen reír.  “A mi hermana le dicen la aceituna porque es chica, gorda, y negra, pero igual se la comen.”

La muerte es en algunas culturas es motivo de risa cuando denominan a los cementerios el “patio de los callados,” o se afirma que ese tipo estaba más caliente que el guatero del diablo.

También se dice que la risa de algunas personas en momentos de peligro es un intento de lidiar con el estrés.

Trumpi creo que es un apodo injusto parea Germancito ya que Trump no dice chistes sino que se burla de la gente de un modo ofensivo que quizás provoca risa a los racistas, sin embargo para muchos, lo que le sale de la boca es tan absurdo que produce risa como es el caso cuando confundió September 11 como 7/11.

La madurez que en los hombres se demora, pero llega, podría ayudar a tu sobrino a calmarse y no ofender con cosas que a él y sus amiguitos mueven a la risa, pero que en realidad no son apropiadas.

En la actualidad los chistes racistas, en contra de la suegra, los curas o monjas, personas gay, individuos afectados por discapacidades son totalmente inaceptables aunque se aceptan en el campo políticos los sarcasmos.

Te felicito por haber asistido a la “Parada” Puertorriqueña porque la viste pasar “Sentada.”

Tía Julia

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top