En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“No quiero que mi hijita juegue soccer como los machos”, por la Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Tía Julia, Soy una muchacha que de partida no estoy de acuerdo con la muralla que ha mandado a construir Trump entre lo que queda de mi país México, y los Estados Unidos.

Digo “lo que queda” porque en febrero de 1848, USA se quedó con los territorios de California, Nevada, Utah, Nuevo México, Arizona, Colorado, Wyoming, Oklahoma y Kansas. Esto lo aprendimos de nuestros maestros de la escuela elemental en Guanajuato. “Para que no lo olviden,” y esto es para comenzar.

Lo que sucedió tía es que a mí se me aflojaban las clavijas de la vihuela al saber de estas muchachas que se agarran a patadas corriendo detrás de una pelota. Estoy convencida de que nosotras perdemos la femineidad creyéndonos que somos gente como los jugadores Bravo, Medel, Messi, Vidal o Maradona, entre otros.

Resulta tía que para mí desgracia, mi hijita Patricia Princess Zapata que no es porque yo lo diga, es muy bonita; me salió el otro día con la novedad de que se han inscrito en el equipo de soccer de la universidad. Esto me ha dejado temblando como una hoja de tamarindo azotada por el viento estival de Cancún, lugar donde se van las gringas casadas sin sus esposos para liberarse y bailar corridos en el matre con los cuates.

Para mí, el baloncesto, el tenis, el voleiboly el atletismo son juegos aceptables y las mujeres muestran allí su energía, belleza y capacidad mental de un modo muy decente.Aunque el soccer no es lo mismo que esos juegos brutales tales como el boxeo con patadas y cabezazos en los que los que pelean están encerrados como fieras dentro de un ringside con rejas; las mujeres jugando soccer son también un espectáculo triste porque si hay una razón por la que las féminas somos importantes, es por nuestra belleza, la capacidad de ser madres, y el amamantar creaturas; y no por rompernos la nuca y las vértebras cervicales detrás de la esférica como dice un “comentarista” que se hace pasar por argentino.

Como la gente bochinchea, no quiero que algunas por allí digan que yo soy una conservadora y machista, pero es que además de esta misión de progenitoras, nosotras somos capaces de ser profesionales, dirigir y llegar a puestos importantes en los gobiernos y sin ir mas lejos; la posibilidad de que este país USA tenga pronto a una mujer como presidenta y no bueyes tales como Tremp o el Pence.

Derechamente hablando y de un modo transparente, le he preguntado a Princess si acaso le gustaban las mujeres, y ella se ofendió mucho demasiado diciéndome que yo estaba más pasada de moda que la telenovela “Simplemente María.” Quizás tenga razón porque aunque me gusta la música, no me agrada para nada esta canción “Despacito” donde una actriz hace el papel de meretriz callejera en un tugurio siniestro.

El asunto es que mi hija sin que yo lo supiera, se había ya destacado en el soccer por la potencia increíble e impetuosa de sus disparos penales, su maestría genial en el dribling en el área chica, la exactitud en los pases, además de que corre como una gacela, (Órale).

Yo le había notado unas marcas en los muslitos y pensé que era por las acciones malévolas de su novio Richard que estudia matemáticas y desea ser astronauta.Sin embargo tía no era este muchacho el causante; sino las patadas durante los juegos de soccer que en Hartford ya han comenzado a realizarse en el estadio Dillon, que aún esta inconcluso (O Dios! otro DD?).Como no hay baños, la gente debe ir a los matorrales del parque Colt para desaguarse wowwwww.

 Pero ahora escuche esto.Mi hija me dijo que “en la universidad están dando becas para quienes jueguen soccer y entonces no tendrían necesidad de pedir préstamos con cuyas ganancias les pagan millonadas a los presidentes de UCONN.”

Por favor aconséjeme en esto de mi hijita Princess ya que este problema no solamente me afecta a mí, sino que a mi esposo Francisco, mi comadre Tula, y otras chamacas en donde yo me gano los tacos con mole y habichuelas negras.

Feliz verano y que la virgencita der Guadalupe la proteja del calol, la migra, violaciones, y el terrorismo verbal del Trump y del Pence.

Lola Cepeda Cordero


Respuesta,

Lolita,

Tu nombre me hace recordar a la gran Lola Beltrán; cantante y actriz mexicana en los buenos tiempos del cine azteca con los mariachis, e historias de amor con novios machotes, mostachos y pistola al cinto.

Tuvimos con el dolor intenso del motorcito (también llamado corazón); acortar tu texto y ese asunto de que las ex esposas de Trump son inmigrantes; pero recuerda que son blanquitas y para el actual presidente, eso es lo que le importa, aunque a todas les pegue cuernos.

Por lo que me cuentas con lujo de detalles en relación a Princess, tu inteligente y hermosa hijita; esto del soccer de mujeres es un buen tema para discutir y jablar, híjole!

Yo fui a darme una vuelta el sábado pasado al estadio Dillon de Hartford con mi prima Tita, y fíjate que nos dejó impresionadas la calidad del juego y la presencia de más de 6,000 espectadores.También vi por la Tele al seleccionado de USA en el Campeonato Mundial de Soccer de la Mujer y nos sentímos orgullosa de ellas por haber ganado.Es que es un deporte precioso y chulo.

La historia en los Estados Unidos de este deporte ya popular en todo el mundo se habría iniciado en el estado de New Orleans, adonde lo importaron inmigrantes Escoceses, Irlandeses, Alemanes e Italianos; sin embargo se reconoce que el origen del juego fue en el siglo XVII en Inglaterra, específicamente en Londres.

Este deporte que se practicaba en plena calle, entusiasmaba y distraía al pueblo trabajador londinense. Las reglas básicas eran que se jugaba con una bola y no solamente se usaban los pies sino que también las manos. Actualmente la cantidad de jugadores por equipo son once, por lo cual veintidós individuos se baten por 90 minutos en el campo de juego con 15 minutos de descanso y vigilados de cerca por un árbitro y dos guarda líneas. Por ahora es únicamente el arquero quien puede tocar el esférico con las zarpas.

Como en todo y debido a que no había reglas claras en cuanto al tamaño del campo de juego, ni arbitraje; este deporte que dará origen al Rugby y al Futbol que llamamos “americano,” fue en un comienzo una fuente de disputas y batallas campales por lo cual se prohibió en Inglaterra por varias décadas.

En la Nueva Inglaterra se sabe que el soccer se comienza a jugar en 1862 en Boston introducido por dos estudiantes de una escuela privada de corte británico y cara.Los mozos se llamaban Gerrit Smith y Gat Miller.

En la medida que las reglas del juego se hacen más claras, el deporte se expande a todo el mundo y se populariza de tal modo que nacen organizaciones reguladoras internacionales tales como la FIFA.

Es interesante saber que las mujeres comienzan desde muy temprano a interesarse en el deporte del balón (En Nueva Escocia, Canadá; hay en la actualidad 85,000 jovencitas y no tan jovencitas que juegan para hacer un gol). En el 2015, la FIFA acepta auspiciar un campeonato mundial de soccer femenino que tuvo como sede, adivina… Canadá.Ya en 1996, el soccer femenino había sido reconocido como deporte oficial en las Olimpiadas de 1996

Después de todo lo dicho, pensamos con mi prima que las mujeres se han ganado el derecho a ingresar a un deporte que no es como el futbol americano donde los jugadores se dan cantazos hasta debajo de la lengua, y que el soccer no implica riesgos mortales como en el rugby o el futbol americano.

El jugar soccer profesionalmente es una fuente de ingresos económicos, incentivo para el ejercicio y la concentración.Las universidades están ahora interesadas en competir y por eso tu hija tendría una gran oportunidad.

Algún día Princess podría estar al nivel de las jugadoras estadounidenses Megan Rapinoe, Julie Hertz, Ali Krieger y Alex Morgan.

Hace algunos años, yo apodaba a los fanáticos del soccer “cabezas de musculo,” pero la verdad es que para jugar bien, respetar al oponente y la reglamentación, hay que contar con mucha inteligencia.

Déjame saber cuándo va a jugar tu hija para ir a verla y aplaudirla.El estereotipo de que las jugadoras de soccer son lesbianas es una falacia inaceptable y ha retardado que las féminas en USA y en el mundo participen en juegos y campeonatos con todos los derechos, buen salario y popularidad que hasta ahora gozaban solamente los hombres.

Saludos en este verano caliente, cuídense de las tormentas eléctricas y usen sombrero para protegerse del sol.

Tía Julia.

Comentarios a los Consejos de la Tía Julia. A mí y a mi novia nos encanta el tema “Despacito” porque es pegajoso, calienta el espíritu y llama al contacto de los cuerpos.Estamos orgullosos porque el autor es Fonsi y lo canta con este muchacho D. Yanquee. Es muy verdad que en el amor hay que ir con calma y despacito. Como dicen las muchachas de la columna de sexo, lo rápido y atolondrado no deja contento a nadie.Pasito a Pasito.

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top