En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“Mi esposo no cree que el tiempo pasa rápido”, por La Tia Julia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Tía: Le escribo desde “la Flor del Este de Connecticut,” es decir Willimantic, donde no tenemos todavía acceso al océano Atlántico ni grandes lagos, cuestión que afecta nuestras posibilidades de progreso turístico y estado anímico durante el verano.

Como está más caliente que un zapato en el techo, nos enzorramos cansados ya del aire acondicionado y el calor.Sin embargo, somos optimistas y esperamos que algún día tengamos mucho más que ofrecer, quizás una pista de patinaje en el hielo para diciembre como la que implementó Don Pedro que ahora es Comisionado del Trabajo en Connecticut, pero que antes fue abogado y después alcalde de Hartford.

Estamos casados con mi esposo por 41 años. Aunque nos maltrimoniamos cuando teníamos 25 pepas, pero nos mantenemos muy bien, especialmente ahora que todos nuestros hijos están ya lejos de la casa y haciendo sus vidas de un modo sano e independiente. De todos modos, sufren todas las dificultades que les presenta la actual economía que viene chavada por las decisiones instintivas del señor presidente que nos llevan a la recesión económica que aplaudirán los rusos.

Yendo al punto como decía mi maestra de gramática castellana, deseo que me ilumine con respecto a la relación con mi esposo que ahora con una pastilla que les compra a unos jordanos de la estación Shell, esta sexualmente muy activo, mira a las nenas de 18 años, se cree mamito, usa shorts, se dejó crecer el pelo y piensa que es un adolescente de 16 años.

A Sinforoso al que en el seno del hogar llamamos Sinfín, le encanta vestir con pantalones de cuero apretado durante el invierno, y ahora en verano, usa unos shorts más cortos que lo que devuelve el SSI. Le encanta meterse en las fiestas de unos muchachos dominicanos y bailar ritmos como el “merengue con toque” con tipas desvergonzadas de esas que se le pegan de un modo agresivo a los tipos y se mueven más que las nalgas de la JLo.

Yo lo dejo que haga todas esas cosas porque como el “gallito ya no pica,” lo que hace son nada más que changarías sin destino ni claros horizontes existenciales.

El otro día fue al cumpleaños de una sobrina, se dio unos palos y llegó por la noche mareado y con un fuerte dolor al tobillo izquierdo ya que se entusiasmó bailando salsa retro.Le tomé pa’rapido la presión arterial y la tenia 100 sobre 170 con el pulso en 93. Lo lleve a emergencia donde después de cuatro horas de exámenes le encontraron el colesterol más alto que el precio de un implante de incisivo y una tendencia a que el motorcito, también llamado corazón, se le agite de una forma intensa probablemente por una prediabetes o problemas de las tiroides.

Comenzó a tomar los medicamentos, pero ahora los dejó y continúa con sus fiestecitas y usando una motocicleta que le ha comprado a un compadre que se fue a Puerto Rico ya que aquí no soportaba el frío.Ahora se queja de un dolor a la cintura y no le caen muy bien la morcilla ni el bacalao que comía constantemente con yautía, ñame, cebolla fina y aceite de oliva resbaloso.

Personalmente, he asumido mi edad y el hecho es que ya no soy joven. A los 60 no me deprimí ni cuando me dijeron que era oficialmente Senior. Tia, aunque tengo bonitas piernas y soy caderuda, uso faldas decentes más debajo de la rodilla, le regalé a mis sobrinas todas las blusas con escote, y no me pongo jeans apretados como algunas tipas que de tan ceñidas parecen alcapurrias azules.

Tía, mi esposo no quiere asumir que ya es viejolo y que se ve mal con el pelo largo, con shorts de teenager y con mucha cadena y prendas.

¿Cómo lo puedo ayudar para que asuma lo que es el paso irremediable del tiempo que nos trae las canas, las arrugas, la descolocación de la piel y el reuma?

Agradeceré su respuesta y espero que se lo pasen bien.

Sinceramente,

Luisa


Respuesta

Querida Luchita,

A mi me encanta el área de Windham ya que allí con suerte se huele la naturaleza y por las noches se puede observar como titilan los astros a lo lejos, sobretodo si se observan con un telescopio marca “Tretón” con el que le ven hasta las arrugas a Donald Trump.

Aceptar el paso del tiempo no es fácil y muchos poetas, músicos, locos, deprimidos, iluminados, charlatanes, columnistas, editores, filósofos y tostados, meditan diariamente acerca de este hecho.Sin embargo, debes recordar dos cosas.Una de ellas es que los seres humanos somos muy distintos y diferentes, y la otra es que debemos hablar de la vejez orgánica, y la espiritual.

A diferencia tuya, tu esposo es uno de esos tipos que se siente emocionalmente joven y que rehúsa excluirse de ciertos aspectos de la vida propios de la juventud tales como bailongos, polladas y vacilones.Seguramente no le caen bien los Centros de Envejecientes.

Realmente no sé como no se le ha ocurrido ser Niño Escucha (en su caso “Viejo que Escucha”), pero se nota que desea estar aun en contacto vivo y directo con la juventud lo cual no es malo, y para él, bailar “merengue con glue” le ayuda en ésta auto terapia de la afirmación de la existencia.

Lamentablemente el cuerpo humano es más frágil que un ojo de vidrio y los órganos se van agotando, poniendo así límites insalvables a lo que nos pide nuestro espíritu y el instinto innato al vacilón.

Te diría que hables con sus médicos para que le insistan en lo de las medicinas, pero déjalo ir a fiestas, pasear en moto y vestirse como le de el gusto y gana, salvo que quiera practicar el nudismo en la plaza de Windham.En este caso, lo llevas de inmediato al Institute Of Living de Hartford.Ya está jubilado y lo que haga no importa demasiado.

Sin embargo, aprovecho tu consulta para enviar a mis lectores y lectoras una pequeña prueba que, de acuerdo a los puntos acumulados, les indicarán si es usted es o no una persona de la tercera edad, ahora en el mes de agosto del año 2019.

  1. Cuando hizo la primera comunión ¿le sacaron fotos con una maquina Kodak sin flash o con la maquinita de cajón?
  2. ¿Gozaba inmensamente con los shows de Cholito en Puerto Rico?
  3. ¿Era su televisor en blanco y negro y con pantalla redondita?
  4. En su tocadiscos, ¿escuchaba temas de su predilección en discos de 78 revoluciones?
  5. ¿Disfrutaba con las presentaciones de la Tongolele que no se reía ni, aunque le hicieran cosquillas?
  6. ¿Apoyaba al gobierno de Fulgencio Batista?
  7. ¿Vio el debut de Lucecita Benítez y Chucho Avellanet cuando tenían 15 años?
  8. ¿Fue testigo de la nieve que cayó sobre San Juan gracias a una iniciativa de la alcaldesa Felisa Rincón de Gautier Q.E.P.D.?
  9. ¿Habló con su mamá acerca del ataque de los nacionalistas al Congreso de los Estados Unidos?
  10. ¿Vio en persona a Jorge Negrete cantando a capela desde un balcón en Ponce?
  11. En su tiempo, ¿al motor de los automóviles se les ponía en función con una manivela?
  12. ¿Viajó usted en tranvía?

Si su respuesta a cinco de estas preguntas es positiva, significa que usted está entrando no a la tercera, sino que a la cuarta edad.

Luisa que lo pases bien y vigila de todos modos a tu esposo mira que el Viagra hace milagros y el gallito vuelve a cantar.Ahora hay nenas a las que les gusta experimentar cosas con figuras paternas.

Tu Tía que te quiere y que te deja con este pensamiento del poeta Julio Ramon Núñez Rivera.

“A los viejos y a las locas, hay que seguirles la corriente, pero no te metas al agua que puede estar arrastrando piedras y a camarón que se duerme lo pueden abusar los peces.”

Comentarios a los Consejos de la Tía Julia.Cuando yo voy al cine, me gusta que la película tenga un buen director, un elenco de primera categoría, sonido estereofónico y que no sea muy larga.Me agradan mucho las bofetadas entre los buenos y los malulos. (Richard de Enfield)

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

103.5 FM - La Voz Radio

Siguenos

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top