En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

¿Podrás Sostener tu Estilo de Vida al Retirarte?, por Waldemar Gracia

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Con lo cara que está la vida; con los precios y costos subiendo y el Ingreso bajando y bajando; yo me pregunto si podré mantener mi estilo de vida cuando me retire. Creame; no soy el único que ha pensado en eso. Entre más se acerca la hora; menos puedes dormir por la noche. He asistido a varios seminarios que te ofrecen villas y castillas. Pero en realidad; no son alcanzables. Tratando de no pensar mas en esto me fui de vacaciones con mi espora para “olvidar un poco”.

Entoces; el pasado verano mi esposa y yo tomamos un crucero de una semana por el Caribe. Hacía tiempo teníamos planificada estas vacaciones. Todo fue muy emocionante. Mucho lujo, buena comida, demasiado entretenimiento. Sol, piscinas, teatros y muchas personas por conocer.

Durante la cena del segundo día mi esposa me dice : “llevo dos días viendo como tratan a esa señora que se sienta sola en la misma mesa,…la tratan como si fuera accionista de la compañía Royal Caribbean”. Así que decidí observar a la señora por los próximos dos días. Y en realidad mi esposa tenía razón, el trato que recibía esa señora era de primera.

Desde que conocí a la señora Mehler me atrevo a decir que mi vida ha cambiado. Bueno, no quiero exagerar, tal vez tanto como vida no estoy seguro, pero sí mi modo de pensar acerca de la vida.

Por curiosidad, quise acercarme a la señora y tratar de entablar algún tipo de comunicación con ella. Lo pensé varias veces por que tenía temor de que la señora no quisiera hablar conmigo. Para mi sorpresa fue todo lo contrario. Al ver que me acercaba me invitó a sentarme y a tomar una taza de té. Le dije que estaba con mi esposa y muy alegremente nos invitó a conversar un rato.

Me dijo su nombre, Rose Mehler. Aunque ella era norteamericana hablaba un poco de español, pues había sido maestra por 40 años. Durante la conversación descubrí que ella era jubilada, y que había pasado 3 años en un Nursing Home (Hogar de Ancianos). “Pero eso es el pasado…ya no habrá mas Nursing Home para mí”. 

Según la señora Mehler, el Nursing Home le costaba sobre $250.00 diarios. Parte era cubierto por el “Medicare” y parte salía de su bolsillo. “Llevo año y medio pasando tres semanas de cada mes en este crucero”. Pensé que la señora Mehler estaba loca, pues a mi modo de ver eso costaría una fortuna. Ella procedió a explicármelo: Con mi descuento de “senior” (envejecíente) y otras promociones como la del “viajero frecuente”, el día aquí me sale en $112.50. “Menos de la mitad del Nursing Home”. Lo cual le deja a la señora Mehler un ahorro neto de $137.50 por día para gastar y divertirse. Pero la señora Mehler no se lo gasta, sino que lo guarda para viajar aún más.     

1-La señora Mehler muy contenta de hablar con nosotros, procedió a hablar de las ventajas de viajar en cruceros.

2-Puedo tener más de 10 comidas al día en el buffet o llevadas a mi cuarto. Y todo incluido en el precio.

3-Puedo nadar en cualquiera de las tres piscinas o hacer ejercicios en el gimnasio a cualquier hora del día o de la noche.

4-Lavo mi ropa cuando me parece y usar cualquiera de las lavadoras o secadoras de ropa.

5-Aquí tengo pasta de dientes, jabón, shampoo, navajas y cualquier otro articulo persona sin costo alguno para mí.

6-Dos o tres dólares de propina y tengo a todo un equipo de asistentes para cargar mi bolso o cualquier cosa que compre en las tiendas del barco.

7-Si me siento mal voy o llamo a la enfermería y el médico del barco va a verme y me receta lo que sea como servicio al cliente. El doctor me vé como cliente y no como paciente.

8-Cada semana tengo la oportunidad de conocer a cientos de personas cada semana. Casi a diario recibo y envío cientos de e-mails.

 9-Si se descompone el radio o el televisor del cuarto, me lo arreglan en un abrir y cerrar de ojos y luego se disculpan por el inconveniente.

10-La ropa de cama me la cambian todos los días y si se lo pido lo hacen hasta dos veces al día.

Y si te sucede algo, como me sucedió a mí que me resbale en la escalera, te reubican a un cuarto más lujoso. Y como si esto fuera poco, la señora Mehler continuó hablando de los países que ha visitado. Ella ha visitado Puerto Rico, La República Dominicana, Islas Vírgenes, Venezuela y muchos otros países de América Latina, Europa y parte de Asia Menor y Australia. Lo único que la señora Mehler lamenta es que nuestro estilo de vida a veces no nos permite disfrutar de las cosas buenas mientras somos jóvenes o tenemos mas fuerza.

Los últimos dos días del viaje mi esposa y yo los aprovechamos hablando casi a diario con la señora Mehler. A la verdad, nos puso a pensar mucho acerca de la vida y de nuestros planes para el retiro. ¿Pasaré mis últimos días en un Nursing Home o en un precioso crucero? Ya veremos. Lo que si aprendí de la señora Mehler es que; “nunca es tarde si la dicha es buena”.  

VEA MAS CLASIFICADOS

LA CARICATURA DE REINALDO

LA VOZ HISPANA RADIO - WNHH 103.5 FM

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top