En vivo LIVE

Publicidad

Columnistas

“Nuestra Señora de Guadalupe”, la parroquia cien por ciento hispana de Connecticut

Share on print
Print
Share on email
Email
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

DANBURY. Mil ochocientas personas acuden regularmente durante el año, los domingos y en las fiestas religiosas a escuchar misa y cumplir los sacramentos en la iglesia “Our Lady de Guadalupe” (Nuestra Señora de Guadalupe), una feligresía cien por ciento hispana, lo que le ha convertido en la única iglesia en ofrecer todos los servicios eclesiásticos y administrativos en español y estar catalogada en la Diócesis de Bridgeport, como la única parroquia hispana.

En 1978 se fundó la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, por el entusiasmo de un sacerdote español apoyado por feligreses puertorriqueños, dominicanos y un pequeño grupo de ecuatorianos que en ese momento empezaban a asentarse en el área de Danbury.

Según el P. John J. Pérez, se desconoce las razones porqué los fundadores decidieron poner a la parroquia el nombre de la Virgen de Guadalupe cuando no habían mexicanos envueltos al momento de la fundación, pero cree, como un hombre de fe, que fue una inspiración divina para honrar el nombre de la madre de Dios. “Pudieron haber elegido el nombre de Montserrat de España, o Altagracia de República Dominica o Providencia de Puerto Rico, o la Virgen del Cisne de Ecuador; pero se quedaron con el nombre de Guadalupe de México”, repuso.

Y desde finales de la década del 70 las misa de las ocho, de las diez y del mediodía del domingo son en español, por tanto, doña María Gerardina Yadaicela, ataviada con sus galas dominicales, oriunda del Cañar-Ecuador, quien visita a su familia quienes en New York, pudo asistir a la misa dominical de las diez de la mañana sin el miedo de que la homilía sea en inglés.

Nuestra Señora de Guadalupe ostenta el título de ser la única parroquia de la Diócesis de Bridgeport, en ser la parroquia hispana por excelencia. Fue fundada en 1978 y aunque no se sabe por qué se decidió colocarla el nombre de Guadalupe, es la iglesia donde más misas se ofrecen en honor al Niño Jesús, a la Virgen del Cisne y donde existe un “ministerio de seguridad pública”.

Y así como doña María Yadaicela, mil ochocientas personas acuden a Nuestra Señora de Guadalupe, ubicada en 29 Golden Hill Road. Lo curioso, de acuerdo al padre John J. Pérez, director de la parroquia, es que los feligreses no solo residen en Danbury sino vienen de pueblos aledaños al área incluyendo New York, gracias a que es una iglesia hispana y por tanto los fieles se sienten cómodos atendidos y colaborando en su idioma.

Una de ellos es doña Agripina Bueno, nativa de la República Dominicana, voluntaria de la parroquia desde hace casi tres años completos. Ella, trabaja como voluntaria en la catequesis infantil y rota cada dos meses, junto a un grupo de feligreses, cocinando los domingos para lograr vender almuerzos y de esa manera ayudar con los gastos de la iglesia.

Gastos, que acorde con el P. Pérez ascienden a 30.000 dólares mensuales, entre el pago a la planilla laboral, los gastos de mantenimiento, los pagos de facturas de la luz, el agua, la calefacción o el aire acondicionado, el teléfono, etc.

La iglesia Nuestra Señora de Guadalupe inicia su organización parroquial desde el momento en que los feligreses ingresan al parqueo. Una cuadrilla de hombres con chalecos de colores fosforescentes organizan el trabajo, sirven de vigilantes y pasan por agentes de seguridad aun cuando son solamente del “ministerio de seguridad”, una agrupación voluntaria que controla el orden vehicular y la seguridad pública.

Durante la semana la parroquia ofrece una misa diaria y cuenta el sacerdote que a esta misa siempre acuden entre 30 a 50 personas. En los siete años que lleva como párroco de la iglesia nunca su parroquia ha sido abandonada debido a que todo el tiempo están motivando desde el púlpito, desde los boletines informativos, la catequesis, los ministerios de oración o servicios pastorales; de que deben colaborar y ser parte activa de su iglesia.

Razón suficiente para entender que por ser una parroquia netamente de inmigrantes el sacerdote  escribe cartas de recomendación dirigida a la Inmigración (ICE) dejándole saber al gobierno que conoce a tal inmigrante, que acude regularmente a la iglesia, que es parte de la comunidad. Cartas que se han extendido no solamente al Servicio de Inmigración sino a la Corte y hasta al Departamento de Policía.

“Cuando hablamos del Gobierno estamos diciendo temas muy delicados. Siempre y cuando un feligrés esté registrado en la parroquia y me pide una carta con este fin yo se la entrego. Y si es que es un fiel que ayuda y colabora en la iglesia dentro de la misiva yo escribo que es alguien muy servicial dentro de la parroquia”, dijo.

El P. John Pérez, titular de Nuestra Señora de Guadalupe, es nativo de Bogotá-Colombia, tiene 20 años perteneciendo a la Diócesis de Bridgeport, fue ordenado sacerdote hace 16 años, tiene sus estudios teológicos y filosóficos realizados en Maryland. Vivió varios años en la parroquia de Saint Mary en Stamford y hace siete años fue traslado a Danbury.

103.5 FM - La Voz Radio

DEJAME ARTE, La Caricatura de Reinaldo

Siguenos

La Educación No Espera

La Educación de nuestros hijos no puede esperar. Ellos necesitan seguir aprendiendo: en la escuela, desde casa o de ambas formas.

El Departamento de Educación de CT está trabajando con cada distrito, para asegurar la salud y seguridad de estudiantes, maestros y personal de cada escuela.

Un mensaje del Departamento de Educación de Connecticut.

Te puede interesar Noticias Relacionadas

La Voz Hispana TV

Scroll to Top